Análisis de ‘Sonic Colours: Ultimate’

0

El erizo más famoso de todos los tiempos ha regresado con una remasterización por todo lo alto. En efecto, Sonic, el ahora venido a menos emblema de la mítica SEGA quiere ser el mismo de antes. Así pues, tras protagonizar una adaptación en la gran pantalla que supo reponerse muy bien de sus primeras críticas, volvemos a tener noticias de él. En esta ocasión, sin embargo, lo ha hecho a través de la industria que le vio nacer. Sí, un videojuego. Más en concreto, Sonic Colours Ultimate, la versión mejorada del célebre título que hizo de las delicias de miles de jugadores en Nintendo Wii.

Corría el año 2010 cuando se estrenó en la consola de la gran N… y muchas cosas han pasado desde entonces. Es más, desde hace algún tiempo hay quienes dicen que la industria no está sabiendo envejecer. En estos nuevos tiempos que corren hemos revivido grandes aventuras a través de numerosos ports, una buena cantidad de remasters y una para nada desdeñable lista de remakes. De hecho, algunos de los títulos más destacados de los últimos años pertenecen a la vieja guardia, tal y como sucedió con el retorno de Midgar y/o de una encolerizada horda de no muertos.

Sea como fuere, me estoy desviando del tema. Hoy hemos venido a hablar de Sonic Colours: Ultimate. Nosotros lo hemos jugado en PlayStation 5, aunque en realidad lo tenéis disponible para PlayStation 4, Xbox 360, Nintendo Switch y PC (Epic Games). Dicho esto, y ahora sin más dilación, comenzamos con aqueste nuestro análisis; es hora de activar la máquina del tiempo y tomarnos un café con sabor a nostalgia.

Sonic Colours: Ultimate

Análisis de Sonic Colours: Ultimate
Análisis de Sonic Colours: Ultimate

Bien es sabido por los amantes de la franquicia que Sonic nunca se ha caracterizado por protagonizar especialmente complejas. Sonic Colours: Ultimate no es la excepción. Sin más, el Dr. Eggman ha construido un parque de atracciones que, para variar, oculta oscuras intenciones. Así pues, Sonic y sus amigos se embarcan en una nueva aventura para desbaratar sus malévolos planes… y ya. La fuerza de la costumbre nos ha hecho asumir que es lo normal, pero también es cierto que una mayor ocurrencia narrativa no estaría de más. En cualquier caso, se trata de una remasterización, así que tampoco podíamos esperar milagros.

Los cambios son, en su mayoría, técnicos. Es decir, se ha actualizado la interfaz gráfica, se han mejorado as texturas y se ha mejorado la iluminación para que el juego de luces y colores sea todavía más resultón. Si lo comparamos con la versión de 2010 el salto de calidad es innegable, sobre todo mientras jugamos. En las cinemáticas la cosa cambia, ya que ahí se le ven un poco más las vergüenzas; se nota que es un juego de hace varias generaciones. Curiosamente, no ha envejecido tan mal como cabría esperar. Sobre todo porque, a fin de cuentas, uno no espera una visual espectacular, sino bonita.

Un salto de calidad 

Análisis de Sonic Colours: Ultimate

Y eso sí que lo cumple. Aunque se nota a la legua que se trata de un título antiguo, sigue siendo la remasterización de uno de los mejores Sonic de los últimos años. Bonito y muy colorido, los escenarios han dado un salto de calidad gracias a su nueva resolución a 4K. Por si fuera poco, sus 60 frames por segundo —lo hemos jugado en PlayStation 5, todo sea dicho— embellecen todavía más el diseño de escenarios. Porque, en efecto, en Sonic todo se ve más bonito cuando vas más rápido… y es más fluido. No era difícil, todo sea dicho, porque… Bueno, la versión original era de 2010; obvio que el remaster debía y tenía que ser mejor técnicamente ¿no?

Al menos así debería ser con todos y cada uno de los juegos antiguos que resucitan, pero ese ya es otro tema. Sea como fuere, Sonic Colours: Ultimate cumple con los estándares mínimos de calidad, aunque tampoco es que haya ido más allá. Como ya he comentado con anterioridad, las cinemáticas son arena de otro costal, y es que no se han tocado demasiado las animaciones. Ni durante los vídeos ni durante el gameplay. Esto nos ha chirriado bastante, ya que hay un cierto vacío entre los personajes y los escenarios. Como si hubiese un muro entre ambos.

Un Sonic que rompió el molde con su jugabilidad en 3D

Análisis de Sonic Colours: Ultimate
Análisis de Sonic Colours: Ultimate

Uno de los elementos favoritos de los más fervientes admiradores de la experiencia original fue, sin lugar a dudas, su apuesta por el 3D. No por nada, sino porque esta sí que estaba bien hecha; no todos los Sonic pueden decir lo mismo. De cualquier manera, no quiero detenerme en eso. Lo que os quiero comentar es que Sonic Colours: Ultimate es un juego muy dinámico que busca el entretenimiento por encima de cualquier otra cosa. Los escenarios no son demasiado largos, lo cual nos permite disfrutar de un ritmo bastante trepidante.

Al menos así resulta en todos aquellos escenarios en los que no nos encontramos secuencias de saltos demasiado largas ni secretos que debemos descubrir poniendo el freno. Siendo sincero, considero esto un error, ya que ralentiza muchísimo la experiencia en momentos puntuales. A grandes rasgos, he disfrutado mucho más del título cuando lo he ignorado todo he ido a muerte sin parar. Gracias a unos simpáticos seres llamados wips podremos desbloquear potenciadores que nos permiten ir todavía más a saco. Algunos, por ejemplo, desbloquean modos de movimiento especiales, mientras que otros tantos aumentan nuestra barra de turbo para ir más rápido.

Inclusive, uno de ellos —completamente inédito— nos permite atravesar paredes. No está nada mal. Desgraciadamente, la sensación de velocidad se ve parcialmente emponzoñada por un movimiento lateral no demasiado pulido; moverse de un lado a otro, conectar una serie de taques o engancharnos a un raíl de forma fluida no es su punto fuerte. Presenta pequeños fallos en la jugabilidad que, si bien no estropean la experiencia, la hacen un poquito peor.

Efectos de sonido parcialmente renovados

Análisis de Sonic Colours: Ultimate

En lo que se refiere a los efectos de sonido, la OST apenas ha cambiado. Tan poco que, en realidad, es la misma, pero con una mejora bastante evidente en la calidad instrumental de todas y cada una de sus piezas. No son mejores, pero se escuchan bastante mejor, pues el audio es mucho más nítido y definido. Ahora bien, si debemos destacar un apartado dentro de los efectos de sonido este es, sin duda, el doblaje al español.

No es el mejor que he visto en mi vida, pero está bastante bien. Más aún si tenemos en cuenta que el juego original no disponía de ella. Ha sido, sin duda, un verdadero acierto. Eso sí, hemos notado problemas bastante notables en la mezcla y sincronización de ciertos audios que necesitan ser reparados, sin dilación, en un parche. El error, dentro de lo que cabe, y sin impedir que la jugabilidad se desarrolle de forma adecuada, es bastante notable en ciertos segmentos de juego.

Gracias a esto podremos disfrutar de un mejor título; sus casi 25 horas de duración —es lo que me ha costado a mí conseguir la máxima nota en todos los circuitos, desbloquear sus secretos y probar todos los modos— se enriquecen del susodicho doblaje. Todo sea dicho, nunca se me ha dado demasiado bien Sonic, así que es muy posible que a vosotros os dure bastante menos. Sea como fuere, la experiencia no ha testado mal, aunque también os aviso de que no es mi género preferido.

Análisis de Sonic Colours: Ultimate | Conclusiones

Análisis de Sonic Colours: Ultimate
Análisis de Sonic Colours: Ultimate

Si te han gustado los juegos de Sonic desde siempre, pues este te va a encantar. Sonic Colours: Ultimate rescata uno de los mejores títulos de la franquicia de los últimos años y le da un buen lavado de cara ajustando, en el proceso, ciertas mecánicas y movimientos. Visualmente ha dado un paso hacia adelante, si bien es cierto que las texturas y animaciones de los personajes se han quedado algo por detrás. Los escenarios, por su parte, lucen mejor que nunca. La banda de sonora ha dado un salto de calidad y el doblaje al español es bastante decente… e inédito. En resumidas cuentas, una buena remasterización que disfrutarán, sobre todo, los más nostálgicos.

P.D. Al parecer (SEGA ya lo está investigando) la versión de Nintendo Switch está teniendo problemas bastante graves en relación al juego. Nosotros, en la versión de PlayStation, no los hemos detectado.

Análisis de Sonic Colours: Ultimate. Clave de juego para PlayStation 4 cedida por Koch Media.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here