Análisis de Teenage Mutant Ninja Turtles: Shredder’s Revenge

Os traemos nuestro análisis de Teenage Mutant Ninja Turtles: Shredder’s Revenge, una carta de amor al beat 'em up y las Tortugas Ninja.

0

El género de los beat ‘em up ha regresado de entre los muertos. Durante los últimos meses, y años, la industria de los videojuegos le ha dado una segunda oportunidad, y la verdad es que le ha sentado muy bien. Esto ya lo pudimos comprar con Street of Rage 4 o Asterix & Obelix: Slap Them All. El primero, de hecho, nos viene muy bien a la hora de traeros este análisis de Teenage Mutant Ninja Turtles: Shredder’s Revenge.

A fin de cuentas, en la producción destacamos, una vez más, el nombre de Dotemu. No es la única responsable, pues en esta aventura le ha acompañado Gamera Games, pero… Vamos a ser claros: la compañía francesa está dando todo de sí para traernos algunos de los videojuegos independientes más destacados del mercado. Y sí, Teenage Mutant Ninja Turtles: Shredder’s Revenge es uno de ellos.

Porque, aunque el nombre de las franquicias sean muy grandes, no hay grandes estudios detrás. Con Windjammers 2, Pang Adventures o Metal Slug Tactics —este último todavía no ha salido— están haciendo un gran esfuerzo. No podemos hablar de una industria indie al uso, pues la compañía ya ha adquirido un prestigio y renombre notable, pero casi. Dicho esto, ¿qué podemos esperar de este Teenage Mutant Ninja Turtles: Shredder’s Revenge?

Análisis de Teenage Mutant Ninja Turtles: Shredder’s Revenge | El regreso de una gran franquicia

Pues, en primer lugar, una edición física que aterrizará en nuestras plataformas de juego el próximo 29 de julio gracias a Tesura Games. Eso por un lado. Por el otro, una auténtica joyita del género beat ‘em up que sabe recuperar, perfectamente, la esencia de una de las franquicias más míticas de la historia del cómic y la animación. Porque otra cosa no, pero las Tortugas Ninja son una leyenda viva. Al menos para muchos de vosotros.

Esto lo saben bien en el estudio, quienes han logrado combinar la esencia original de las Tortugas Ninja con el clasismo del género beat ‘em up. Y es que en eso, por mucho que nos duela, no hay más. El género se define a sí mismo como «yo contra el barrio». O lo que es lo mismo, una secuencia de niveles en 2D con desplazamientos horizontales y verticales en donde el objetivo es repartir estopa. El gameplay se resume, a grandes rasgos, en eso.

Esta es la tónica general: avanzar, golpear, avanzar, golpear. Mecánicamente hablando, el juego es bastante simple, pues dispondremos de un único botón para golpear a nuestros enemigos. No obstante, podremos combinar este único ataque rápido con una variante de golpe fuerte, ataques especiales, saltos, volteretas y evasiones, agarres, recuperaciones rápidas, etc. Dentro de su simplicidad, ofrecer un alto grado de complejidad. Fácil de jugar, difícil de dominar.

Un cooperativo de hasta seis jugadores

Análisis de Teenage Mutant Ninja Turtles: Shredder’s Revenge | Encontraremos dos modos de juego: historia y arcade. El segundo es una versión sin reintentos de la primera.
Análisis de Teenage Mutant Ninja Turtles: Shredder’s Revenge | Encontraremos dos modos de juego: historia y arcade. El segundo es una versión sin reintentos de la primera.

Esto es especialmente interesante si tenemos en cuenta que cada uno de los personajes tiene sus propias características. De base, dispondremos de seis opciones diferentes: Michelangelo, Donatelo, Rafael, Leonardo, Splinter y April O’Neil. Con el tiempo, podremos desbloquear a Casey Jones, ampliando el plantel a siete. Esto es especialmente importante si tenemos en cuenta una cosa: el multijugador cooperativo es de hasta seis jugadores. Ah, y viene con crossplay.

Es un pequeño modo de distinguirse muy interesante que, si bien es cierto que rara vez utilizaréis —siendo sincero, es un poco caótico cuando te juntas con más de cuatro personas—, pero que no está mal. Lo que no está tan bien es el tutorial, el cual funciona con una suerte de vídeos cortos que podremos ir avanzando antes de empezar, o desde el menú de inicio.

No son muy intuitivos, sobre todo si no utilizas un mando con botones de Xbox. En el caso de usar ratón y teclado, va bien, aunque es algo más incómodo. Esta es, probablemente, la única queja destacable que puedo ofreceros de Teenage Mutant Ninja Turtles: Shredder’s Revenge, porque todo lo demás me ha encantado.

Una vorágine de sopapos

Análisis de Teenage Mutant Ninja Turtles: Shredder’s Revenge | En nuestra partida, en lugar de "golpes", aparece la palabra "pistas". Es un fallo de traducción menor, pero está presente.
Análisis de Teenage Mutant Ninja Turtles: Shredder’s Revenge | En nuestra partida, en lugar de «golpes», aparece la palabra «pistas». Es un fallo de traducción menor, pero está presente.

