Análisis de Monster Harvest | Una granja para criar monstruos

Monster Harvest nos sorprende 👨‍🌾 con una peculiar premisa: gestiona tu propia granja, cuida tus cultivos y muta tus plantaciones para criar monstruos y luchar de su lado. ⤵️⤵️

0

El género de los farming simulator ha crecido mucho a lo largo de los últimos años.  Tiempo atrás eran una suerte de reducto; un fortín para una comunidad de tipo nicho que, de una forma u otra, iba sobreviviendo con los pocos lanzamientos que iba al año. En ese contexto se hicieron fuertes franquicias tales como Harvest MoonStory of Seasons. No obstante, el desarrollo de la industria ha permitido no solo que nuevos estudios se atrevan nuevas premisas, sino que lleguen a todas partes del mundo. Inclusive, los ha habido quienes se han atrevido a experimentar con nuevas temáticas. Véase, por ejemplo, el casos de Graveyard Keeper.

Podría decirse, en cierto modo, que los simuladores de vida han dado un paso adelante más allá de clásicos como Los Sims. Nosotros, como no podría ser de otra forma, estamos encantadnos. En caso contrario, nos habríamos perdido proyectos muy creativos. Ese viene siendo el caso de Monster Harvest, una interesante propuesta del estudio indie canadiense Maple Powered Games. Nos recuerda, a su modo, a ConcernedApe, ya que —hasta donde sé— es un estudio de un solo hombre.

Sea como fuere, ¿qué es Monster Harvest? ¿Por qué nos ha parecido una premisa interesante? A grandes rasgos hablamos de un simulador de granja con mecánicas de atrapa-monstruos y juego de aventuras. Yo lo he jugado en Nintendo Switch, aunque si os llama la atención también lo tenéis disponible en PlayStation 4 y Steam. P.D. El juego está completamente en español y dispone de ediciones físicas vía Tesura Games, la distribuidora. Dicho esto, comencemos.

Monster Harvest

Monster Harvest es un juego de simulador de granjas, aventura, cría de criaturas y atrapa-monstruos. Todo en uno. La idea, muy atractiva en su origen, nos plantea la típica historia en la que un joven que desea alejarse de la ciudad y rehacer su vida en el campo. Un día, sin previo aviso, recibimos la carta de nuestro tío, un científico que vive en donde Jesús perdió su chancla. Sin mayor demora, aceptamos la propuesta: le ayudaremos con su granja y su investigación a cambio de un techo y un plato de comida. Al llegar descubrimos que nuestro tío ha logrado, gracias a una especie de Limo especial, crear algo llamado «Plantimales».

Los Plantimales son criaturas vivas que han nacido de diferentes tipos de cultivo. Hay 72 —una buena cifra, todo sea dicho— diferentes y cada uno tiene sus cualidades y características propias. En cualquier caso, su utilidad está bastante definida: acompañarnos durante nuestros viajes mientras exploramos mazmorras o descubrimos el mundo. Podríamos decir que son una suerte de «animales de compañía» con la capacidad de pelear. Al más puro estilo Pokémon, nos lanzaremos a la aventura mientras nos enfrentamos a otros usuarios de Plantimales y desarrollamos nuestros campos de cultivo.

Hasta ahí, la verdad, el juego funciona muy bien. Monster Harvest implementa muy bien la mecánica atrapa-monstruos y engendra un interesante sistema de cría. Es original y está planteado de forma adecuada sobre el papel, aunque por desgracia se queda a medio camino. Sin embargo, siguiendo el sabio consejo de Jack el Destripador, vayamos por partes. No quiero adelantarme.

Cultivando Plantimales

Análisis de Monster Harvest
Análisis de Monster Harvest | Así se verá nuestra granja en el futuro

El primer punto, y el más importante, es el funcionamiento del factor granja. Siendo prolijo, es lo mismo de siempre. Monster Harvest utiliza las mecánicas de siempre y no sorprende demasiado, aunque tampoco es que se lo hayamos pedido. Así pues, tendremos una barra de acción en la que podremos ir equipando diversas herramientas con las que trabajar el terreno de nuestra granja y/o recolectar recursos. Entiéndase, pues, que dispondremos de un hacha, un poco, una azada, etc. para trabajar la tierra, cortar leña…

Podremos mejorar nuestras herramientas y construir edificios u objetos de mayor calidad a medida que recolectemos esos recursos. Bien, hasta ahí todo bien. Un poco lo mismo de siempre. Es a partir de ahí que Monster Harvest innova, pero se queda a medio camino. De entre las semillas que podremos cultivar, muchas nos darán acceso a Plantimales, aunque para ello tendremos que seguir un proceso de cuidado algo diferente. Además de comprar semillas especiales y aplicar esencia de limo, tendremos que prestar atención a la época del año y el clima.

A fin de cuentas, hay semillas que solo pueden prosperar en determinadas circunstancias. A partir de ahí las plantas comenzarán a mutar hasta engendrar a nuestras criaturas, las cuales pasarán a estar a nuestro servicio y nos obedecerán como buenos esclav*cof cof* amigos. Por cierto, además de la esencia de limo, existen otros componentes que pueden alterar la mutación del Plantimal.

