Reseña de ‘Flash: La unión hace el fracaso’

El hombre más rápido del mundo se enfrenta a dos nuevos desafíos

0

El velocista más rápido del mundo regresa, una vez más, con una secuencia de historias cortas interconectadas las unas con las otras con el propósito de dar a luz a una nueva aventura. En efecto, amantes del cómic: Flash está de vuelta en el que podría ser, perfectamente, un recopilatorio de algunos de los villanos más icónicos de la franquicia. Así pues, el hombre más rápido del mundo tendrá que enfrentarse a dos nuevos misterios ideados por Gail Simone, una de las mujeres más influyentes del mundo del cómic. Siendo una de las artistas más reputadas de su generación, no sorprende la calidad técnica del argumento. Tampoco el arte, ya que la guionista ha contado con dos grandes artistas para acompañar a su creación: Clayton Henry (dibujo) y Marcelo Maiolo (color).

Editada por DC, a España nos ha llegado a través de ECC Cómics. Siendo una de nuestras habituales en materia de superhéroes, repite fórmula: una edición sobresaliente con un trabajo de impresión muy meritorio. En formato cartoné en tapa dura y 184 páginas a color, la editorial recoge The Flash Giant vol. 1 núms. 1 a 7 USA y The Flash Giant vol. 2 núms. 1 a 5 USA en un único tomo que, además, incluye material adicional en forma de portadas. Todo a un precio de 21,50 € que ya os adelanto —si sois fanes de Barry Allen— merece muchísimo la pena.

Podríamos decir, en cierto modo, que Flash: La unión hace el fracaso se divide en dos partes. Si bien es cierto que la secuencia temporal entre ambas es directa, podemos establecer una dicotomía basada en el antagonista de turno. Cada una ocupa la mitad del tebeo —aproximadamente—, aunque las valoraremos en su conjunto. Más allá de un detalle anecdótico, no afecta a la composición del argumento general, por lo que tampoco podríamos hablar (con propiedad) de dos historias diferentes. Dicho esto, podemos comenzar con nuestra reseña.

Sinopsis

De día, Barry Allen es un policía forense que trabaja para la Policía de Central City. ¡Pero siempre que alguien corre peligro, acude más deprisa que un rayo… porque es Flash, el Hombre más Rápido del Mundo! Y más vale que no pierda el tiempo, porque el Velocista Escarlata se enfrenta a una sucesión de villanos como Ola de Calor, que ha subido considerablemente la temperatura de la delincuencia local. Flash es el único capaz de apagar el incendio, pero ¿y si hubiera comenzado un juego más ambicioso cuyo premio fuera la ciudad entera?

¡Averígualo en Flash: La unión hace el fracaso, una emocionante recopilación de relatos a toda velocidad escritos por Gail Simone (Wonder Woman, Aves de Presa) y dibujados por Clayton Henry (Batman/Superman) que narran diversos enfrentamientos contra el Amo de los Espejos, Ola de Calor, el Capitán Frío y muchos más adversarios!

Flash: La unión hace el fracaso

Reseña de Flash: La unión hace el fracaso
Reseña de Flash: La unión hace el fracaso

Maravillosamente ejecutada, la narrativa de Flash: La unión hace el fracaso es uno de sus mayores encantos. Poniendo de relieve el genio creativo de su autora trae a coalición una historia que sabe mezclar —a la perfección— la tensión de un buen combate con la ligereza mental del héroe. Combinando a la perfección el estoico sentido del humor de Flash así como su gran capacidad de raciocinio, Gail Simone establece una dinámica estupenda. Y es que otra cosa no, pero una de las facetas más interesantes de Flash es su peculiar forma de ver el mundo. Acelerado en todo momento, y con un metabolismo que roza lo inimaginable, piensa rápido. Muy rápido. Su principal virtud, en muchos casos, no es la potencia de sus piernas, sino su gran capacidad para condensar y procesar la información.

