Matar a un ruiseñor de Harper Lee

0
Compartir

Un clásico de la literatura norteamericana que no puede faltar en ninguna estantería: «Matar a un ruiseñor». Un libro cuya temática es conocida por todos, un negro es injustamente acusado de haber violado a una mujer blanca. Pero, a pesar de ser un tema muy conocido, merece la pena leer el libro para ver cómo nos cuenta esta truculenta historia la pequeña Jean-Louis Finch.

Datos del libro

Título: Matar a un ruiseñor

Autora: Harper Lee

Editorial: Zeta Bolsillo

 

Sobre la autora

Nelle Harper Lee nació en Monroeville, un pequeño pueblo de Alabama, en 1926. Y 89 años más tarde falleció en ese mismo rincón de Estados Unidos.

A pesar de solo haber publicado dos obras: «Matar a un ruiseñor» y «Ve, y pon un centinela», obra que no se publicó hasta 2015 y que en realidad fue escrita por Lee antes que su famoso libro y es en realidad el primer borrador de su primera novela.

La amistad que mantuvo con Truman Capote («A sangre fría») llevó al autor a basar uno de los personajes de su obra «Otras voces, otros ámbitos» en Harper Lee. Capote confesó que son ellos los que están en el libro. «El señor y la señora Lee, la madre y el padre de Harper Lee, vivían muy cerca de mi casa, y ella era mi mejor amiga. Soy un personaje de ese libro. Su padre era abogado y ella y yo solíamos ir a los juicios juntos todo el tiempo cuando éramos niños. Íbamos a los juicios en vez de ir al cine, como lo hacían otros niños». Afirmó.

Lee fue galardonada en varias ocasiones: recibió el premio Pullitzer en 1961 junto con la Medalla Nacional de las Artes y la Medalla Presidencial a la Libertad en 2007. También fue miembro de la Academia Estadounidense de las Artes y las Letras.

 

Matar a un ruiseñor

En el ficticio pueblo de Maycomb en el sur de Norteamérica, la pequeña Jean-Louis «Scout» Finch vive junto a su hermano y su padre. «Matar a un ruiseñor» se desarrolla durante tres años, en mitad de la Gran Depresión. Atticus Finch, el padre, defiende a un hombre negro acusado de violar a una joven blanca. Pero eso es tan solo el trasfondo de sus vidas.

Scout y su hermano Jem viven fascinados por un personaje que vive junto a ellos pero que a penas se deja ver, su vecino «Boo» Radley. Pasan tres años Tres años en los que Scout crece y se convierte en una pequeña dama. A ella no le hace gracia, pues disfruta más subida a un árbol que tomando el té. Tanto Jem como Scout pasan estos años viendo como su padre defiende lo indefendible en aquella época: la inocencia de un negro.

Los niños están muy interesados por el juicio de su padre y consiguen verlo desde las gradas. Además, defienden a su padre a capa y espada, ante cualquiera que se atreva a acusarlo. Todo esto a pesar de que no acaban de comprender las consecuencias que puede tener. Atticus es un hombre mayor que enseña a sus hijos que la bondad y la justicia han de ser para todos, no solo para aquellos cuya piel es más clara. Y recordad lo que decía Atticus a sus hijos…

«Disparad a todos los arrendajos azules que querais, si podeis acertarles, pero recordad que es un pecado matar a un ruiseñor.»

Opinión personal

No quiero decir más ni del caso ni de lo que pasa al final. Creo que el placer de descubrir esta historia tan universal es demasiado maravilloso. Lo que os voy a decir es que es sorprendente, no tanto el argumento, si no cómo está escrito. La voz y los pensamientos de Scout, una niña, chocan con la realidad en la que vive constantemente. ¿Por qué un negro no puede tener un juicio justo? ¿cuál es el motivo por el que nadie le cree? ¿por qué me tengo que poner un vestido y ser una dama si quiero estar en pantalones?

Este libro es un clásico, y a veces eso puede que no atraiga a todos los lectores, pero creo que tal y como Harper Lee cuenta la historia es un éxito seguro.

Si este verano queréis disfrutar de un Pulitzer este es vuestro libro. No puede ser menos que un 9/10.

 

 

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario