Análisis de ‘Ni no Kuni: La ira de la Bruja Blanca Remastered’

Análisis realizado con la versión de PC

0

¡Hola, muy buenas amantes de los videojuegos! ¿Nos acompañaréis en esta nuestra aventura junto a Oliver? Esperemos que así sea, pues Ni no Kuni Remastered por fin ha aterrizado en nuestras consolas. Curiosamente, en su origen el juego se lanzó en dos tiempos diferentes. En primer lugar, Ni no Kuni: Shikkoku no Madōshi, edición para Nintendo DS que no llegó a aterrizar en tierras europeas; se lanzó al mercado en diciembre de 2010. A continuación, Ni no Kuni: La ira de la Bruja Blanca hizo lo propio en noviembre de 2011, pero para PS3. No obstante, no llegaría a Europa y América hasta 2013. Hablamos, sin lugar a dudas, de un videojuego —cuando menos— peculiar. Y no solo por las particularidades de su lanzamiento, sino por las colaboraciones de las que gozó.

Todo buen amante del JRPG es consciente de que banda sonora y/o diseño son igual de importantes que el mismo argumento o la jugabilidad. Level-5, estudio responsable de su desarrollo, era consciente de ello. Tal vez fue por eso mismo que decidieron contar con Joe Hisaishi, director de orquesta de gran reputación en tierras niponas. Por otra parte, el diseño fue obra de, nada más y nada menos, Studio Ghibli, uno de los estudios de animación más afamados y queridos en la industria. La colaboración sorprendió a propios y extraños, mas arrojó resultados fuera de toda duda.

Ni no Kuni Remastered

Análisis Ni no Kuni Remastered
Análisis Ni no Kuni Remastered

Seis años después, y tras el reciente lanzamiento de Ni No Kuni 2: El renacer de un reino, llega a PlayStation 4, PC y Nintendo Switch la versión remasterizada del juego original. En esta ocasión, sin embargo, el proyecto ha sido desarrollado por QLOC. Eso sí, Level-5 ha supervisado la producción. Es en PC y PS4 Pro donde más destaca esta nueva edición, pues cuenta con resolución 4K (o 1440p) y 30 FPS (o 60) estables en función de las opciones elegidas.

Una vez más, Bandai Namco se ha ocupado de su distribución en territorio occidental. La edición incluye, una vez más, doblaje en inglés y japonés, siendo el segundo el que más nos ha convencido. A su vez, el juego ha sido traducido completamente al español, por lo que los usuarios que no gocen de gran nivel en idiomas extranjeros podrán disfrutar de la experiencia igualmente. Con todo, la versión de Nintendo Switch no destaca tanto como sus análogas, pues carece de la potencia gráfica y la estabilidad de estas. Dicho esto es tiempo de formularnos una pregunta: ¿Qué novedades incluye esta remasterización? Pues, en realidad, muy pocas.

Tal y como su propio nombre indica es un remastered y no han querido ir más allá. Por consiguiente, sin olvidarnos de ciertas correcciones gráficas y un aumento de su rendimiento base, no hay verdaderos cambios. No así en la consola de Nintendo, ya que en esta última se puede disfrutar de su modo portátil, mas no deja de ser un aliciente motivado por la propia consola más que por el propio juego. Mi consejo, visto lo visto, es el siguiente: si disfrutasteis de la aventura original en su momento… Bueno, no pasa nada si esperáis un poquito a que baje de precio. Por el contrario, si nunca habéis disfrutado de la obra de Level-5, pues la verdad es que no sé a qué estáis esperando.

Un apartado audiovisual inconmensurable

Uno de los principales atractivos del proyecto de Level-5 es su excelsa labor a la hora de recrear un mundo de fantasía. En primer lugar, la banda sonora. El trabajo de Joe Hisashi y la orquesta es sobresaliente. Las muy diversas composiciones de las que podremos disfrutar en nuestra aventura son simplemente increíbles. Dotan de vida a todas y cada una de las escenas que protagonizará nuestro querido compañero, Oliver.

Las piezas musicales con las que cuenta Ni no Kuni: La ira de la Bruja Blanca son sublimes. Son un fiel reflejo del sentir de los personajes. Guía a la perfección, destacada cuando debe hacerlo y viaja a un segundo plano cuando su presencia debe hacer las veces de acompañamiento. En lo que se refiere al doblaje he de confesar que la calidad de los actores de voz japoneses es netamente superior a las de sus contrapartes ingleses, mas esto no quiere decir que sea malo. Al contrario.

Dicho esto, ¿qué podemos decir del apartado gráfico? Por mucho que me duela, Ni no Kuni no es juego para todo el mundo. No se puede poner en duda la gran calidad de los escenarios o los personajes, mas es cierto que gozan de cierto aire infantil que a no todo el mundo gustará. Dicho esto, es innegable que Studio Ghibli sabe muy bien lo que hace. Los escenarios no son solo preciosos, sino que respiran vida propia. No tanto el mapa a mundo abierto, que carece de una definición demasiado nítida, pero sí las mazmorras y lugares cerrados. Oliver visita mundos de pura magia y belleza en donde todo merece ser contemplado con absoluta admiración. El principal problema del apartado gráfico es que las animaciones, aunque fluidas, no son demasiado naturales. Si a eso le sumamos el estilo de Ghibli, obtenemos un juego muy bonito, pero un tanto mecánico.

En lo referido a personajes, pues para gustos colores. Por poner un ejemplo, no me ha gustado nada el diseño de nuestro principal compañero, Drippy. Sin embargo, a mucha gente le apasiona, por lo que aquí es imposible establecer un baremo verdaderamente apropiado. Los personajes son adorables por definición propia y la paleta de colores se destaca por el uso de tonos vivos y cálidos. Las criaturas que pueblan el mundo están repletas de carisma, y en muchos casos recurren a mitos japoneses muy curiosos. Al tiempo, se mezcla ese aire antiguo con las nuevas tecnologías en una mezcla muy sutil. Ni no Kuni Remastered, al igual que Studio Ghibli, es una clara manifestación de amor al arte.

