Análisis de ‘World War Z’

Análisis e impresiones

0
Compartir

¡Hola, muy buenas amantes de los videojuegos! World War Z, la archiconocida novela de Max Brooks ha llegado, por fin, a nuestras consolas. Tras dejar hordas de muertos a su paso por los cines de todo el mundo le ha tocado a nuestra plataforma de juego. Así se lo ha propuesto Saber Interactive, estudio responsable de adaptar la obra del ya mencionado autor. Ya sea en PlayStation 4, Xbox o PC (Epic Games Store se ha hecho con su lanzamiento en exclusiva) tocará sacar nuestro lado más sádico y preparar carne picada de cenar.

Hordas de no muertos surgidos de la misma nada protagonizarán uno de los lanzamientos más esperados por los amantes del género. Porque, en efecto, somos muchos los fanáticos de los llamados zombis. Con no pocas similitudes con la cinta de cine, y ambientándose muy claramente en los pormenores postapocalípticos de su contraparte literario, llega World War Z.

¿Qué es World War Z?

Zombis

Seré breve: World War Z es un shooter en tercera persona con mecánicas sencillas pero muy eficientes. Entretenido a la par que adictivo, el proyecto de Saber Interactive ha puesto toda la carne en el asador online. O lo que es lo mismo: aunque se puede jugar bajo la variante de un solo jugador, es en el multiplayer donde World War Z desata todo su potencial. Por consiguiente, podríamos dividir la experiencia en dos vertientes diferentes. Por un lado, el multijugador. Ya sea con amigos o con gente desconocida —recomiendo encarecidamente la primera opción— nos enfrentaremos a centenas de no muertos. Asimismo, el juego también ofrecerá la posibilidad de introducirnos en el mundo del PvP en base a una serie de modos de juego que iré comentando más adelante.

Seguidamente, el modo offline. Si el cooperativo y/o competitivo es su punto fuerte, el modo de un solo jugador es su talón de Aquiles. Si quieres un juego que destaque por su campaña de un solo jugador este no es tu juego. Porque, en efecto, WWZ quiere que nos enfrentemos a centenares de zombis, pero quiere que lo hagamos acompañados. Sí, se puede jugar en solitario, pero el grado de diversión se reduce de forma drástica en dicha situación.

¿Es este un error? Habrá quien lo consideré un fallo por parte del estudio. En lo personal, por ejemplo, habría preferido un mayor énfasis en ese juego solitario. Empero, no puedo considerar que sea una equivocación. Es, a fin de cuentas, una decisión del estudio muy consecuente con el modelo de negocio y mercado de la era actual. Sí, amigos míos, el online es lo que está a la orden del día y, en ese sentido, estamos ante un juego, cuando menos, muy interesante.

Una sistema de juego sencillo a la par que efectivo

Una sistema de juego sencillo a la par que efectivo

Los más nostálgicos citarán al mítico Left 4 Dead 2 a la hora de trazar una comparativa con otro juego del mercado. Aunque es cierto que el ejemplo no es equivocado, resultaría injusto para el estudio limitarnos a tal comparación. En efecto, bebe de las mismas bases que el monstruo de Valve, pero goza de personalidad propia. Recordaremos el proyecto de Steam en a gameplay general: una serie de zonas divididas en niveles o capítulos por lo que avanzar. Un grupo de cuatro supervivientes armados hasta los dientes y con diferentes opciones de equipamiento. Armas primarias, secundarias y pesadas, botiquines, etc. La idea base es similar, pero World War Z busca una complejidad mayor.

Es ahí donde entra el sistema de clases y la personalización del armamento. A la hora de jugar tendremos diferentes clases: pistolero, destructor, médico, manitas, rebanadora y exterminador. Cada especialización tendrá una serie de habilidades a ir desbloqueando y un equipo inicial diferente. Gracias a esto seremos capaces de obtener una experiencia de juego un tanto más personal en base a nuestro estilo de juego; las mejoras que podremos desbloquear en nuestras armas colaborarán a crear esta experiencia. ¿Es un sistema complejo o muy profundo? No. Empero, resulta prometedor e interesante. No dudo que, con el tiempo, se irán creando nuevas clases. El potencial de convertirse en un juego con una alta variabilidad estratégica está ahí. Y, en caso contrario, pues contamos con una serie de herramientas con las que dotar al juego de un punto extra de diversión.

