Análisis de ‘Godfall’

Godfall es un juego centrado en el combate, que irá mejorando a medida que avancemos.

0

Macros cree que la guerra terminó, pero nuestra lucha solo acaba de empezar.

La nueva generación de consolas ya está aquí. Sin embargo, solo unos pocos afortunados han podido disfrutar de las plataformas de juego. En cualquier caso, hoy os traemos el análisis de Godfall, uno de los títulos que acompañaban la salida de PlayStation 5 de la mano de Counterplay Games.

Enfrentamiento entre hermanos

Análisis Godfall
Análisis Godfall

La historia no es algo muy novedoso. Encarnaremos a Orin, un valoriano. Por ciertas circunstancias, se verá obligado a enfrentarse a su hermano Macros en una batalla a muerte. De primeras, nuestro personaje caerá derrotado ante su rival. Y ahí es cuando comienza el juego. Nuestro objetivo será ir completando diferentes misiones para subir de nivel, mejorar nuestro equipo… Es decir, hacernos más fuertes para poder enfrentarnos a nuestro hermano y salir victoriosos de tan cruenta batalla.

Como he dicho, la historia es tan simple como la de «un bueno que tiene que hacerse fuerte para derrotar al villano». No hay más. Y es que el título tampoco lo busca, pues lo importante no es la narrativa, sino el combate. Al final, Godfall busca que el jugador disfrute del combate. Y lo consigue.

Combates dinámicos y emocionantes

Análisis Godfall

Siempre se tiene que empezar por lo básico, y eso puede llegar a ser lo más pesado. Es cierto que durante los primeros compases,el combate será muy similar al de otros miles de proyectos del género: con un botón haces un ataque normal y con otro un ataque pesado. Y ya. Sin embargo, a medida que la historia va avanzando y consiguiendo mejores armas, habilidades y mejorar a nuestro personaje, el combate es otra cosa. Por ejemplo, podremos hacer uso de un escudo con el que protegernos de ataques enemigos, e incluso lanzarlo para golpear a enemigos que estén lejos.

Esquivar será una opción muy práctica y necesaria si queremos sobrevivir a los enfrentamientos más difíciles contra los jefes más complicados. Por último, tenemos las habilidades. Nuestro personaje, según vayamos derrotando enemigos, irá subiendo de nivel. Esto nos proporcionará la capacidad de desbloquear diferentes técnicas que encontraremos en el menú. Con ellas, aprenderemos nuevos ataques que harán de la batalla algo más divertido que aporrear dos botones hasta derrotar al enemigo de turno. Y por si todo esto fuera poco, también podremos equiparnos con diferentes objetos, como anillos o amuletos, que nos proporcionarán mejores estadísticas para nuestro personaje.

Asimismo, podremos cambiar de arma, adaptando al personaje al estilo de combate que más nos guste. Por último, y no menos importante, tendremos las armaduras. Esta es la característica que identifica el juego, pues todos los personajes vendrán portando una armadura llena de detalles. A lo largo de la aventura, y una vez reunamos los materiales necesarios, podremos ir fabricándonos otras nuevas que nos darán mejoras,  ataques y demás. Así, no solo nuestro personaje será más fuerte, sino que la apariencia de nuestra armadura cambiará, siendo cada una más increíble que la anterior.

Apartado técnico y novedades del DualSense

Análisis Godfall
Análisis Godfall

Debo admitir que Goodfall entra muy bien por los ojos. La cinemática inicial ya te deja con la boca abierta ante la calidad gráfica que tiene. La imagen es  nítida, los gráficos realistas y los diseños muy llamativos. Todos los personajes, como ya he dicho, llevan una armadura que está plagada de detalles y son muy curiosas de ver. Todas ellas, claro está, cuentan con diseños diferentes, haciéndolas totalmente únicas entre sí. Los escenarios pueden parecer todos muy similares, y lo son.

Sin embargo, cada uno tiene un color que lo caracteriza, pero gozan de una paleta muy viva y llamativa; querrás pararte a mirarlo todo y a disfrutar de las vistas. La banda sonora, aunque cuenta con temas bastante movidos para las peleas, o el tema inicial, que te mete de lleno en la historia, suele brillar por su ausencia, y es que casi ni te enteras de que está ahí. Pasa a un segundo plano que no te deja apreciarla en todo su esplendor. Por otro lado, una de las cosas que más me han gustado de este juego (y de PlayStation 5 en general) han sido las funciones del DualSense.

En Godfall podemos disfrutar del mando únicamente en las batallas. Aquí podremos apreciar la vibración háptica siempre que nuestro personaje ataque. La verdad es que es una gozada contar con esta tecnología ya que, junto a los gatillos adaptativos, me parecen de las cosas más revolucionarias de la nueva generación. Cuando estemos envueltos en un combate y empecemos a pelear con nuestro enemigo, el mando vibrará siguiendo la dirección de nuestros ataques. Así, podremos sentir como si tuviéramos la espada en nuestras propias manos.

Problemas con la cámara

Análisis Godfall
Análisis Godfall

Para terminar, me gustaría quejarme de algo que, en mi opinión, creo que se debería mejorar. Como he repetido a lo largo de todo el análisis, le dad mucha importancia al combate, siendo este el pilar principal sobre el que se apoya Godfall. Sin embargo, ha habido un aspecto que creo que se podía optimizar: fijar al enemigo. Sí, tienes la opción de fijar enemigos, lo cual está muy bien y es muy necesario. ¿El problema? Que la cámara no acompaña. Me explico.

En cualquier juego que me venga ahora mismo a la cabeza que cuente con la opción de fijar al enemigo, la cámara se va a mantener centrada en dicho enemigo, haciendo que sea el foco principal y no perdiéndole de vista en ningún momento. Aquí puedes fijarle, pero la cámara la tienes que controlar tú, ir moviéndola para seguir al objetivo, pues ella, por sí sola, no lo hace. Creo que es una decisión errónea.

Considero que se debería poder arreglar este fallo con una actualización posterior o de alguna otra manera. En resumidas cuentas, no me parece muy práctico que, en un escenario rodeado de enemigos, tengas que ponerte a buscar a quien estabas pegando porque la cámara no es capaz de seguirle. Si el juego fuese corto sería algo que puedes dejar pasar, pero tiene una duración aproximada de entre 10 y 15 horas. Teniendo en cuenta que el 90% del tiempo lo pasamos inmersos en peleas, no me parece acertado que se haya hecho de esta manera.

Conclusión

Análisis Godfall
Análisis Godfall

Godfall es un título entretenido con el que iniciarse en la nueva generación de PlayStation. Es un título que, si bien no nos proporciona una historia emocionante que nos pone los pelos de punta, sí que nos ofrece un combate entretenido, que podremos ir mejorando a la par que nuestro personaje y que se volverá más divertido por momentos.

Hace uso de las funciones del DualSense, cosa que se agradece, pues hoy en día muy pocos juegos sacan algo de potencial a estos mandos y se echa mucho en falta, ya que títulos como Astro’s Playroom nos han dejado con ganas de más. Con una duración más que aceptable, muy buenos gráficos y un combate trepidante, Godfall es una muy buena opción si quieres iniciarte en PlayStation 5.

Análisis de Godfall. Clave de juego cedida para PS5 por Precisión Comunicación España.

[Total: 1   Promedio: 5/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here