‘Dragon Ball Super’: análisis episodio 130

Analizamos el episodio 130 de 'Dragon Ball Super', penúltimo de la serie

0

Episodio 130: «¡Una confrontación sin precedentes! ¡¡La última batalla por la supervivencia!!»

Y, por fin, llegó la tan esperada batalla. El episodio 129 supuso, desde luego, un gran paso adelante en la trayectoria de Dragon Ball Super. A pesar de las críticas en cuanto a su diseño, la forma final del Ultra Instinto consiguió emocionar a espectadores de una forma que pocas veces se ha visto. Dejando a un lado el reciclaje en animación, el resultado final fue más que decente, y el hype por este episodio era muy alto. Afortunadamente, la serie ha sabido lidiar con ello y ofrecer el, quizás, mejor episodio de toda la serie. Puede que suene exagerado, pero así es como yo, como espectador, lo sentí.

Reconozco que disfruto con la franquicia Dragon Ball, con sus más y menos —que no tiene pocos, y los reconozco, evidentemente—. Con los años —me hago viejo— veo cosas que antes no veía y uno se vuelve más crítico. Desde el principio, tuve mis reservas con Super. Ni lo odiaba, ni me encantaba; me encontraba más bien en un término medio, que tiraba más bien hacia el lado negativo. No veía emoción, ni espectáculo en los episodios nuevos… y teniendo en cuenta que se trata de una franquicia muy, pero que muy popular, con un gigante de la animación detrás —Toei—, acaba siendo ciertamente decepcionante encontrar un producto carente de interés y con una animación tan pobre. Pese a todo, debo decir que la evolución con los años de Super ha sido francamente positiva. Este episodio 130 es, sin duda, el reflejo de este avance.

Un episodio gratificante

El nuevo episodio de Dragon Ball Super ofrece, en mi opinión, lo que se buscaba desde el principio de esta nueva serie: batallas épicas, buena música, nostalgia bien llevada… No exagero si digo que este episodio ha conseguido emocionarme, impactarme y sorprenderme. Aunque eso no quita que tenga sus fallas. Tal y como ocurría en el episodio 129, hay algunas escenas recicladas, pero en conjunto presenta una calidad tan lograda, que realmente consigue sumergir al espectador en el espectáculo. La batalla es espectacular, desde el punto de vista técnico, pero también está lograda en cuanto al desarrollo de los personajes. Jiren vuelve a rememorar su pasado, y tanto él como Goku vuelven a chocar en cuanto a su motivación por el combate.

Choque de reyes

Este choque, además, resulta muy interesante, pues nos muestra a un Jiren fuera de sus casillas y a un Goku más orgulloso que nunca. La pasividad de Jiren y su tranquilidad se ven perturbadas por la fuerza final de Goku y su miedo a perder. Así, Jiren explota y surge un nuevo poder. Vemos a un Jiren mucho más musculado, más bestia y descontrolado que nunca. Tal es su descontrol que incluso intenta destruir a los amigos de Goku —un momento que viví que tensión, debo decir—. Jiren pronuncia así una frase, a modo de declaración de intenciones: «El poder en el que crees se puede eliminar fácilmente».

Goku explota y, literalmente, destroza a su enemigo. Jiren yace en el suelo, derrotado. Sin embargo, cuando Goku finalmente se decide a sacarlo del campo, ocurre algo inesperado. Goku cae. De él surge una especie de poder desatado que sobrepasa su control. El Ultra Instinto ha conseguido ser más fuerte que el propio Goku. Jiren, ante esta posibilidad de ganar, está dispuesto a eliminar a Goku. Pero entonces, vuelve la sorpresa… ¡¡Freezer!! Y no solo eso, ¡¡A-17!! Los desaparecidos renacen, cual ave fénix, de sus cenizas para defender a su compañero de universo. Y ahí queda todo. Increíble, por cierto, que dos antiguos villanos de la franquicia supongan en Super un rayo de esperanza y emoción.

Notables aspectos técnicos

Como bien decía párrafos atrás, este episodio ha ofrecido todo lo bueno de esta serie y lo que se esperaba. La animación ha sido muy superior a lo que se esperaba —incluso en algunos aspectos supera a momentos de la tan alabada Z—, y con sus fallas, hay que entender que se trata de un episodio de una serie semanal. Los tiempos son los que son, y teniendo esto en cuenta, el resultado es más que notable. El episodio, además, ofrece un espectáculo visual muy variado. Presenta buenos flash-backs, cambios de color y paleta, pequeños detalles visuales y, en definitiva, elementos que combinan a la perfección. Una vez más, la música acrecenta la emoción y la tensión vivida, y se unen a esta batalla que, seguramente, pase a los anales de la historia de Dragon Ball.

En definitiva…

Con sus aciertos y desaciertos, voy a resumir este episodio 130 como la batalla que todos esperábamos. Un capítulo de lujo quedeja con buen sabor de boca, con grandes escenas de acción, sorpresas y dosis de nostalgia. ¿Lo malo? La serie termina en el próximo episodio, y no sé si los fans estamos preparados para esto. El torneo debe terminar y, con él, queda el final de la serie, el deseo de quien gane el torneo… Muchas cosas para tan poco espacio. Espero que la semana que viene venga a contaros que el final ha sido una maravilla. Y aunque no lo sea, nos quedará el buen recuerdo de aquello positivo que nos ha ofrecido Dragon Ball Super.

Disponible en Crunchyroll

Dragon Ball Super está disponible legalmente gracias a la plataforma online Crunchyroll. Podéis ver todos los episodios emitidos aquí. Os dejamos, además, con la lista de todos los episodios analizados de la serie a continuación. ¡Gracias por leernos y nos vemos la semana que viene!

[Total: 1   Promedio: 5/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here