‘Litus’, review sin spoilers

0
Compartir

El próximo 13 de septiembre llega a nuestras pantallas Litus, la nueva película de Dani de la Orden. Nosotros ya la hemos visto, gracias a un pase de prensa organizado por A contracorriente films, y en esta entrada os contamos qué nos ha parecido.

Sinopsis

Han pasado tres meses desde el accidente de coche que acabaría con la vida de Litus. Toni, el hermano del fallecido, convoca a las personas más allegadas al mismo para entregarles la herencia que les ha dejado Litus. Al encuentro acuden Pablo, su mejor amigo; Laia, la ex novia del difunto, a la que algunos culpan de su suicido; Marcos, a quien la muerte de su amigo ha sumido en una profunda tristeza, y su propia ex-novia, Su. Sin embargo, esta reunión acabará convirtiéndose en una velada donde los secretos del pasado y los traumas de los amigos saldrán a la luz.

Litus, del teatro a la gran pantalla

La gestión del duelo es una tarea complicada. Los que se quedan, a menudo deben lidiar con la desdicha de aquellos que se han ido. Ya no sólo por el afecto que sintieran por ellos, sino también por la incertidumbre que pudieran haber dejado sus asuntos pendientes. Y es que normalmente tendemos a blanquearlo todo, «sólo se van los mejores» o «era una persona realmente buena», aferrándonos a un recuerdo y aplazando el momento de enfrentarnos a la realidad.

Todo y que por tierras catalanas ya conocíamos a Dani de la Orden por las entrañables Barcelona nit d’estiu (2013) y Barcelona nit d’hivern (2015), puede que el resto del país los descubriera en El Pregón (2016) y lo confirmara tras el éxito de El mejor verano de mi vida (2018). Con semejante historial cómico, costaba creer que su nueva a cinta fuera a ser un melodrama de manual.

Litus es la adaptación cinematográfica de la obra teatral de nombre homónimo creada por Marta Buchaca en 2012. Un drama de personajes que se apoya sobre un reparto impecable para analizar el duelo tras la pérdida de un ser querido, la manera de afrontarlo y como todo ello puede ser un camino hacia la redención personal.

De hecho, el punto fuerte de la propuesta es su capacidad de psicoanalizar al personal sin caer demasiado en el drama más impostado (algo que sí sucede, pero en la parte final del relato). Una cinta notable que demuestra que Dani de la Orden puede hacer buen cine desde la parcela más cercana a la tragicomedia.

Litus

Litus es un drama notable

Probablemente el mayor acierto de Litus (Dani de la Orden, 2019) sea su facilidad para llegar al espectador sin necesidad de hacer grandes cosas. Prácticamente la totalidad del film transcurre en un comedor, estancia que acoge las idas y venidas de los personajes y presencia la evolución de ese grupo de amigos que lloran la pérdida de uno de sus integrantes.

De hecho, la única pega que se le puede achacar a la cinta es que no profundice en algunos de los conceptos que plantea. Esta es una propuesta que habla sobre el síndrome de Peter Pan, de la incapacidad de algunos para hacerse mayores y del miedo a la responsabilidad que todo ello conlleva. Una premisa interesante por la que se pasa de puntillas y que se utiliza como mero pretexto para que los protagonistas respiren y se dibujen con pasmosa facilidad.

Quizá por ello la labor de los intérpretes es aquí primordial, y lo cierto es que Dani de la Orden ha sabido escoger el cast. Adrián Lastra, Quim Gutiérrez, Alex García, Belén Cuesta, Miquel Fernández y Marta Nieto, grandes nombres de la escena nacional que realizan un trabajo fantástico. Todos acertados y entregados a lo que sus personajes requieren de ellos.

Veredicto

Abandonando la comedia a la que nos tenía acostumbrados, Dani de la Orden adapta con solvencia la obra teatral de 2012. Litus es un melodrama funcional gracias a la versatilidad de su elenco protagonista, un grupo que ofrece la calidez de una banda de amigos y el retrato de una generación que se aferra a la juventud para retrasar la llegada de la madurez.

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario