Análisis de ‘FIFA 20’. Simulación deportiva, VOLTA y FUT

Fútbol callejero y acrobacias al servicio del público

0

¡Hola, muy buenas amantes de los videojuegos! Ha llegado el momento de traeros nuestro análisis de FIFA 20, el simulador deportivo —de fútbol— más aclamado por parte de público y crítica desde hace varios años. Tras varias desavenencias y altibajos, la prolífica franquicia logró alzarse con la victoria para así conquistarnos con su propuesta. Con un proyecto continuista, Electronic Arts ha sentado las bases de una saga que, a día de hoy, se vende sola. No por nada, desde hace varios años han apostado por una serie de pautas y mecánicas muy agradecidas en términos de jugabilidad. No por ello debemos dejar de exigir una serie de estándares mínimos, pues el éxito del pasado no justifica el deterioro del presente.

En ese sentido, ¿cumple FIFA 20 con nuestras expectativas? Sí y no. Sin lugar a dudas, consuma nuestras exigencias en sus diversos modos de juego. No obstante, es igual de cierto que hay ciertos puntos en los que el título flaquea, aunque por desgracia no es novedad. Errores del pasado se repiten al tiempo en que sus virtudes se realzan cada vez más. Con todo, la progresión es innegable. Resulta lógico, empero, que tras siete entregas en la presente generación se haya alcanzado cierto límite marcado por las características inherentes de las mismas consolas para las cuales se prepara el videojuego.

«Un partido sin goles es como un domingo sin sol»

Análisis FIFA 20
Análisis FIFA 20

Antes de hablar de forma concreta de los modos —o al menos los más destacados— de FIFA 20 me gustaría detenerme en el juego a un nivel más general. En primer lugar, ¿qué podemos esperar de lo último de Electronic Arts? Por un lado, hablamos de un proyecto en el que se decide no arriesgar en pos de mantener las virtudes que lo hicieron grande en su momento. A nivel de jugabilidad no ofrece una gran variación respecto a sus predecesores, mas es cierto que la velocidad de juego se ha reducido ligeramente en pos de un mayor nivel de realismo.

Por consiguiente, podríamos afirmar que estamos ante el FIFA más pulido lanzado hasta la fecha. La experiencia de juego no es solo más robusta, en el buen sentido, sino que ha ganado mucha estabilidad. No se han implementado grandes cambios y/o mejoras. Al contrario. Los cambios son bastante pequeños. Aquellos quienes no hayan dedicado demasiado tiempo a los juegos anteriores no notarán mucho la diferencia. No obstante, los más avezados pronto se percatarán de esas sutiles modificaciones. Una de las más destacadas ha sido el uno contra uno tanto a nivel de ataque como defensa.

Si bien es cierto que la cantidad de filigranas, se ha estrechado la diferencia con el defensor. De esta forma se ha equilibrado la balanza, aunque los más habilidosos seguirán pudiendo zafarse del contrario si juegan bien sus cartas. Empero, el duelo es más ajustado en estos nuevos tiempos que corren. Al mismo tiempo, la sensación es que el timing es más importante que en ediciones anteriores. La correcta ejecución de una determinada jugada, la dirección del pase o la misma potencia han ganado peso.

Un ejercicio de evolución constante

Análisis FIFA 20 evolución
Análisis FIFA 20

Por otro lado, los lanzamientos de esquina ahora son más complicados de llevar a cabo, lo cual exige un nivel de estrategia más elevado si queremos sacarle partido. Análogamente, el sistema de lanzamiento de faltas también ha sufrido ajustes varios. Tomando una referencia más generalista, el ritmo del partido se ha visto reducido logrando así una experiencia mucho más táctica. En ese sentido hemos de reconocer que EA ha hecho un gran trabajo.

Pues es en ese realismo donde el juego se hace fuerte. A diferencia de otros tantos simuladores deportivos lo que el jugador busca —en caso contrario FIFA 20 no es para ti— es realismo. De esta forma, los goles desde fuera del área con ángulos imposibles, jugadas de un frenesí imposible y pura magia son, cuando menos, más complicadas. Seguirán siendo posibles, claro está, pero ahora es más difícil hacer diabluras con el balón. Todo esto se ha conseguido no solo perfeccionado la IA y la fluidez de transición, sino trabajando sobre las diversas físicas sobre las que opera un partido de fútbol.

Estas son, como es lógico, el balón y el terreno de juego. Los efectos atmosféricos así como las particularidades del terreno, si bien no gozan de la profundidad que nos gustaría, han sufrido ligeros ajustes que, en lo personal, me han gustado mucho. Así sucede de igual forma con las físicas de la pelota; es más rápida que antes, menos previsible, con más rechaces y más movimientos «aleatorios» propios de la misma realidad. El algoritmo es más complejo, lo cual se traduce en una experiencia de juego más profunda. No obstante, sigue sin ser del todo perfecto y hay algunos errores que… Bueno, digamos que hemos visto algún que otro vídeo por Internet en el que un jugador salía disparado hacia la nada tras recibir un pelotazo.

El estadio vibra con la emoción de ver jugar a los dos, a los dos

Análisis FIFA 20
Análisis FIFA 20

Con anterioridad, mencionamos que saques de esquina y faltas se han modificado, ¿cierto? Esas modificaciones destacan, sobre todo, en los tiros a puerta directos y los penaltis. A diferencia de los juegos anteriores, nos pondremos en el papel de un francotirador. Espera, ¿cómo? Bueno, vale, tal vez no sea la mejor analogía del mundo, pero es así. Cuando nos enfrentemos a un libre directo aparecerá una especie de mira con la cual decidiremos dónde queremos intentar colocar la bola. Es complicado apuntar, o al menos hasta que le pillas el truco. Mi sensación es que lograr un buen lanzamiento es más complicado que en títulos anteriores, lo cual se agradece; antaño, una vez dominabas los tiros de falta…

Ahora tendremos que colocar bien la mira, ajustar el efecto que queremos darle e imprimir la potencia justa y necesaria si queremos que el esférico acabe en el fondo de las mallas. Aunque intuitivo, dista mucho de ser fácil. Tampoco es complicado, pero se requiere de cierta pericia y maestría para dominar el arte que en su día enamoró al mundo en las botas de jugadores tales como Juninho Pernambucano. En consecuencia, la experiencia ha sido bastante satisfactoria, mas no exenta de errores bastante notables. Sin lugar a dudas, el más exagerado ha sido la mala curva de dificultad diseñada por el estudio.

En resumidas cuentas, estamos ante el mejor FIFA de todos si nos remitimos netamente a la jugabilidad.

Dificultad

Análisis FIFA 20
Análisis FIFA 20

Pero no es oro todo lo que reluce, y sino que se lo digan a Cassim de Aladdín y el rey de los ladrones. El caso es que la dificultad ha sido diseñada de manera incorrecta; la curva es errática y demasiado abrupta. Además, no es equitativa entre modos, lo cual nos obligará a jugar en diversas dificultades en función del modo por el que optemos. Ahora bien, ¿por qué? Me explicaré mediante ejemplos. En sus primeros niveles de dificultad, FIFA 20 no ofrece desafío alguno a quienes hayan jugado con anterioridad a simuladores deportivos. Por consiguiente, las primeras configuraciones cumplen a la perfección para quienes aprendan desde cero. El problema empieza a partir del nivel de dificultad Profesional. Para quienes gocen de cierta experiencia es muy posible que tal nivel se les quede corto.

Lo lógico, por ende, es ir directamente a Clase Mundial o Leyenda, los dos siguientes. ¿El problema? Que el salto no es para nada gradual. En mi caso, por ejemplo, me decanté por empezar en profesional. Tras ganar cuatro partidos seguidos con resultados tales como 9-0, 10-0 u 11-0 —con seis goles y varias asistencias con mi jugador cuando optaba por el modo carrera— decidí subir la dificultad. Clase Mundial fue mi elección. Pasé, de un momento a otro, de ser el rey del fútbol mundial a apenas tocar la pelota. Marcar un gol se convirtió en una misión imposible, y debía dar gracias si lograba una asistencia. Con todo, seguía haciendo buenos partidos.

Lo mismo en Leyenda. Eso no quiere decir, sin embargo, que las cosas se hayan hecho bien. Llevo muchos años jugando a FIFA. ¿Qué quiero decir con esto? Que tengo bastante experiencia, a nivel usuario, con juegos de fútbol. Quienes no suelan dedicar tanto tiempo a títulos similares encontrarán una curva imposible de asimilar en la que la frustración se convertirá en su pan de cada día. No se premia el aprendizaje, sino que se colocan una serie de muros invisibles que acabarán con la paciencia de casi cualquier jugador.

Una curva nefasta

Análisis FIFA 20
Análisis FIFA 20

Todo aquello que has aprendido se convierte en algo inútil cuando el rendimiento de la IA escala a un ritmo mal marcado. ¿La solución? Tal vez crear niveles intermedios para que la experiencia de juego sea más gradual. No soy contrario a juegos difíciles, al contrario. Adoro los retos, y si no que se lo digan a Sekiro. Pero una cosa no quita la otra: la dificultad de FIFA 20 no está bien planteada. Y esto se recrudece, especialmente, en el modo VOLTA, del cual os hablaré a continuación. Al empezar opté por un nivel inferior a Profesional por mi falta de experiencia. El resultado fue horrible. Las características del título provocan que los partidos carezcan de sentido y los resultados bailen de manera aleatoria; lo mismo ganas 5-0 que te destrozan con cuatro goles seguidos desde medio campo.

Y vuelve la pregunta: ¿Existe el tan conocido hándicap? Es posible que no, mas no lo parece. Cuando decidí subir a Profesional en VOLTA el desafió creció, es cierto, pero no de la manera que esperaba. El dominio se repartía a partes iguales, pero sí lograba arrancar bien, de repente me enchufaban tres disparos imposibles que se colaban milagrosamente entre piernas, paredes y largueros. Sucede lo mismo con el modo Mi carrera, pero de otra forma. Cuando formamos parte de un equipo pequeño, la IA trata de nivelar el juego y, en muchos casos, saltan una cantidad de suplentes irrisoria. Al final, inclusive, esos clubes de talla mundial se pueden ver relegados a fases de descenso y/o posiciones en la tabla ridículas.

Lo siento mucho, pero no me creo que en un año Manchester City, Barça y Juventus, de golpe y porrazo, sean equipos incapaces de ganar más partidos de los que pierden. Dicho esto, pasemos a los modos de juego.

VOLTA

Una de las grandes apuestas de la temporada. Con Ibai al frente del timón, VOLTA se las prometía todas consigo. He de confesar que, en lo personal, agradezco la arriesgada decisión del estudio. A fin de cuentas, es muy fácil seguir haciendo lo de siempre y disfrutar de las ventas nacidas del mero caché que otorga su propio nombre. VOLTA ofrece una variante interesante a la par que atractiva. No por nada, el fútbol callejero es algo que todos llevamos muy dentro. Por desgracia, en este caso se cumple a las mil maravillas aquel refrán que dice «todo tiempo pasado fue siempre mejor». Sí, hablo de Fifa Street. VOLTA opta por campos pequeños en los que, por norma general, es un cuatro contra cuatro.

El problema es que la esencia del fútbol callejero se dilapida cuando las faltas se convierten en el pan de cada día. No obstante, puedo obviar dicho detalles, pues a fin de cuentas es una decisión de diseño que puede gustar o no en función del enfoque personal. Lo que sí considero un verdadero error de diseño es el tamaño del campo y la presencia de cuatro jugadores por equipo. Hay partidos cinco contra cinco en los que el campo es perfecto, pero en la vertiente más callejera se reduce el espacio hasta límites insospechados y… Es como jugar en una cajonera. No hay verdadero espacio para hacer casi nada. No al menos cuando hay ocho futbolistas en el campo.