Entrando en el quid de la cuestión, la jugabilidad, Como ya os he dicho, el juego es mecánicamente muy sencillo, pero no es tan fácil de dominar. Dotemu, con gran habilidad, ha sido capaz de concebir un beat ‘em up asequible para todo tipo de jugadores. Así pues, los más novicios en el género podrán relajarse mientras reparten estopa, mientras que los más veteranos encontrarán un desafío gradual bien planteado.

A esto debemos sumarle que esas mismas mecánicas, tal y como ya he comentado con anterioridad, se crecen en las manos de un jugador avezado. Esto se debe, en gran medida, a la gran capacidad que ha demostrado el estudio a la hora tanto de diseñar niveles como enemigos. Del mismo modo, la hit box es una delicia y, salvando momentos muy concretos, todo será gracias o por culpa nuestra.

Teenage Mutant Ninja Turtles: Shredder’s Revenge penaliza los errores, pero recompensa los aciertos. Y si no nos apetece comernos la cabeza, sus niveles y curvas de dificultad están muy bien adaptadas a casi cualquier tipo de jugador. Y eso que hay solo tres. Sin más, un gran trabajo tanto en el diseño del combate como de los escenarios y los enemigos; hay mucho curro detrás. Y del bueno. Para que os hagáis una idea, hay más de veinte comandos diferentes.

Un sistema de progresión y un mapa muy inesperado, pero divertido

Donde más innova TMNT es en el sistema de misiones secundarias y progresión. Respecto al primero, hablamos de lo que el estudio llama niveles de poder. Completando tareas, obtendremos niveles de poder y puntos. Al alcanzar los valores necesarios, podremos desbloquear ataques adicionales, vidas adicionales, más salud o medidores de poder. Porque, en efecto, además de los ataques, dispondremos de dos barras especiales.

La primera es la salud al uso, mientras que la segunda activa una suerte de ataque especial. Si tenemos esto en cuenta, podemos decir que Shredder’s Revenge intenta ofrecer algo distinto desde el primer momento. Por suerte, no es lo único, ya que la linealidad de los niveles es interrumpida por un mapa muy interesante. Ha sido toda una sorpresa y, a grandes rasgos, es la que nos permite jugar unos u otros niveles.

En él podremos revisitar pantallas anteriores para mejorar nuestra puntuación o visitar localizaciones especiales con misiones especiales. Es parco y sencillo, pero muy agradable. Sobre todo si tenemos en cuenta que es algo muy poco habitual —por no decir inédito— en los beat ‘em up.

Análisis de Teenage Mutant Ninja Turtles: Shredder’s Revenge | ¡Cowabunga!

Análisis de Teenage Mutant Ninja Turtles: Shredder’s Revenge | Nos encontraremos con muchos villanos clásicos de la saga.
Análisis de Teenage Mutant Ninja Turtles: Shredder’s Revenge | Nos encontraremos con muchos villanos clásicos de la saga.

Y como sé que sois gente ocupada, no quiero entretenerme mucho más. Sin embargo, antes de despedirme quiero hablaros de algo tan o más importante que la jugabilidad: el diseño y la banda sonora. Del primer apartado solo puedo decir cosas maravillosas, porque TMNT: Shredder’s Revenge es sencillamente precioso. Utiliza un estilo tipo pixel art hiperdefinido muy bien ejecutado con una paleta de colores increíble, unos tonos asombrosos y un gusto exquisitio.

El juego es como leer los cómics o ver la serie de animación, pero de manera interactiva. Todo es tal y como lo había imaginado. No, mejor aún. Sin más, me ha encantado. Ya sea en el diseño de los escenarios, los cameos, el concepto de los personajes, los enemigos básicos o los jefes finales… Lo borda. Y ya está. Esta es mi humilde opinión, pero no termina ahí.

Esto no serviría de nada si la banda sonora y los efectos de sonido no fuesen igualmente buenos. ¿Y lo son? Sí, lo son. Si bien es cierto que he echado de menos las voces en castellano, el trabajado de los dobladores ingleses es excelente. Asimismo, la composición de los temas de fondo, los efectos al golpear, etc. están muy bien hechos. Siendo parco en palabras, juegarraco.

Valoración juego - indispensable

Análisis de Teenage Mutant Ninja Turtles: Shredder’s Revenge. Clave de juego para PC cedida por Dotemu a través de Cosmocover.

  • Es puro Tortugas Ninja. Han mantenido la esencia y la han adaptado muy bien.
  • Audiovisualmente es una maravilla.
  • El gameplay, aunque estático, aporta algunas novedades al género.
  • Incluye cooperativo hasta para seis jugadores y viene con crossplay.
  • Fácil de jugar, pero difícil de dominar, con buen selector de dificultades.
  • El tutorial no es especialmente bueno.
  • Hay algún que otro fallito de traducción.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here