Primeras impresiones: ‘Demi-chan wa Kataritai’

Primeras impresiones del anime 'Demi-chan wa Kataritai', de la temporada de anime de invierno de 2017

0

Una agradable sorpresa

Demi-chan wa Kataritai

Demi-chan wa Kataritai y la temporada de invierno de 2017. A lo largo de las últimas semanas, os hemos ido comentando nuestras impresiones sobre la misma. En artículos anteriores, repasamos series tales como Reikenzan, Fuuka o Granblue Fantasy, por ejemplo. Mis opiniones respecto a las mismas, y a otras tantas, ha sido, ciertamente, de lo más dispar. He pasado desde la decepción más pura al entusiasmo más inocente casi sin darme cuenta. Animes por los que no daba un duro me devolvieron la jugada con un bofetón; hubo sorpresas positivas, pero también las hubo negativas. Hoy, por suerte, vengo a hablaros de una alegría mayúscula: Demi-chan wa Kataritai.

¿Quién me iba a decir a mí que semejante premisa despertaría tamaña curiosidad en mi ser? No me lo esperaba, y eso es lo mejor de todo. Me esperaba algo del estilo anime de Rosario to Vampire, que no del manga. Es decir, me encontraba en la predisposición de tirar a la basura 20 minutos de mi vida; pensé, iluso, que con el primer capítulo ya sabría que podría descartarla de mi repertorio. De hecho, ni la confianza que proceso por el estudio A-1 Pictures me hacía tener demasiadas esperanzas. Consideré, erróneamente, que me encontraría con una serie recargada de clichés, ecchi y fanservice. Por suerte, me equivocaba.

Demi-chan wa Kataritai: una realidad más compleja de lo que parece

Ciertamente, uno de los aspectos que más me gustó de Demi-chan wa Kataritai fue su perspectiva. El guion, en lugar de caer en la breva del romance fácil que también—, busca otra cosa. Se trata, en cierto modo, de una sutil introspección del mundo de lo desconocido. No se trata, análogamente, de una simple introspección, no. Además de enfatizar la búsqueda del «yo» por parte de sus propios personajes, se nos muestra su mundo desde un enfoque externo. Tetsuo Takahashi, pseudo-protagonista, y profesor de biología, es nuestro enlace con el mundo de la fantasía.

Este hombre, ansioso por saber más de los Demi (nombre que reciben los no humanos), trata de averiguar que se esconde tras su existencia. De hecho, me resulta muy interesante que este profesor centre sus investigaciones en su personalidad, en sus costumbres. Trata, por ende, de comprender cómo funciona el mundo para aquellos que son diferentes. En cierto aspecto, podrías encontrar una pequeña crítica, en este sentido, contra el racismo. Nunca he sido realmente consciente de esta realidad en el país nipón, pero está claro que Petos (autor del manga) tomó esta realidad para su historia. A fin de cuentas, y aunque no lo parezca, se trata de comprender y aceptar a aquellos que son diferentes.

Una comedia romántica atípica basada en el tópico

Demi-chan wa Kataritai

Por consiguiente, uno podría considerar que, efectivamente, el mayor valor de esta serie es su crítica y su enfoque. La respuesta, a mi modo de ver las cosas, no sería tan simple. Demi-chan wa Kataritai, lejos de lo que se pueda pensar, esconde mucho más. En efecto, estoy hablando de sus personajes. Nos encontramos, pese a todo lo dicho anteriormente, ante una comedia romántica cuya principal novedad es la raza de sus protagonistas y, principalmente, la edad del profesor. Es, en cierto modo, una comedia atípica basada en el tópico, por raro que pueda sonar. Me explico: en las comedias románticas tradicionales, es muy común encontrar un harén. En este caso, empero, el único interés real podría llegar a ser Sakie Satō, por temas de edad, básicamente.

Por lo tanto, podemos decir que estamos ante una comedia romántica harén sin un verdadero harén, y sin un verdadero romance. El profesor Takahashi, al menos de buenas a primeras, no parece demostrar mayor interés romántico por nadie. No sabemos, si quiera, sus intereses reales. Solo se destaca su deseo de conocer más, y de realizar una investigación. Es por esas cosas que puedo decir que es una comedia romántica atípica basada en tópicos, pues sigue los estereotipos clásicos del sistema, pero los renueva y los plantea desde un enfoque diferente.

Personajes

Por otro lado, hemos citado a Sakie Satō. Esta joven profesora es, en realidad, un súcubo con una personalidad muy particular. No revelaré demasiada información de la misma, pero resulta especialmente destacable el enfoque se le otorga. Ella, por sus características, se ve subordinada a un estilo de vida un tanto precario. Me gusta, especialmente, este personaje por las dificultades a las que debe enfrentar de forma casi diaria. El mero hecho de ser una súcubo marca su día a día, y con Demi-chan wa Kataritai se nos muestra lo duro que puede llegar a ser.

Por otro lado, tenemos a Hikari Takanashi (vampiresa), Kyōko Machi (dullahan) y Yuki Kusakabe (mujer de las nieves). Cada una, a su manera, tiene una manera diferente de concebir el mundo. Hikari, a su modo, es quien ejerce de nexo entre Takahasi, el resto de demi y el mundo en general. Por otro lado, Machi presenta un enfoque muy interesante, pues la vida es muy diferente desde el punto de vista de una dullahan. Yuki, probablemente, es quien representa los problemas más mundanos.

Mis primeras impresiones

Demi-chan wa Kataritai

Volviendo al tema que nos interesa, ¿qué opino de Demi-chan wa Kataritai? En primer lugar, que es una serie con un mayor trasfondo de lo que aparenta. A-1 Pictures se destaca, nuevamente, en el apartado de animación. La historia es entretenida y, aunque no es nada del otro mundo, tiene un argumento sólido. Estamos ante una serie de transición. Ciertamente, podríamos decir que es una serie del montón que, pese a todo, y por méritos propios, tiene todos los ingredientes para destacar. Sus personajes son carismáticos, la historia engancha pese a su hipotética simplicidad. Por otro lado, es una comedia, y la verdad es que es bastante graciosa. La verdad, Demi-chan wa Kataritai me sorprendió mucho y, realmente, es una opción bastante buena para pasar el rato.

Tráiler

Sinopsis

La historia tiene lugar en una época en la que los Ajin (semihumanos), más comúnmente conocidos como «Semis», han sido aceptados en la sociedad. Tetsuo Takahashi es un profesor de biología que acaba enseñando a tres Semis, con la esperanza de entender más acerca de ellos mientras intenta captar su atención.

[Total:1    Promedio:1/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here