Reseña manga: ‘Dragon Quest: Emblem of Roto’ #9

0

¡Hola, muy buenas amantes del anime y el manga! Dragon Quest: Emblem of Roto 9 ya está disponible en nuestras librerías, y desde FreakEliteX no hemos querido dejar pasar la oportunidad de seguir narrando nuestras impresiones al respecto de la aventura de Arus y compañía. Una vez más, Planeta Cómic se ha lucido con una edición impresionante. El tomo, compuesto de 248 páginas en blanco y negro, incluye un par de páginas a color. El formato, cómo no, sigue siendo el mismo de siempre: 14,8 x 21 cm en presentación rústica, sin solapas, y con sobrecubierta. La traducción sigue siendo de Daruma. Aviso: esta reseña contendrá spoilers.

Como no quiero dedicar una ingente cantidad de tiempo y/o espacio a la hora de reseñar las cualidades de la edición, seré breve. Tomaré, para ello, la referencia de mis reseñas anteriores, las cuales podéis revisar en el siguiente enlace. Dicho esto, Dragon Quest: Emblem of Roto #9 ha sido traducido de manera muy consecuente. Siguiendo la estela de tomos anteriores, la corrección idiomática, así como la facilidad de su lectura, dan lugar a un libreto muy agradecido. Asimismo, el trabajo de Planeta Cómic con esta saga está siendo muy buena. La evolución ha sido progresiva, y a estas alturas de la película hablamos de una maquetación notable, así como de una calidad de impresión sobresaliente.

Dragon Quest: Emblem of Roto #9

Captura de Dragon Quest Emblem of Roto 9

Sinopsis

Después de derrotar al terrible dios demonio Orochi, Arus recibe la tan esperada promesa de Rihaku: ¡El alquimista forjará una espada de Oricalco para sí mismo! Pero Jagan ya está listo para presentarse nuevamente, desafiando a nuestro héroe en un duelo a muerte. En el punto álgido de la pelea, ¡alguien viene a interrumpir a los dos rivales!

Es la noche del amor

Captura de Dragon Quest Emblem of Roto 9

Tras vencer a Orochi y asentar los planes de futuro, el equipo por fin se da un respiro. Junto al pueblo de Jipang, nuestros héroes se dejan vencer por el cansancio mental y disfrutan de un pequeño festival organizado en la misma villa. Allí mismo, y sin previo aviso, descubrimos que el amor ha florecido en nuestros jóvenes héroes. Por un lado, Killa parece estar enamorado de su compañera, Yao; ya sabéis lo que se dice de quienes se pelean. Más pronto que tarde, el espadachín es rechazado, pero no de forma taxativa. La artista marcial también siente algo por él, mas asegura que podrán hablar de ello con tranquilidad una vez termine su misión. A fin de cuentas, su resolución no debe ser otra más que la de vencer al Rey Demonio y evitar una desgracia.

Entretanto, Poron conoce a una aldeana del lugar. No se revela demasiado al respecto de esta, pero parece que hay feeling. Al mismo tiempo, la reina invita a Arus a bailar, aunque no se revela si siente algo por él o no. Por si fuera poco, descubrimos que Izuna es su prometido, desencadenando así un pequeño triángulo amoroso que no viene demasiado a cuento. El manga, sin previo aviso, mete a calzador una serie de intrigas de carácter romántico que, si bien no le sientan mal, no terminamos de comprender. Por desgracia, el impacto es efímero e inefable. Carece de verdadero peso en la historia, por lo que termina siendo irrelevante.

Por suerte, o por desgracia, no se dedican demasiadas páginas a tales menesteres. No obstante, sí que se explica el porqué de la reina: quiere sentirse, ni más ni menos, como una chica normal, no como una reina. Desde su nacimiento ha estado encadenada a un destino y a un matrimonio concertado. No resulta extraño, en ese sentido, que quiera sentir cierta libertad antes de ser arrestada por sus obligaciones… Un poco triste, la verdad. Con tal pensamiento se decide a viajar con el grupo, aunque no de la forma que había previsto.

Un encuentro predestinado

Dragon Quest Emblem of Roto 9
Captura de Dragon Quest Emblem of Roto 9

Con el festival en su apogeo, Jagan hace acto de presencia. Arus, determinado, decide batirse en singular duelo contra quien comparte su sangre, pero en esta ocasión las cosas están más igualadas. De hecho, es el héroe quien se alza con la victoria momentánea. Tras regurgitar el pasado del siervo de Imajin —supongo que para empatizar ante su futura conversión—, vemos el adiestramiento del que fue esclavo. Las fuerzas del mal hicieron mella en él desde bien pequeño, pero la sangre de Roto nunca dejó de fluir por sus venas. La batalla se reinicia, pero entonces aparece la tercera descendiente de Roto: Astea.

Pronto revela que buscaba la ayuda de sus compañeros de sangre, pero se sorprende al ver que Jagan es malvado. En ese encuentro, y tras una serie de eventos, se revela que el emblema de Roto, en realidad, estaba dividido en tres partes. Tras juntar las tres piezas, su antepasado les entrega un mensaje y un nuevo poder con el cual vencer a Imajin. De cierta forma, Jagan es expulsado del lugar por una tremenda explosión y, aunque de manera frugal, vemos las dudas en su oscuro corazón. Espero que no, pero tiene toda la pinta de un cambio de bando. El destino es el destino, ¿verdad?

Así pues, el duelo llega a su fin. Tras un breve intercambio, Astea y Arus parten a una nueva misión. Dejan atrás a sus compañeros, pero con la intención de reunirse más pronto que tarde. Y es ahí donde se rompe un poco el plan de la reina, quien quería viajar con Arus, pero ahora no podrá hacerlo. Acompañará a Killa y Yao junto con su prometido, quien ve la oportunidad de realzar su figura… Todo un poco forzado, la verdad. Al final, aunque se quiera dotar de cierto protagonismo a la monarca, queda relegada a una especie de «premio» al mejor postor, lo cual no me convence en lo más mínimo.

Conclusiones

Dragon Quest Emblem of Roto 9
Captura de Dragon Quest Emblem of Roto 9

Con toda probabilidad, es uno de los tomos que menos me ha gustado. El duelo entre los guerreros de Roto es, cuando menos, interesante e interactivo, pero pierde gran parte de su impacto ante la repentina aparición de Astea. Asimismo, los eventos se suceden de forma un tanto ilógica rompiendo, de esta forma, uno de los puntos fuertes del argumento: su estabilidad. El guion, en su sencillez, pierde parte de su encanto al no saber acoplar nuevas variantes de manera acertada.

Sin embargo, espero que en el siguiente gran parte de esas diatribas se resuelvan de manera más satisfactoria. A estas alturas, ciertamente, no diría que es un mal manga, pero no evoluciona con la progresión que esperaba. Hasta la fecha, seguiría recomendando su adquisición a quienes busquen una historia de acción ligera y de corte clásico, pero destacando la existencia de algún que otro pero.

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here