Reseña manga: ‘Dragon Quest VII’ #3

El manga no solo recupera el ritmo, sino que profundiza de manera más acertada en su lore y universo

0

¡Hola, muy buenas amantes del anime y el manga! Regresamos, una vez más, con un nuevo análisis. En esta ocasión recuperaremos el testigo de los dos primeros volúmenes para trazar esta nuestra reseña manga sobre Dragon Quest VII #3. Recordemos que la serie ha sido licenciada en España por Planeta Cómic bajo el título Fragmentos de un mundo olvidado. Su autoría recae en un viejo conocido: Kamui Fujiwara, a quien es posible que conozcáis por su intervención en Dragon Quest: Emblem of Roto. Como supervisor, Yūji Horii, diseñador jefe del juego original.

Recuperando parte de lo mencionado en la anterior reseña, recordemos que el manga fue publicado por Enix en su revista Monthly Gangan. La edición de Planeta Cómic quedará compuesta por un total de 14 volúmenes. Por su lado, este tercer tomo consta de 208 páginas en blanco y negro con traducción de Daruma. Ha sido lanza en formato rústico sin solapas. Su frecuencia es bimestral. A grandes rasgos, y por no entretenerme demasiado con este aspecto una y otra vez, es una buena edición; es de calidad notable.

Sinopsis de Dragon Quest VII #3

Dragon Quest VII cuenta la historia de un niño llamado Arus, hijo de un prominente pescador en la pequeña ciudad isleña de Fishbel. Isla de Estard, la única tierra en un mundo de océano. Pero cuando descubre los artefactos de una tierra antigua, comienza su aventura mientras arranca el tejido del tiempo y descubre el mundo que una vez fue.

Arus y sus amigos, transportados a tierras pasadas, resuelven sus misterios y rompen el hechizo de la aniquilación. Investigaciones adicionales lo llevan a descubrir que el mundo en el que vive solía contener muchos continentes que de alguna manera han sido sellados.

Dragon Quest, una aventura eterna

Reseña manga Dragon Quest VII #3
Reseña manga Dragon Quest VII #3

A diferencia de otros shōnen de la época, Dragon Quest VII: Fragmentos de un mundo olvidado ha mantenido un ritmo moderado. La historia —de carácter elemental—, lejos del carácter netamente heroico propio del género, avoca por la tranquilidad. Así pues, nuestros protagonistas se enfrentarán a algún que otro grupo de monstruos, pero siempre desde la inexperiencia. Inclusive, presenciaremos algún que otro momento de corte dramático, pero no muy bien llevado. Volviendo al tema, estoy disfrutando de su narrativa pausada. Si bien es cierto que es muy posible que más pronto que tarde se lance al frente con un súbito esprint, por el momento ha preferido centrarse en asentar las bases de un universo algo más complejo de lo habitual.

Al menos así ha quedado demostrado en este tercer tomo, pues los dos anteriores podían ser algo más confusos. Considero que este pequeño paso hacia atrás le ha sentado bastante bien, pues hemos sido capaces de comprender algo mejor qué está sucediendo. La premisa, aunque simple, tenía ciertas lagunas. No era fácil de entender el cómo o el porqué de todo y, pese a jugar la baza del misterio como gancho narrativo, era demasiado inconexo. Se justificaba todo de forma demasiado mágica; pasa por algo, y punto. Esa idea se sigue manteniendo, pero ha cobrado algo más de sentido en estas últimas páginas. Se agradece, la verdad.

Al mismo tiempo, en sus próximos movimientos podemos sentir un poco mejor que sienten unos personajes por otros. Es solo por encima, es verdad, pero atinamos a comprender algo mejor sus personalidades. El tercer tomo, en la valoración general del manga, sirve para asentar mejor escenarios, personajes e historia. Así pues, el manga gana bastante enteros en su término global. Especial mención a nuestro héroe, Arus, quien se ha convertido en el inevitable motor de la trama. Sobre él es quien recaen la mayoría de incógnitas. ¿Lógico? Es posible, pero espero que en el futuro el resto de personajes ganen algo más de protagonismo. Al menos en lo que a trasfondo se refieren, pues toman como propias no pocas viñetas.

Detalles que los fans apreciarán

Reseña manga Dragon Quest VII #3
Reseña manga Dragon Quest VII #3

Mantengo, eso sí, mi enfoque respecto a tomos anteriores: se nota que está pensado para amantes de la franquicia. Os pongo un ejemplo: estocada flamígera. ¿Sabéis que es? Por su nombre se intuye, pero no me refiero a eso. ¿Lo habéis visto alguna vez? ¿Os suena? Si la respuesta es sí, posiblemente hayáis disfrutado de uno o dos Dragon Quest a lo largo de vuesta vida. Pues bien. En este tercer tomo, Kiefer parece no ser muy apto para la magia, pues le cuesta mucho concentrarse. Pese a que no se le da el énfasis que nos habría gustado, en cierto momento, Mariel le pide que lo intente con su espada. Al hacerlo, gracias a sus aptitudes y su entrenamiento, es capaz de centrarse. Como consecuencia, de su hoja brota una línea de fuego. Kiefer, muy contento, nombra a esta técnica como estocada flamígera.

Es, cuando menos, curioso. Por norma general, en los juegos podemos hacer casi cualquier cosa sin preguntarnos cómo. La idea sigue vigente con, por ejemplo, la magia, mas las técnicas especiales tienen un segundo sentido muy interesante. Es un enfoque muy atractivo si eres un amante de los juegos. Inclusive, si no es así y no entiendes ese pequeño cameo, sentirás que la base lógica de su universo es más rica de lo que parece de buenas a primeras. Sí, es un simple detalle, pero con este justifica que aprendan a realizar cuasi cualquier tipo de ataque si tienen los conocimientos y/o la preparación adecuada.

Conclusiones

Reseña manga Dragon Quest VII #3
Reseña manga Dragon Quest VII #3

Los dos primeros tomos me parecieron entretenidos, pero algo flojos. Tenían potencial, pero requerían de más tiempo. Ese pensamiento sigue siendo tan cierto como el día en que lo expuse por primera vez, mas ahora con algo más de razón. El manga, en términos globales, ha mejorado. Bastante, de hecho, si lo comparo al número uno. Todavía le queda mucho camino por recorrer, pero promete. Por el momento, diré que me está gustando y tengo ganas de seguir leyendo.

[Total: 3   Promedio: 3.7/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here