Mazmorreo y exploración

Análisis de Monster Harvest | Explorar mazmorras será una de nuestras actividades principales

Si Monster Harvest se hubiese quedado ahí y hubiese desarrollado mejor el concepto de granja, posiblemente tendríamos un juego mejor. El problema es que se queda corto. Aunque intenta ofrecer una historia interesante a través de la corporación Slime.Co, apenas desarrolla nuestra relación con los vecinos. Por su parte, la gestión de la granja y la construcción se quedan bastante por detrás de otros compañeros del género. Maple Powered Games, en un claro ejemplo de quiero y no puedo, intenta abarcar más de lo que le corresponde y termina en mitad del camino. Eso no significa, ni mucho menos, que sea un mal juego o que sea aburrido.

Diría que al juego le faltan unos seis meses de desarrollo. El contenido dispone de una buena base, el gameplay es atractivo y la idea es original, pero necesita más chicha. De una u otra forma, al final todo termina siendo demasiado repetitivo. Y sí, soy consciente de que los simuladores de granja son repetitivos, pero de otra forma. Aquí, por ejemplo, solo podremos ir a la mazmorra de noche. ¿El problema? Que tan simple decisión nos impide determinar nuestra ruta diaria.

Estamos —casi— obligados a ocuparnos de la granja de día y de la mazmorra de noche, pues de otra forma esta segunda se queda muy atrás. Si bien es cierto que esta altera su estructura en cada visita, es más de lo mismo. Había días en los que, por ejemplo, habría preferido invertir toda mi barra de energía en explorar. Aparte, esto te obliga a esperara a que anochezca. No es una buena idea. Por si fuera poco, no tendremos un mapa. Es una decisión arriesgada y valiente, pero tampoco funciona. En un farming quiero saber dónde estoy en cada momento y no tirar de memoria fotográfica para ir del punto A al punto B.

Te reto a un du-du-duelo

Análisis de Monster Harvest
Análisis de Monster Harvest | Los combates son bastante sencillos

Bromas aparte, estaba muy interesado en el sistema de combates de Monster Harvest. Soy un ferviente admirador de los atrapa-monstruos y, de forma no tan reciente, estuve realmente viciado a Nexomon. Estoy un poco cansado de Pokémon y a falta de un Dragon Quest Monster, pues este tipo de ideas me vienen genial. Vamos, que tenía ganas de probar lo nuevo de Tesura Games. La mayoría de combates —dejando aparte los duelos contra otros «entrenadores»— tendrán lugar en la mazmorra. Al principio el desafío es bastante importante, pues no tendremos medios para curarnos. Solo podremos hacerlo subiendo de nivel.

Me gusta, pero no tanto por una razón previamente expuesta: solo podemos ir de noche. Por lo demás, funciona. Ahora bien, si tenemos mala suerte o hacemos una mala jugada, no podremos seguir y nos tocará plantar tirar de otro compañero. A veces esto repercutirá directamente en nuestra ruta, ya que nos veremos obligados a desistir. Y a esperar a que se haga de noche de nuevo al día siguiente. Tendría que haber sido más directo. Bueno, volviendo al tema, los combates se desarrollan por turnos y tendremos dos barras. La primera es la salud y la segunda es la energía.

Cada Plantimal tendrá sus propias habilidades y he aquí uno de los puntos fuertes de Monster Harvest: el curro que hay detrás de cada uno. Si bien es cierto que algunos ataques se repiten, en líneas generales todos son bastante únicos. El estudio ha hecho un buen trabajo a ese respecto. Los combates, de cualquier manera, son mecánicamente sencillos, y eso es algo que agradecemos. ¿Y si perdemos y no nos quedan Plantimales? Pues que aparecemos en el hospital y nuestro compañero aparece muerto. Lo bueno es que podemos reutilizar sus restos en otro cultivo y recuperar su nivel y características.

El pixelart está de moda

Análisis de Monster Harvest
Análisis de Monster Harvest | Tendremos que prestar atención a la estación para criar y cultivar

El punto fuerte de Monster Harvest es un juego sencillamente precioso. Si lo comparamos directamente con la mayoría de sus rivales —siendo genérico— sale ganando. Ya sea por su excelsa paleta de colores, el diseño de la escenografía, la caracterización de los personajes, etc. es genuinamente hermoso. Maple Powered Games ha realizo un trabajo excepcional, y es que a través su tan peculiar perspectiva isométrica en 2D nos ha enamorado. Es un videojuego bonito. Muy bonito. El impacto visual es tremendo y es, sin lugar a dudas, lo que más me ha gustado de todo.

Y como viene siendo habitual, una de cal y otra de arena. La banda sonora no está a la altura del apartado gráfico provocando una clara desavenencia audiovisual. Apenas hay melodías y, a lo largo de un rato, terminaremos bastante hartos de escuchar todo el rato la misma cancioncilla. A grandes rasgos tenemos una durante el día, otra durante la noche y otra para las mazmorras. ¿Solución? Yo he terminado jugando con música de fondo. P.D. No esperéis grandes animaciones. Es un pixelart muy independiente.

Análisis de Monster Harvest | Conclusiones

Análisis de Monster Harvest | En cierto punto desbloquearemos monturas

Monster Harvest es un buen juego, pero no se queda corto. Intenta abarcar demasiadas cosas y no termina de despuntar en ninguna más allá de su precioso apartado gráfico. Siendo sincero, creo que le falta desarrollo y contenido. Sobre todo en el apartado musical, siendo este uno de los factores donde más flaquea. Tiene potencial para convertirse en una verdadera maravilla, pero a día de hoy no deja de ser una experiencia decente con ideas originales que no va más allá de las limitaciones de un juego creado por una sola persona.

Análisis de Monster Harvest. Clave para Nintendo Switch cedida por Tesura Games.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here