Una de héroes y fantasía

Análisis Ni no Kuni Remastered
Análisis Ni no Kuni Remastered
Siendo sinceros, el argumento de Ni no Kuni: La ira de la Bruja Blanca Remastered no aporta nada fuera de lo común. Salvo algún giro de guion concreto, la trama no deja de ser la típica historia de fantasía rolera japonesa en donde un héroe destinado salva al mundo. En este caso, el aderezo principal es la ausencia de la madre, quien fallece durante los primeros minutos de juego casi que por nuestra culpa. El sentimiento de pérdida y culpabilidad será quien nos impulse a ayudar al prójimo, lo cual me ha parecido interesante. Oliver es buen chico, pero es un niño… ¿Qué niño se armaría de férreo valor bélico y se enfrentaría a la muerte así porque sí? Aunque estereotípica, sus motivaciones dotan al juego de gran solidez.
A ello contribuye la presencia de una narrativa, cuando menos, notable. Con sus más y sus menos, Level-5 demuestra que sabe cómo contar un cuento. Porque, en efecto, Ni no Kuni es un cuento en donde hacemos las veces de protagonistas. Y en ese clásico enfrentamiento entre el bien y el mal del que ya tantas aventuras hemos vivido donde Level-5 flaquea. Recurre al clásico niño elegido por la pureza de su corazón para sustentar el motor de su obra. A decir verdad, no me ha terminado de convencer. Por suerte, retomando una vez más la narrativa, es esa capacidad de contar lo que convierte a Ni no Kuni en un gran juego. Espera, ¿qué? Es cierto que estoy siendo muy crítico con ciertos apartados, mas eso no debe hacernos perder el norte: Ni no Kuni: La ira de la Bruja Blanca Remastered es una joyita dentro del género del JRPG.
En nuestro viaje, nuestros familiares crecerán y se harán más fuertes. Os suena, ¿no? Luego os hablaré de ello. Pero esperad, que ahí más, pues de corazones va la cosa. Al más puro estilo Kingdom Hearts, nuestro protagonista tendrá que recuperar el corazón de los llamados «apesadumbrados», o lo que es lo mismo, gente a la que un mago muy malvado les ha arrebatado una parte de su corazón. En nuestro viaje para salvar a nuestra madre y acabar con el mal que asola el mundo tendremos que, entretanto, ayudar a los pobres ciudadanos que han sufrido el azote del mago Shadar.

Jugabilidad

Análisis Ni no Kuni Remastered
Análisis Ni no Kuni Remastered
Ni no Kuni: La ira de la Bruja Blanca Remastered no presenta grandes innovaciones. En ese sentido, en realidad, podría ser un juego del montón. Por suerte, Level-5 es un estudio que se las gasta que no veas. Autores de sagas tan prolíficas como Inazuma Eleven, El Profesor Layton o Yo-Kai Watch saben lo que hacen. Ya en su tiempo nos sorprendieron a todos con el legendario Dark Cloud, ¿por qué esperar menos en esta ocasión? En Ni no Kuni recogen todo lo aprendido en títulos anteriores, cogen un poco de aquí y de allá para, finalmente, engendrar un juego de rol por turnos con ciertas similitudes a Pokémon o el mismo Yo-Kai Watch. Porque nuestro protagonista, el joven Oliver, es un mago.
Como tal, puede invocar criaturas de su corazón con las cuales luchar. Él será el responsable de usar objetos o hechizos, mas el peso del combate recaerá en nuestros familiares. Estos solo podrán combatir durante cierto tiempo, por lo que será vital saber cómo cuadrar nuestra estrategia. Si bien no he terminado del todo satisfecho con el modelo de juego —cuestiones personales—, he de reconocer que la propuesta es interesante. A la par, el sistema es robusto como él solo. Entre otras cosas, presenta una serie de variantes tácticas con las cuales podremos enfatizar el componente estratégico.
El otro aspecto fundamental de la jugabilidad, y el cual dota al lore de una profundidad colosal, es el libro del mago, o lo que es lo mismo, el Vademécum. Este libro posee una ingente cantidad de páginas, unas perdidas, otras no. Las perdidas, para variar, son hechizos que debemos ir encontrando para aumentar nuestro potencial. Aquellas de las que ya disponemos ofrecen información del mundo, de los monstruos que pueblan la tierra y, en resumidas cuentas, de todo un poco. Hacen las veces de bestiario como de enciclopedia. Al final, el juego es mucho más profundo de lo que observamos a simple vista.

Análisis Ni no Kuni Remastered, conclusiones

Análisis Ni no Kuni Remastered
Análisis Ni no Kuni Remastered

Un juego de rol de los de antes. Si bien la trama principal o las mecánicas carecen de verdadera originalidad, su estructura es sólida como ella sola. Con un diseño y un apartado musical de ensueño, Ni no Kuni es un imprescindible para los amantes del género. Su remasterización no aporta grandes novedades por lo que no recomendamos su compra si has jugado de forma relativamente reciente; una bajada en el precio siempre ayuda a ganar en atractivo, ¿no? Con todo, si no lo has jugado aún, hazlo. Merece la pena. Sin obviar la presencia de ciertas fallas y deficiencias, el acabado técnico es bastante bueno. Al tiempo, goza de gran profundidad en lo que a lore se refiere.

Análisis Ni no Kuni Remastered. Clave de juego para PC cedida por Bandai Namco Entertainment.

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here