Juegos sin terminar: ¿por qué los jugadores los abandonan?

Hoy comentamos un fenómeno curioso que lleva a muchos jugadores a dejar a medias sus títulos.

1

Actualmente, vivimos en un mundo lleno de grandes obras audiovisuales repleto de películas, series y videojuegos. No obstante, ¿qué pasaría si os digo que este último es el medio el cual menos personas llegan a finalizar? ¿Cuál es el motivo? ¿Es culpa del jugador o de los desarrolladores?

No acabamos todos los juegos

Juegos sin terminar
Juegos sin terminar – Un 40% de los jugadores no terminan sus juegos

Es muy curioso que, a día de hoy, en casi cualquier listado de logros o trofeos hay un bajo porcentaje por completar juegos en específico. Más aún si vamos a obras de gran extensión como los mundos abiertos. El resumen es claro: una abrumadora cantidad de jugadores no llegan a completar los títulos que compran. No me refiero a terminarlo al 100%, sino a —tan siquiera— ver los créditos finales. Para poder hacernos una mejor idea de lo que os hablo, vamos a echar un ojo a unos datos publicados durante la GDC de 2014. En estos, Tom Abernathy, líder de la narrativa en Riot Games, y Richard Rouse, diseñador de Microsoft, hablan del tema. A grandes rasgos, comentaron que «un 40% de los jugadores promedio no llegan al final de sus historias».

Los datos trataban desde mundos abiertos hasta narrativas puras. Es más, expusieron que, en los títulos de narrativa, existía lo que ellos apodan como Death to the Three-Act Structure (Muerte a la estructura en tres actos). Esta teoría asegura que una gran mayoría de los jugadores no se ven atraídos en una primera instancia por la historia, lo que conlleva al abandono prematuro; pierden el interés por la historia, lo que te obliga a realizar contenido reiterativo y exposición de personajes sin gran relevancia para el devenir general de la historia. Ciertamente, esto ha ido cambiando con los años, ya que estamos ante unos datos expuestos en 2014 y el porcentaje se ha incrementado con el paso de los años.

No obstante, todos hemos dejado este tipo de proyectos, más de una vez, a medias. Los abandonamos o en la galería de Steam junto a otros sin iniciar o a medio camino. Muchos hemos desistido con títulos cuya historia no nos ha atraído desde un primer momento. O lo que es incluso peor, no hemos conectado con su gameplay porque nos ha aburrido. Sin embargo ¿qué ocurre con los juegos de mundo abierto a día de hoy? Son los que más abandonos sufren. En mi opinión se debe a 3 puntos muy específicos.

1. Los juegos son demasiado largos

Juegos sin terminar – Cuando superan las 80 horas de historia principal

Hoy en día, en los videojuegos prima hacerlo todo a lo grande. Es más, cuando hablamos de desarrollos Triple A, la mayoría son mundos abiertos. A veces, inclusive, son tan vastos y llenos de contenido que abruman al jugador. Muchas veces, hablamos de títulos cuya duración es extendida innecesariamente hasta las 60, 80 o 100 horas de contenido e historia que no aportan nada a la trama global. Desemboca, como es evidente, en que muchos de tus jugadores te abandonen de forma prematura. ¿Por qué? Sencillamente, porque se han aburrido o tienen otras opciones mucho más cortas y entretenidas.

2. El contenido repetitivo

Juegos sin terminar
Juegos sin terminar – Mapa de AC Unity

¿Cuántas veces hemos abierto el mapa y hemos sentido que la cantidad de iconos llega, incluso, a frustrarnos? En muchos casos, nos genera hasta pereza. ¿Cuántas veces hemos decidido ignorar todos esos iconos de interrogación que nos señalan? Todo ello para enterarnos de que, en cierto punto de la historia, ese contenido pasará a ser obligatorio si queremos seguir avanzando en la trama principal. Ejemplo perfecto de ello son las típicas misiones de liberación de territorios, limpieza de guaridas enemigas, recolección de materiales de fabricación, etc.