Gail expresa de forma maravillosa esta realidad regalándonos grandes escenas. Así pues, el cómic está repleto de cuadros de texto que reflejan los pensamientos de Barry Allen. No importa si es en mitad de un combate, una cita o una investigación: su cabeza no para. Es una mente inquieta que lo devora todo a su paso. Muchas veces olvidado, es uno de los rasgos más definitorios del superhéroe. Tal vez por eso sea tan divertido leer una buena aventura suya: porque no tenemos tiempo para aburrirnos. Se aleja muchísimo del oscurantismo de algunos de sus contrapartes, y es que bajo el prisma de su traje todo parece más vivo y colorido. Inclusive, cuando se encuentra contra las cuerdas, nos encontramos sorprendentemente tranquilos.

Y no porque sepamos que va a triunfar. Es su forma de ser la que nos impide sentir esa intranquilidad que otros tantos héroes poseen. Para bien o para mal, Flash: La unión hace el fracaso carece de tensión. El drama nunca es del todo real, lo cual lo aleja —bastante— del arquetipo de aventura convencional. Más allá de un gran peligro, versa su eje en los monólogos del personaje. Incluye, aparte, una gran remesa de villanos y secundarios que se complementan muy bien con Flash. No podemos, sino pues, más que alabar el gran trabajo en la narrativa y el guion de Simone.

El hombre más rápido del mundo

Reseña de Flash: La unión hace el fracaso

Por eso mismo, aun a pesar de ser un tebeo relativamente largo, es muy ligero. Su lectura no es para nada pesada. Es muy posible que los amantes del cómic más duro sientan irrelevantes sus premisas, pero es la característica que lo define. Para bien o para mal, no veremos la desesperación en sus ojos en ningún momento. Ni cuando se enfrente a situaciones difíciles ni cuando observe como, uno a uno, algunos de sus mayores rivales entran en escena. Forma parte de su personalidad. En cierto punto podría haber resultado molesto, todo sea dicho, mas la autora domina a la perfección el ritmo. Lo consigue en parte, también, gracias al increíble arte que la acompaña.

Ya sea en el trazo grueso de Clayton o la paleta de colores de Marcelo, Flash: La unión hace el fracaso destaca de forma sobresaliente en el apartado artístico. Más en concreto, me ha fascinado la ejecución del trazo en los personajes. Haciendo que destaquen bastante por encima del escenario, Clayton tiende a engrosar las líneas negras exteriores de los personajes para así convertirlos en el centro de la acción. Por el lado contrario, y aunque no son nada malos, los escenarios se quedan un poco por detrás en muchos momentos. Tiene sentido, pues la velocidad no te deja apreciar el entorno todo lo bien que te gustaría, pero es algo que debemos reseñar.

Sea como fuere, la comunión entre los tres es total. Adolece, eso sí, de algunos pasajes intermitentes en donde la secuencia de viñetas no es del todo… coherente. Bien construida, falla en momentos muy concretos. No afectan a la lectura global, todo sea dicho, pero están ahí.

Reseña de Flash: La unión hace el fracaso, conclusiones

Reseña de Flash: La unión hace el fracaso
Reseña de Flash: La unión hace el fracaso

Flash: La unión hace el fracaso es un gran cómic. Divertido como él solo, sabe conquistar al lector gracias a su elevado ritmo narrativo. Elocuente y entretenido, maneja muy bien los tiempos. El argumento es potente, aunque tal vez no demasiado original. Revive a algunos de los mayores rivales del personaje para desvelar a un gran enemigo final, lo cual no termina de sorprender. Inclusive, diríamos que la tensión de los combates finales es hipotética, ya que nunca termina de arrancarnos un suspiro de angustia. Por lo tanto se ejecuta como una lectura ligera. Coherente en mayor medida, ofrece una lectura llamativa y atractiva que —seguramente— contentará a los fanes del personaje.

[Total: 1   Promedio: 1/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here