‘My Next Life as a Villainess: All Routes Lead to Doom!’, reseña anime

¿Katarina ha salvado la primavera? ¡Descúbranlo!

0

Finaliza la primavera y con ella los estrenos de la temporada. Por ello, hoy os traemos la reseña de My Next Life as a Villainess: All Routes Lead to Doom!, anime que ha salvado la primavera otaku; está basada en las novelas de Hamefura, escritas por Satoru Yamaguchi e ilustradas por Nami Hidaka. La serie cuenta con la animación del estudio Silver Link y hemos podido disfrutarla semanalmente en la plataforma Crunchyroll. Además, ya os hablamos de los primeros capítulos de la serie aquí, y por último, os recuerdo que tiene una segunda temporada confirmada para alegría de todos.

My Next Life as a Villainess: All Routes Lead to Doom!

La gente guapa de ‘My Next Life as a Villainess: All Routes Lead to Doom!’

Sinopsis

Katarina Claes es la joven heredera de una rica familia que un día recibe un golpe en la cabeza con una piedra y recupera los recuerdos de su vida pasada. Resulta que el mundo en el que vive no es real, o eso cree ella, puesto que es el mundo de Fortune Lover, un juego otome con el que estaba obsesionada en su vida anterior… ¡pero su papel es el de la villana que intenta estropear todos los romances a la protagonista!

Un isekai de corte ¿romántico?

La serie comienza como todas las historias isekai: nuestra heroína muere y aparece, en este caso reencarnada, en un mundo de fantasía. Katarina crece y en su tierna infancia, cuando parece condenada a ser una joven malvada, tiene un pequeño accidente y recupera los recuerdos de su anterior vida. Tremenda sorpresa nos llevamos cuando descubrimos que se encuentra en un juego otome al que estaba enganchada en vida. Pero no como la protagonista del mismo, si no como la mala del juego la cual siempre acaba teniendo el peor de los destinos. Ahí comienzan las aventuras de Katarina y su grupo de amigos, los protagonistas del juego.

A pesar de que la trama gira en torno a un juego de citas, no se trata de una serie romántica. Hay interés amoroso a raudales, aunque esto no es ni mucho menos el principal interés de nuestra protagonista. El toque refrescante de la serie, del cual hablé en las primeras impresiones pero el cual no se ha desvanecido en toda la obra, es su interés por no morir. Lo único que quiere Katarina, como es lógico, es tener una vida larga y feliz, y por ello pone todo de su parte para asegurarse un futuro. En su mayor medida es una serie sobre jóvenes nobles haciendo cosas divertidas y queriendo mucho a Katarina, y eso no es malo ni mucho menos. Porque yo también la quiero.

El mayor problema de la serie lo encontramos a la hora de confrontar el romance de los personajes. Para empezar, Katarina no se imagina ni por un momento que todos la quieren a ella. De hecho, hace caso omiso a más de una declaración directa de más de un personaje, e incluso insiste en que, cuando pregunta si aman a alguien, se refiere a alguien del sexo opuesto. Lo cual me dolió, porque —anteriormente— en la serie se habla de una posible relación homosexual. Pero le perdonamos todo, ¡tiene un huerto ecológico, es maravillosa! De todas formas, la serie nos ofrece mucho más, así que la falta de romance no significa nada, puesto que cada capítulo de la serie es divertido y te muestra aspectos de ese mundo y sus personajes que enamoran.

Katarina y su harem

La serie nos brinda con una plantilla de jóvenes atractivos y señoritas hermosas. Con todo, cada uno tiene una personalidad arquetípica que no termina de evolucionar. No obstante, están tan bien construidos dentro de su arquetipo que es imposible que no resulten, lo que menos, simpáticos. Son buenas personas, quizá demasiado, y adoran a Katarina todos y cada uno de ellos. Lo cual, como jugadora de este tipo de juegos, resulta entrañable. Se enamoran de la jugadora, tanto dentro del juego como fuera. Todos están hechos para gustarnos, y las amigas de Katarina son bastante divertidas. ¡Incluso sus padres nos regalan momentos divertidos!

El personaje de Katarina es el mejor, lo cual creo que es algo en lo que la mayoría estamos de acuerdo. Podría deciros decenas de cosas que la hacen un personaje interesante. Sin embargo, sin duda alguna, me quedo con la inteligencia de los autores por no hacerla una fracasada en vida. Era otaku, sí, pero tenia una amiga, iba a clase y mantenía buena relación con su familia. Esto explica que tenga una buena personalidad, hobbys y sea bastante extrovertida. Y que sea más significativo el amor de los personajes por ella.

También me gustaría destacar el personaje de Maria, la protagonista real del videojuego. Es una joven muy dulce y amable y que, además, cocina galletas; es perfecta. Se crea muchísima expectativa sobre su figura, ya que es la responsable directa de que Katarina viva un peligro constante. Si finalmente ocurre la tragedia o no, dejaré que lo descubran ustedes mismos.

Aspectos técnicos

La serie tiene una buena animación; más que decente en la mayoría de escenas. Los colores son muy llamativos, al igual que el diseño de los personajes. Además me gustaría destacar el buen trabajo de la actriz de voz de Katarina, la cual no solo le pone voz a ella, si no a las 5 Katarinas que habitan y debaten en la cabeza de la misma. Inclusive, logra dotar de personalidad propia a todas y cada una de ellas. El estudio Silver Link cuenta con algún que otro éxito, pero su apuesta por adaptar esta novela ha sido todo un acierto. Han hecho un gran trabajo, ya que se nota cariño a la hora de adaptar esta historia. Tanto el opening como el ending son temas divertidos y que visualmente son entretenidos, aunque no creo que se conviertan en la canción favorita de nadie.

Conclusiones

¿Nos encontramos ante el mejor anime isekai de la historia tal y como proclamaba en mi anterior entrada? Quizás me vine un poco arriba, pero que estamos ante el mejor anime de fantasía isekai desde hace un par de años. No tengo dudas. Es divertido, te hace sentir calentito por dentro, Katarina es el mejor personaje femenino en un anime de fantasía licenciado por Crunchyroll desde… ¿siempre?

Y sí, al final termina siendo un anime sobre gente guapa haciendo cosas de gente guapa, pero en pleno momento histórico donde en la televisión solo vemos malas noticias, el anime es nuestro escape, como lo ha sido siempre. Y si no podemos apreciar desconectar 20 minutos para reírnos y pasarlo bien con las aventuras de gente entrañable, ¿qué nos queda a los frikis? Os recomiendo Katarina, y el hummus del Mercadona. Y pasarlo bien, y dejarnos de clasismo a la hora de disfrutar de nuestro hobby. Katarina mola.

[Total: 2   Promedio: 4.5/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here