Personalmente, he perdido la cuenta de la cantidad de juegos que me han hecho pasar por estas mecánicas de repetición una y otra vez. Al final, llegaba a un punto en que necesitaba irme a otra cosa de lo frustrante que era ver misiones clónicas que no terminaban nunca. Obras actuales que ejemplifican esto a la perfección serían títulos como Assassin’s Creed, Marvel’s Avengers, Far Cry o el muy reciente Cyberpunk 2077. Y esto por poner unos pocos ejemplos.

Con esto no quiero que se me mal entienda: la repetición en los juegos es algo bueno en cierto modo. Repetir una mecánica una y otra vez es lo que nos engancha y hace que queramos seguir jugando. Sin embargo, me parece que esto viene mejor si se aplica a obras más condensadas y no tan extensas con kilómetros y kilómetros de terreno que cubrir donde, para ir del punto A al punto B, se requiere un tiempo excesivo.

3. Los jugadores crecen

Juegos sin terminar – Los jugadores tenemos menor tiempo disponible para jugar

Todos recordamos jugar durante horas y horas a nuestros juegos favoritos cuando éramos más pequeños. Cientos de horas jugadas a multitud de obras. Incluso, cada vez que los terminábamos los volvíamos a empezar con la misma ilusión sin cansarnos nunca. Como todos hemos comprobado, son bonitos recuerdos que a día de hoy nos sería muy difícil reproducir. Más aún llegando a ciertas edades donde las responsabilidades son mayores y el tiempo que le podemos dedicar es mucho menor. ¿Por que motivo le íbamos a regalar 100 horas a un juego donde unas 50 horas son de contenido que realmente no nos divierte y perdemos el poco tiempo libre que disponemos?

Por ello, la proliferación masiva de juegos multijugador, donde unos puede desconectar rápidamente en partidas rápidas de entretenimiento instantáneo. No obstante, exigimos lanzamientos de juegos constantes, nos hacemos con ellos gracias a tener mayor poder adquisitivo y luego ahí se quedan, acumulando polvo.

Está claro que los desarrolladores se ven obligados por las empresas a crear juegos enormes. Por ello, la única manera de rellenar estos huecos es con este tipo de contenido repetitivo para alargar, de manera artificial, una historia que, quizá, en 20 horas podríamos completar sin problema. Las empresas no ven esto así y lo que quieren es poder presumir del lanzamiento más grande, con más contenido y más ambicioso hasta la fecha. Puro marketing que oculta una fachada mucho más vacía de proyectos que se ven lastrados por contenido simple y que muchos abandonarán a mitad del camino.

Menos cantidad, más calidad

Juegos sin terminar
Juegos sin terminar – Calidad y contenido de los mundos abiertos

Lo que necesitamos, creo yo, sería menor cantidad y mayor calidad. Respecto al contenido secundario, es mejor ofrecer mayor profundidad narrativa para evitar que nos sintamos frustrados por una trama que no avanza. Cómo no, es imprescindible que ese contenido sea realmente divertido. Puede existir cierta repetitividad, eso está bien, pero siempre en una justa medida. Porque se pueden hacer juegos de 80 horas de gran calidad. En caso contrario, miremos ejemplo como The Witcher 3 Wild Hunt o Red Dead Redemption 2. En ellos existen gran cantidad de actividades, pero cada una de ellas en su justa medida.

¿Qué opináis vosotros de todo esto? ¿Son los videojuegos a día de hoy demasiado largos?¿Llegáis a terminar todos los títulos que jugáis?

1 Comentario

  1. Sinceramente tienes mucha razón en todo, deberían hacer juegos triple A con mas calidad en vez de cantidad, al final es lo que uno busca, yo le he echado al AC Valhalla 130 horas y al final de historia son en verdad 50 horas o menos y el contenido que tiene secundario no merece mucho la pena ya que muchas misiones secundarias son repetitivas y tediosas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here