Análisis de ’60 Seconds! Reatomized’

Remasterización del juego de 2015

0
Compartir

¡Hola, muy buenas amantes de los videojuegos! El pasado 25 de julio llegó a nuestros ordenadores 60 Seconds! Reatomized, una remasterización del título original de Robot Gentleman. Publicado en 2015, el juego logró convertirse en un verdadero éxito gracias a la proliferación de un para nada desdeñable número de creadores de contenido encantados de su peculiar sentido del humor; el auge de los nuevos tiempos catapultó al estrellato al humor negro y desenfadado. Con casi 2 millones de copias vendidas y una secuela con no tanto impacto como su precursor original, recuperamos el encanto de las aventuras narrativas y la toma de decisiones.

60 Seconds! Reatomized: Supervivencia atómica al estilo norteamericano

Análisis 60 Seconds! Reatomized
Análisis 60 Seconds! Reatomized

Cuatro años después, la desarrolladora ha querido rescatar el éxito del pasado con una remasterización para nada desdeñable. En primer lugar, debo procesar mi más profundo respeto por la decisión adoptada: regalar el nuevo contenido y las mejoras a aquellos quienes compraron el juego con anterioridad. Si bien es la decisión más lógica, no por ello debemos dejar que caiga en saco roto. Dicho esto, ¿qué cambios incluye 60 Seconds! Reatomized? Por un lado, mejoras a nivel técnico; texturas y animaciones han sufrido un lavado de cara, así como algunos de sus menús e interfaces de juego. Por otra parte, se ha incluido la resolución 4K y nuevo contenido.

El modo survival ha sido, con toda probabilidad, la novedad más destacada de Reatomized. La premisa original de juego solo daba dos opciones: morir esperando al ejercito o ser rescatado por estos. Con el nuevo modo survival podremos jugar sin límites. Sí, es cierto, nuestro único destino posible es la muerte, pero no tendremos límite en lo que a días de supervivencia se refiere. Al mismo tiempo, se han incluido nuevas historias e interacciones entre los personajes; historia, guion y relaciones interpersonales han ganado en profundidad. Dicho esto, es inevitable formularse una pregunta…

Os he hablado de las características de la remasterización, pero es muy posible que muchos no conozcáis nada de 60 Seconds! Si nos remitimos a Steam, hablaríamos de un juego de supervivencia atómica. Sí, tal como suena: «supervivencia atómica». Seconds! Reatomized divide su gameplay en dos partes marcadas por el humor negro y la acción absurda.

60 segundos para sobrevivir

Ted, Dolores, Mary Jane y Timmy es una familia norteamericana como cualquier otra. Bueno, sobre todo si adoptamos la creencia ciega en el gobierno y el miedo a rojos y comunistas como rasgos inherentes a todo ciudadano estadounidense. Pero es no importa. Es el comienzo del fin. Una alarma suena en nuestro hogar: estamos bajo ataque. Las autoridades, a sabiendas de que esto podía suceder, dieron instrucciones muy claras: cuando la alarma suene, tendréis sesenta segundos para refugiaros, literalmente. Una vez elegido el avatar de juego (Ted o Dolores, y se puede cambiar en cada partida) dispondremos de cierto tiempo para explorar la casa —en función de la dificultad— y de sesenta segundos para armarnos de provisiones. Esto incluye sopa de tomate —nuestra única fuente de alimento—, agua, linternas, armas de fuego, botiquines, linternas, etc.

Tendremos que recorrer nuestro hogar recogiendo no solo las susodichas provisiones, sino también al resto de la familia; correr por cuenta propia a la seguridad del bunker no está al alance de muchos. Hay que ser una mente privilegiada para asociar ruido estridente de alarma con salir corriendo, pero no hay problema. Para eso estamos nosotros. En un febril recuerdo al más puro estilo Fallout —carcomido por el irrefenable sentido del humor de los Monty Python— correremos por toda la casa en un vano intento de prepararnos para el fin de la sociedad. Hasta ahí todo bien. El principal problema de tan interesante mecánica de juego es, en primer lugar, el diseño gráfico. Aunque efectista, resulta demasiado simplón y arcaico; es contraproducente.

