Review manga: ‘Las caprichosas maldiciones de Sōichi’ #1, de Junji Ito

Reseña del primer volumen de 'Las caprichosas maldiciones de Sōichi', de Junji Ito y editado por ECC Ediciones

800
0
Compartir

Las caprichosas maldiciones de Sōichi #1

Las caprichosas maldiciones de Sōichi

Detalles sobre la edición

La editorial ECC nos deleita con una más que decente edición de Las caprichosas maldiciones de Sōichi, del mangaka Junji Ito. Se trata de un tomo con encuadernación a la rústica con 296 páginas, todas en blanco en negro. Estamos ante un volumen más denso de lo normal que incluye varios relatos con el personaje de Sōichi como hilo de todas ellas. Es una edición predominantemente oscura que combina perfectamente con el resto de ediciones españolas de obras de Junji Ito. Así, su precio, 10,95€, resulta justificado, más teniendo en cuenta lo que suelen valer las obras de este formato.

Sinopsis

Sōichi es el escalofriante hijo de la familia Tsujii. Mientras juguetea con clavos en su boca, va provocando incidentes misteriosos con sus terroríficas maldiciones. Bienvenido al espeluznante mundo de Sōichi, donde darás rienda suelta a las risas más negras bajo el influjo de su humor siniestro.

Datos sobre Junji Ito

Junji Ito

Junji Ito es un mangaka muy conocido por los lectores amantes del miedo. El autor mostró desde sus inicios interés por el manga y por el género de terror. Sus influencias vienen de autores como Kazuo UmezuHideshi Hino o Shinichi Koga. Algunas de sus obras más destacadas encontramos UzumakiTomie y Black Paradox, entre muchas otras. De hecho, tanto como Uzumaki como Tomie tuvieron filmes de acción real. En 2012 el manga Gyo obtuvo una adaptación en forma de cinta animada gracias al estudio ufotable.

Valoración personal

Las caprichosas maldiciones de Sōichi

Las caprichosas maldiciones de Sōichi, como ya se ha comentado anteriormente, consta de una serie de relatos cortos con un elemento común: Sōichi. Este es el hijo de una familia que se pasa los días maquinando y realizando tretas la mar de tétricas a sus allegados. Así, somos testigos —e incluso víctimas— de sus travesuras diabólicas.

Este recopilatorio, para quien conozca la obra de Ito, resulta de lo más especial. ¿Por qué? Simple. Ito, en gran parte de sus novelas, tiende a ser bastante explícito y desagradable —en el buen sentido—. Sin embargo, en el caso de Sōichi, su narrativa y sus historias son mucho más light. Podríamos decir que es una especie de versión algo más «familiar» de Ito. ¿Y esto es malo? En absoluto. Los fans más acérrimos sentirán una especie de nostalgia al leer y disfrutar de los relatos. Por otro lado, aquellos más ajenos al universo de Junji Ito, encontrarán historias cortas, sencillas, disfrutables y aptas para los más miedosos.

Estilo de dibujo

Las caprichosas maldiciones de Sōichi

Si bien es cierto que al leer Las caprichosas maldiciones de Sōichi es imposible no reconocer el estilo visual de Ito, resulta, tal y como se ha señalado en el apartado anterior, un estilo más desprovisto de repugnancia y terror. Es cierto que en sus apariciones, Sōichi infunde cierto temor, pero en el resto de casos, la acción es más bien cotidiana y con una mayor ausencia elementos fantasiosos, al contrario del resto de obras del mangaka.

Personajes

Las caprichosas maldiciones de Sōichi

En estos relatos, sin duda, el estilo visual y el arte se centran en los personajes. Los fondos son correctos y son necesarios para trazar las historias, pero lo que resulta esencial son los personajes y sus reacciones. De todos ellos el más importante y el que resulta mejor definido es, sin duda, Sōichi. A través de los relatos conocemos más de él: un niño marginado que disfruta con el sufrimiento; un «villano» divertido y, por otro lado, más humano de lo que parece. Es un personaje fiel a sus principios, aunque también tramposoVengativo, pero en el fondo inofensivo. Se trata de un personaje que los seguidores de Ito deberían tener en el recuerdo.

Aparte de Sōichi, también conocemos a otros personajes, como sus primos, sus hermanos, sus compañeros de clase… Ninguno consigue realmente destacar, ya que son personajes que sirven como excusa para las trastadas de Sōichi. Los primos de Sōichi, Yūsuke y Michina, son, en la humilde opinión de quien escribe estas líneas, los que protagonizan los mejores relatos de este primer tomo. Vemos su llegada a la casa de Sōichi y, como ellos, conocemos a Sōichi y sentimos el mismo pudor y rechazo hacia su persona. Michina, más irascible e impulsiva que su hermano, choca con Sōichi y presenciamos algunas de las mejores escenas de los relatos del tomo.

Historia

Este primer volumen recopila varias historias, como ya habréis podido leer en líneas anteriores. Y si bien es cierto que siguen una «misma» línea temporal y comparten personajes, lo cierto es que son prácticamente independientes. Es decir, podrían leerse las historias de forma suelta o en un orden distinto al propuesto en la edición de ECC y se entendería igual de bien. Es positivo en cuanto a que al ser independientes se pueden leer muy rápido y sin miedo a perder detalles de unas historias a otras que nos dificulten la lectura. Esta independencia, empero, supone que existan bajones claros donde las historias no son tan divertidas ni terroríficas como son otras.

En conclusión…

Las caprichosas maldiciones de Sōichi

Las caprichosas maldiciones de Sōichi resulta un ejemplo del Junji Ito más ligero, con sus toques de humor negro y escenas explícitas, pero mucho más moderado. Se trata de una serie de relatos entretenidos, que no son, ni pretenden, profundizar en temas complejos, sino que simplemente plantean una experiencia entre misteriosa y terrorífica. Un buen comienzo para lectores que desconocen la obra de Ito y que presenta un gran personaje: Sōichi.

  • Lo mejor: Sōichi. Los primeros relatos. El estilo visual
  • Lo peor: tiene bajones de unos relatos a otros. No es tan «fuerte» como otras obras de Ito
[Total:4    Promedio:3/5]

Deja un comentario