Análisis de The Waylanders

Os traemos nuestro análisis de The Waylanders, un buen juego de estrategia basado en la mitología celta desarrollado por un estudio español

0

En nuestro análisis de The Waylanders podréis comprobar que el producto estrella de Gato Studio nos ha despertado sentimientos contrariados. Ciertamente, unque hemos bastante disfrutado de la experiencia, nos hemos encontrado con una serie de inconvenientes bastante… peculiares. Sea como fuere, antes de arrojar nuestras impresiones sobre este videojuego independiente de origen español, es importante establecer una serie de precedentes.

En primer lugar, el concepto. The Waylanders es un RPG ambientado en los mitos y leyendas de la cultura celta de Galicia e irlanda. Supone, sin duda, un soplo de aire fresco dentro de un género que suele preferir la fantasía original y/o la estética griega, romana o nórdica. Aparte, busca un enfoque diferente en su jugabilidad. Si bien es cierto que es fácil detectar las influencias de otras grandes sagas como Dragon Age o Baldur’s Gate, tiene bastante personalidad.

Análisis de The Waylanders

Análisis de The Waylanders
Análisis de The Waylanders

En lo que respecta al desarrollo, hablamos de un videojuego que ha estado varios en early acces y que ha recogido muchas de las observaciones realizadas por el público. No obstante, ya sea por falta de tiempo o presupuesto, no han incluido todas las mejoras y soluciones que cabría esperar. Más aún si tenemos en cuenta que, por ejemplo, si juegas en español, muchos de los subtítulos y diálogos aparecen en inglés. Es una sensación molesta que, sin duda, interfiere con el correcto desarrollo de la experiencia.

Sabiendo esto, no me gustaría desmerecer el trabajo de un estudio más bien pequeñito que ha prometido seguir trabajando en la experiencia. Descartando la presencia de cualquier DLC en un futuro próximo, Gato Studio sigue empeñado en mejorar su producto. Tanto, que han afirmado que seguirán mejorando la experiencia poco a poco. Por eso mismo tengo fe en que errores como el de la traducción intermitente se solventen más pronto que tarde. En cualquier caso, es un detalle que debéis tener en cuenta a la hora de tomar una decisión para con este videojuego.

Una creación de personajes interesante, aunque algo parca de opciones

Análisis de The Waylanders

Bien. Ahora sí, empecemos hablando con propiedad de sus particulares. ¿Qué nos vamos a encontrar en el apartado de la jugabilidad? A grandes rasgos, The Waylanders es un juego de rol y estrategia con toques de aventura y acción. La acción nos presenta a un héroe al cual podremos personalizar —aunque no demasiado, todo sea dicho— tanto física como estadísticamente hablando.

El primer paso será escoger nuestra apariencia básica y nuestra raza. En este segundo apartado, diferenciamos entre Humanos, Hombres Lobo, Mourian (seres inmortales de carácter pseudoetéreo que pueden morir en batalla) y Semi Formian (algo así como semigigantes). Una vez hayamos escogido nuestra raza, nos tocará decidir qué clase de combatiente seremos. Dispondremos, siendo parco en palabras, de las clásicas, pudiendo diferenciar entre Explorador, Guerrero, Pícaro, Guardián, Hechicero y Sanador. Estas, en cierto modo, pueden evolucionar, diferenciando entre numerosas clases avanzadas que nos darán unos beneficios u otros.

El sistema, sin ser una verdadera locura, es adecuado, y ofrece bastantes opciones. Tantas que, si jugamos en diferentes escenarios, notaremos las virtudes y defectos de todas y cada una de ellas sin problema. A todo esto debemos sumarle la posibilidad de jugar como él, ella o elle, siendo esta una virtud que no podemos olvidar. Superado el proceso de creación de personaje, toca entender qué somos y cómo funcionamos.

Le cuesta arrancar, pero merece la pena

Análisis de The Waylanders
Análisis de The Waylanders

La premisa nos sitúa como una especie de personaje sin destino con la capacidad de desempeñar diferentes tareas. En combate, tal y como sucede en casi cualquier juego de rol, tendremos una serie de habilidades que podremos organizar en una cuadricula numerada. Empleando atajos, y usando su sistema de pausa, podremos ejecutar comandos de acciones avanzados con secuencias de ataques y habilidades. Este, aunque un poco torpe en sus primeros minutos, coge soltura a medida que avanza la aventura. Su mayor defecto es que no es demasiado intuitivo, pero termina funcionando bien.

El problema es que la primera impresión es bastante ruda. De hecho, os recomiendo que juguéis en un nivel de dificultad más bien amable en vuestra primera partida, ya que de otra forma os podéis dar un golpe de realidad bastante duro. El sistema de habilidades, pausa y batallas con secuencias de comandos se vuelve algo confuso cuando debemos hacer esto con más de 2 o 3 personajes.

La estrategia es su punto fuerte

En efecto, tendremos toda una party de luchadores y hechiceros que nos acompañarán en todas y cada una de nuestras aventuras. Es algo básico, pero la ejecución es… extraña. Esto se debe a que, además de las habilidades individuales, muchos personajes disponen de una técnica llamada «formación». Tal y como dice su propio nombre, nos permite adoptar temporalmente una formación de combate entre varios personajes.

Durante este tiempo dispondremos de nuevas habilidades de grupo, las cuales tendrán toda suerte de efectos. ¿El problema? Que si no dominas a la perfección el sistema secuencial sentirás que se pierde gran parte de su potencial. Asimismo, al tener que combinar tantas cosas, la fuerza del combate se diluye ligeramente; perdemos ritmo en favor de estrategia. Podemos ir como cosacos, y eso ya es cosa nuestra, pero resulta complicado tener ambos. Es decir, que el ritmo y la acción trepidante que nos proponen se enfrentan la una a la otra de manera constante.

