Reseña manga: ‘Dragon Quest: Emblem of Roto’ #8

La sangre del héroe

0

¡Hola, muy buenas amantes del anime y el manga! En tiempos donde la luz y la oscuridad se enfrentan, los héroes destinados deben dar un paso al frente. Dragon Quest: Emblem of Roto 8 ya está en nuestras tiendas y librerías, y desde FreakEliteX no hemos querido dejar pasar la oportunidad de traeros una nueva reseña al respecto. Con Arus recuperado, el equipo se dispone a buscar el preciado Oricalco. Necesitarán, además, la ayuda de lo descendientes del herrero legendario para poder forjar un arma con el susodicho material. Para ello, viajarán a Jipang, el país del oro.

En este octavo tomo disfrutaremos de la presencia de nuevos aliados —a priori, temporales—. A la par, se enfrentarán al misterio que se esconde tras la bestia durmiente Orochi. Lo haremos en un volumen de 248 páginas en blanco y negro con interiores a color en formato 14,8 x 21 cm, presentación rústica sin solapas con sobrecubierta. Aviso: esta reseña contendrá spoilers.

Dragon Quest: Emblem of Roto #8

Sinopsis

Gracias a los poderes curativos de la hoja de Yggdrasil, Arus, derrotado y al borde de la muerte por el temible Jagan, finalmente ha podido reanudar su viaje. Tiene decidido ir a Jipang en busca de un maestro espadachín capaz de forjar un arma que podría rivalizar con la de su archienemigo. ¿Qué sorpresas y trampas le esperan en la puerta? Mientras tanto, Astea, la tercera descendiente de Roto, sigue su camino, perseguida por las tropas demoníacas enviadas por Imajin para intentar detenerla…

Dragones y mazmorras

Tras el esperado regreso de Arus, nuestro equipo se dispone a viajar al país del oro, Jipang. Allí esperan encontrar Oricalco, el material más preciado del mundo, junto a los descendientes del herrero legendario. Su objetivo es sencillo, pero complicado. Así lo saben, pero saben que es necesario. Pues, aun a pesar de su crecimiento, se saben débiles frente al escabroso nivel de combate de Jagan. El argumento, a estas alturas, ya está consolidado. Por consiguiente, el devenir de los eventos sigue ciertas pautas. El rumbo es más claro que nunca y, a diferencia de antes, cada movimiento tiene una meta clara. Antaño, como es lógico, la trama era algo más errática, mas no por ello menos emocionante.

Ahora conocemos no solo a nuestro elenco protagonista, sino sus motivaciones. Hemos visto cómo crecían para convertirse en aquello que esperábamos. No obstante, hay ciertos aspectos en los que su crecimiento ha sido… incoherente. Ciertos aspectos de su personalidad son un tanto deficientes. Hablo, sin más, de su falta de consciencia para con el mundo que les rodea. Una vez efectúan su entrada en Jipang son recibidos por los teóricos habitantes del pueblo. Yao, en primera instancia, desconfía de ellos, pero prefiere sumirse en el mutismo y no avisar a sus compañeros. ¿Consecuencia? Son monstruos disfrazados de humanos los cuales les han engañado. Enfrentados a sus posteriores aliados, pronto descubren la verdad…

Resulta incoherente que, percibiendo que hay algo raro en ellos, nadie reaccione ni diga nada. Y más después de todo lo vivido. En ese sentido, el guion presenta una cierta de carencias que trastocan ligeramente la experiencia lectora. Con todo, el argumento sigue siendo, cuando menos, muy entretenido. Sencillo, como siempre, pero atractivo y de lectura ligera. Al mismo tiempo, los aliados que van entrando en escena suelen ser bastante interesantes ya sea por diseño y/o habilidades.

Arquetipos diferentes

Dragon Quest Emblem of Roto #8
Reseña de Dragon Quest Emblem of Roto 8

De cualquier manera, uno de los puntos fuertes de la serie sigue siendo el contraste de estilos y registros. Por un lado, y si rememoramos tomos anteriores, observamos cómo nuestro equipo —encabezado por Arus y Poron— pregonaban por la amistad entre monstruos y humanos. En cambio, en este octavo tomo tal ideología ha pasado desapercibido por completo. ¿Por qué? Muy sencillo: los enemigos que han hecho acto de presencia no invitaban a la cordialidad. Desde un primer momento ha quedado muy claro que buscaban sembrar la destrucción. Nuestros héroes han sido capaces de reconocer el idealismo de sus pensamientos sustrayendo encontrando, de esta forma, un equilibrio muy importante.

Sin dejar a un lado los errores ya mencionados, se sustituye el ideologismo por una lógica cargada, eso sí, de optimismo. Al mismo tiempo, me ha gustado mucho el enfoque adoptado con Poron. Si bien el resto me han decepcionado en mayor o menor medida, el Maestro de la Sabiduría ha actuado de forma muy coherente. De hecho, en cierto momento se viene muy arriba y, emocionado por sus nuevos poderes, se confía y pierde el control de la situación. Si tenemos en cuenta no solo su edad, sino que en tomos anteriores era más una carga que otra cosa, resulta muy lógico que haya reaccionado así. Es, al final, una demostración de la virtud de querer ayudar y ser útil.

Edición

Al respecto de la edición seré breve. Planeta Cómic ha sabido mantener el nivel de los volúmenes anteriores. Por consiguiente, hablamos de una serie con un acabado de calidad y una continuidad excelente. Al mismo tiempo, las páginas a color, así como las portadas, son muy bonitas. Sencillo, pero bonito. Sin grandes alardes, pero efectista. En resumidas cuentas, una edición sobresaliente a la cual, cada vez, le encuentro menos defectos y más virtudes.

Conclusiones

Dragon Quest Emblem of Roto #8
Reseña de Dragon Quest Emblem of Roto 8

Superado ese punto de transición, nos encontramos con personajes con una personalidad más definida. Aun con carencias, la historia ha ganado en madurez gracias a una trama ligeramente más pausada. Como siempre, he disfrutado mucho del dibujo. Los cuadros de texto son muy claros, la escenas muy limpias y, en general, la acción es bastante fluida. Es un manga de lectura agradecida y muy disfrutable.

[Total:0    Promedio:0/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here