Salvando las distancias, esta carencia artística se puede obviar, pues al final es una parte minúscula del juego. Lo verdaderamente molesto es que, ni con la remasterización, se haya resuelto la tosca movilidad del avatar de juego. No solo resulta incómodo moverse, sino que los efectos de impacto son ridículamente malos. Es gracioso, cierto es, pues vienen acompañados de gags al más puro estilo comiquero, pero reduce mucho la jugabilidad. Al tiempo, el tiempo de respuesta al coger ciertos objetos falla de forma aleatoria, lo cual produce una sensación de estrés exenta de lógica. Me gusta la tensión de tener que correr y seleccionar con velocidad, pero no cuando el juego no me ofrece la tasa de respuesta que considero adecuada.

Sobrevivir con decisiones

Superados los primeros sesenta segundos entramos en el meollo del asunto. La acción nos transporta a nuestro refugio, de donde no nos moveremos en ningún momento. La mecánica es sencilla: día tras día irán sucediéndose los eventos. En muchos de ellos tendremos que adoptar unas medidas u otras, usar unos determinados objetos (si lo tenemos) y esperar por las consecuencias. Entretanto, tendremos que ir racionando agua y alimento para mantener en buena forma a nuestra familia. A su vez, podremos enviarlos a realizar expediciones al exterior para buscar nuevas provisiones; el alimento y el agua no son eternos.

Lo divertido de 60 Seconds! Reatomized no es alzarse con la victoria, sino disfrutar de nuestra ruta de juego y observar los cambios que irán sufriendo nuestros personajes. Podrán enfermar, volverse locos, transformarse en algo muy… diferente o, simplemente, morir. Las opciones posibles no son pocas, cada cual a más divertida que la anterior, aunque es cierto que tras jugar una buena decena o veintena de partidas, la sensación de repetición comienza a convertirse en una constante hasta hacer de si una realidad innegable.

Aunque hablamos de un título infinito en la teoría (sobre todo por la rejugabilidad del modo supervivencia y el afán de superación personal), al final el título no deja de tener un guion ciertamente limitado y una serie de eventos y/o resultados algo corto. No os equivoquéis, hay bastantes opciones y finales, por así decirlo, pero al final la sensación es que le falta algo más de contenido.

Análisis 60 Seconds, conclusiones

Análisis 60 Seconds! Reatomized
Análisis 60 Seconds! Reatomized

60 Seconds! Reatomized es un juego divertido a la par que entretenido, pero solo durante sus primeras horas de juego. Tras machacar el título a un par de sesiones algo más extensas, la historia (que no la mecánica) termina siendo algo repetitiva. El contenido adicional de la remasterización le da vida extra, pero no deja de tener los mismos errores de antaño. La jugabilidad de los primeros segundos no premia al jugador, sino que lo castiga por errores que ni comete. ¿Recomendaría el título? Sí, ¿por qué no? Podréis echaros unas buenas risas, pero tenéis que ser muy conscientes de lo que tenéis ante vosotros.

Al final, 60 Seconds! Reatomized viene bien para jugar de cuando en cuando. Viene bien para echar una partida, pero no lo puedo recomendar si lo que buscáis es una experiencia de juego más compleja y profunda. Es decir, responde a las cualidades inherentes de un estudio modesto. Saben bien cuales son sus límites y ofrecen un juego muy bien diseñado pese a todo. Las fallas entorpecen la experiencia, mas sigue siendo, cuando menos, peculiar. Su humor absurdo, y la búsqueda de los resultados más alocados, son sus puntos fuertes. A, y el guion, aunque algo corto, es muy bueno; los eventos no tienen desperdicio.

Análisis 60 Seconds! Reatomized: clave de juego cedida por terminals.io

[Total:1    Promedio:5/5]

Deja un comentario