Jugabilidad impecable

Si en algo destaca el título es en lo pulido de sus mecánicas. Son sencillas, es cierto, pero están muy bien hechas. No podremos correr por mucho tiempo, saltar es un sueño húmedo y la gama de acciones disponibles es excasa. Sí, todo eso es cierto. Pero es igual de cierto que el estudio ha logrado crear un sistema muy fluido; el ritmo de juego es perfecto. La sensación de épica está muy lograda y, a no ser que así lo queramos, la exploración no tendrá complicación ninguna. ¿Cómo se consigue esto? Con una cámara en tercera persona muy bien plantada y un control muy notable de la mira. El control del equipamiento, que no solo de las armas, es muy satisfactorio engendrando, de esta manera, un gameplay intenso a la par que divertido.

Campaña y modo multijugador

Análisis World War Z (2)

La campaña, como ya mencioné, se divide en zonas. Hablamos, ahora siendo más concretos, de Nueva York, Tokio, Moscú y Jersusalén. Estas, a su vez, se distribuyen en capítulos. En total contamos con 11 misiones diferentes (podemos optar por muy diversas dificultades aumentando así su grado de rejugabilidad) bastante sencillas en el plano narrativo. World War Z no innova demasiado en lo que a contar historias se refiere, pero tampoco pretende ser un pionero del mundillo. La estructura de cada capítulo es simple: avanzar por un mapa lineal —con diversos desvíos— cumpliendo objetivos. No tiene mucho más, pero tampoco le hace falta. Es divertido gracias a esa sencillez.

No obstante, también es cierto que se echa de menos algo más de variedad en un gameplay que se termina quedando algo corto tras varias sesiones de juego. Con todo, creo que el tiempo, los DLC y las expansiones pueden hacer de WWZ una experiencia a tener muy en cuenta. Con todo, el juego centra toda su fuerza en el plano de la jugabilidad; el alarde técnico y gráfico del estudio es digno de elogio. ¿El problema? Que todas sus virtudes se diluyen en caso de no jugar con amigos. Sí, el punto fuerte del título de Saber es jugar con otros tres amigos y distribuiros la acción de forma organizada. Jugar con desconocidos pierde un punto, mas es igualmente divertido.

Por desgracia, la IA de nuestros compañeros es un tanto errática provocando que el modo offline sea bastante peor que el resto. ¿Por qué? Nos reanimarán, nos ayudarán, tendrán buena puntería, pero… Siempre hay un pero, y en este caso es su incapacidad de usar los elementos del entorno, curarse así mismo o, simplemente, usar armamento pesado. Sus acciones están bastante limitadas.

Variedad de zombis y PvP

Análisis World War Z (3)

Sería imposible desarrollar un título de tales características sin una mínima variabilidad en el apartado zombi. Pero no han sido necesarios grandes alardes para dotar al título de gran personalidad en ese sentido. Dentro de los zombis normales los hay que van andado, por así decirlo, y los que corren; la inmensa mayoría. Pero hay no muertos especiales con capacidades diferentes. Todos, sin embargo, mantienen cierta lógica. Hay un tanque, pero es más resistente que el resto porque lleva equipamiento antidisturbios. Existe otro que alerta a los demás, pero es porque es un obrero que tiene un megáfono de cuando dirigía la obra. Hay zombis que exudan veneno y otros tantos que se esconden y atacan desde las sombras. No son una verdadera novedad, pues ya los hemos visto en juegos anteriores, mas son necesarios.

Por ello resulta extraño que no formen parte del jugador contra jugador. En total hay cinco modos de juego: Rey de la Colina, Incursión de Saqueo, Dominación de la Horda,  Combate de Horda y Caza de Vacunas. Cada uno tiene sus propias características, pero el foco principal es el enfrentamiento entre jugadores como humanos. He echado en falta, aunque ya existiese, esa variante en la que los jugadores toman el papel de zombis e intentan detener el progreso rival. También me habría gustado más variedad de modos y una mayor profundidad, pero considero que son aspectos que se pueden corregir con el tiempo con nuevo contenido. Hoy por hoy, sin embargo, flaquea en ciertos puntos; aunque divertido, es algo plano.

Conclusiones

Conclusiones World War Z

World War Z es un juego el cual no me arrepiento de haber agregado a mi biblioteca personal. No innova ni marca tendencias, pero cumple con aquello que se propone de forma notable. Los que busquen un juego enfocado al online, ya sea cooperativo (su principal baza) o competitivo (un tanto más flojo) encontrarán una propuesta divertida. A nivel técnico y gráfico es un título sólido y bien ejecutado. La dinámica de juego es bastante buena y el gameplay es fluido como el solo. Sin embargo, el diseño de los modos competitivos así como de la campaña es un tanto plana y previsible. Apartado sonoro, diseño de armas, personajes y contenido son adecuados, aunque al final es un poco repetitivo. Con todo, un juego recomendable para los amantes del género y que logra hacer lo más importante: entretener a su público.

Clave de juego cedida por Koch Media.

[Total:1    Promedio:5/5]

Deja un comentario