Un grupo unido por el (no) destino

Análisis de The Waylanders

Sea como fuere, no todo es negativo. Más bien lo contrario. Aunque durante las secuencias de acción y combate sentimos que falta algo de ritmo, lo cierto es que el componente estratégico funciona realmente bien si tenemos en cuenta todas las opciones de las que disponemos. Durante las primeras horas de juego no tendremos mucha variedad, pero a medida que avance la aventura nos encontraremos con un ejercicio de gestión de acciones, tiempo y recursos bastante logrado.

Hemos encontrado, eso sí, algunos problemas con el control de la cámara. El control puede ser algo incómodo, al igual que la navegación entre los menús y/o la propia interfaz. Son, sin duda, errores que pueden (y están) corrigiendo, ya que las primeras versiones —las de early acces—no estaban tan pulidas como ahora. La progresión ha sido una constante y, pese a que la versión que estamos analizando es la de lanzamiento, creemos que puede seguir mejorando.

La mitología celta cobra vida

Análisis de The Waylanders
Análisis de The Waylanders

En un sentido general, las mecánicas de juego son favorables. Sin embargo, lo que verdaderamente destaca en The Waylanders es la construcción del mundo y sus alrededores. Pese a que son varios los personajes que no disfrutan de un desarrollo demasiado marcado, el guion ofrece singularidades interesantes. La trama, con contrapuntos bien interesantes, se erige de manera correcta al son de un mundo en constante expansión y con una muy buena dosis de mitología histórica.

El legado de la cultura celta y la influencia gallega permiten disfrutar de una construcción fuera de lo habitual con introspecciones muy atractivas y un lore curioso, interesante y peculiar. Ya sea mediante sus razas o leyendas, a través de sus diversas tribus o mediante los diálogos, el juego nos ofrece una historia con muchos puntos muy positivos. Este es el aspecto que más nos ha gustado, aunque no queremos desvelaros ningún aspecto concreto para que podáis disfrutar de la experiencia —si al final apostáis por ella— de la mejor manera posible.

No está libre de tópicos, pero tiene personalidad propia

Análisis de The Waylanders

Lo que sí os puedo decir es que, si bien es cierto que bebe de ciertos tópicos propios de la literatura fantástica o el rol en videojuegos, ofrece diferenciaciones importantes; The Waylanders tiene personalidad propia, tanto en la construcción del universo como en la interpretación de la mitología celta. Es, de hecho, un aspecto en el que el estudio pone mucho empeño si prestamos atención a las muy numerosas narraciones, entradas de texto, etc. que podemos encontrar y disfrutar durante la aventura.

Tienen algún que otro patinazo, como alguna construcción sintáctica extraña, un diálogo que no termina de encajar o una traducción que se salta los idiomas y cambia del español al inglés, pero funciona bastante bien. Es, como ya he dicho con anterioridad, uno de sus apartados más notables. Sobre todo si tenemos en cuenta que nuestras acciones y respuestas tendrán consecuencias en futuros diálogos, por ejemplo.

Un buen apartado artístico

Análisis de The Waylanders
Análisis de The Waylanders

Y como no quiero extenderme mucho más, hablaré del apartado audiovisual y el rendimiento en este último apartado. Sobre el primero, The Waylanders tiene un diseño 3D muy propio. La gráfica es agradable y cercano, como el de un cuento, con un buen juego de luces y colores. En ciertos momentos apuesta por el oscurantismo, pero lo cierto es que brilla sobre todo en zonas abiertas y coloristas. Se nota que es un proyecto independiente, ya que tiene carencias relativamente importantes, pero funciona bien.

La banda sonora, por su parte, es interesante. Sin grandes temas de por medio, se adapta muy bien a todo tipo de situaciones. Acompaña de manera adecuada, sin grandes pretensiones, pero con eficiencia. Nos ha gustado. Es muy grata. El doblaje —en inglés— funciona de manera adecuada y encaja bien con el resto del videojuego. Sobre el rendimiento, no podemos decir gran cosa. Funciona bastante bien en ordenadores de gama media y ofrece varias opciones para adaptarse a casi cualquier tipo de PC.

Análisis de The Waylanders. Conclusiones

Análisis de The Waylanders
Análisis de The Waylanders

The Waylanders se está llevando bastantes críticas negativas en Steam y Metacritic por parte de los jugadores, si bien es cierto que la mayoría de estos no se han dado el lujo de extender su experiencia el tiempo necesario. No obstante, es un punto que debéis tener en cuenta, ya que refleja el sentimiento de la comunidad. Por nuestra parte, hemos disfrutado de la experiencia. Ofrece buenas dosis de rol y estrategia —aunque esta última choque con la exploración y el sentimiento de acción— y ejecuta correctamente sus planteamientos. Falla en la cámara, en algunas traducciones y en ciertos controles, lo cual entorpece la experiencia.

Considero que, en realidad, necesita más trabajo para ser ese RPG en el que busca convertirse. Le falta pulir varios detalles que, si no son sangrantes, ralentizan el gameplay y son contraproducentes. Sea como fuere, es un juego con bastantes virtudes que cumple con su principal cometido: entretener a los jugadores. Al menos ese ha sido nuestro caso.

Análisis de The Waylanders. Clave de juego cedida por terminals.io.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here