Al final, tan elevado número de jugadores provoca que se premie la pasividad más allá de la habilidad. Porque replegarse es muy sencillo y, al atacar, si la defensa está plantada, un error conlleva un contraataque cuasi letal. Usar las paredes para hacer pases está muy bien, pero resulta inútil cuando hay menos espacio que en la cocina de un hobbit. Al final, esa búsqueda de velocidad termina siendo contraproducente debido a los escuetos márgenes de los cuales gozamos en estos nuestros partidos.

Quiero, pero no puedo

Análisis FIFA 20 smartphone
Análisis FIFA 20

VOLTA se presenta de manera innovadora e interesante con grandes ideas en la chistera, pero fracasa de manera notoria en su ejecución y planteamiento. Y en ello contribuye una historia tópica, previsible y carcomida por personajes repelentes. Los cameos, en lugar de aportar ese extra de motivación que grandes jugadores deberían ofrecer, restan tensión y dramatismo a un guion bastante malo. Al mismo tiempo, la personalidad del personaje principal y el resto del elenco es irrisoria y molesta; carecemos de verdadero control de nuestras acciones y pensamientos. Simula ser nuestro avatar de juego, pero es un mero muñeco al servicio de una trama plana y aburrida.

No todo es negativo, pues la liga y los partidos online son todo lo contrario: divertidos como ellos solos, tensos en el buen sentido y muy entretenidos. Al final la esencia de FIFA 20 queda marcada por la disponibilidad del online; jugar contra la IA ha perdido gran parte de su atractivo a estas alturas de la película. En lo que se refiere al sistema de progresión, me gusta. El jugador irá creciendo a medida que juegue, podremos ir desbloqueando habilidades y, en resumidas cuentas, mejorar. Será paulatino, pero sentiremos que todo lo que hagamos tiene su justa recompensa.

A la par, podremos ir fichando nuevos jugadores, lo cual subirá el nivel de nuestro equipo. Se podrán configurar diversos aspectos tales como la ropa que llevamos, nombre, etc., lo cual dota al modo de un grado de personalización bastante chulo.

Modo mi carrera y FUT

Análisis FIFA 20 carrera
Análisis FIFA 20

Mi modo de juego favorito desde su mismo nacimiento. Por norma general, el modo carrera es uno de los juegos que más suele cuidar EA. Y no es para menos, pues ofrece una de las variantes más divertidas de todas. En este caso, el factor dificultad está mejor diseñado, pero el escalado continúa siendo regulero. Con todo, los cambios son reducidos; ¿por qué arreglar lo que no está roto? Como principal novedad, ahora podremos participar en las ruedas de prensa o realizar entrevistas, lo cual le da un toque más personal a la experiencia. Esto se da, principalmente, cuando optamos por el modo carrera de entrenador, lo cual afectará a la moral de nuestra plantilla y/o su nivel de motivación.

Elegir las palabras adecuadas es vital, pues la salud mental de nuestros jugadores es un punto crucial. De forma general, es lo mismo de siempre, pero con una serie de añadidos con los que se haga en profundidad. Sigue evolucionando y mejorando, que es lo importante. Es mejor que en FIFA 19, por ejemplo. Por su parte, FIFA Ultimate Team se mantiene como la joya de la corona. El factor pay to win está muy presente, pues está claro que, si gastas, mejoras la calidad de tu plantilla más rápido.

Análisis FIFA 20 FUT
Análisis FIFA 20

Se han mejorado ciertos aspectos y se han paliado varios de sus defectos, por lo que la experiencia es más completa y divertida. Se han añadido nuevos objetivos, recompensas y desafíos, lo cual nos ha parecido genial, pues agrega una capa extra de profundidad y desafío que nos encanta. El modo progresa adecuadamente, como diría Manolo Lama. La interfaz, aunque esto va para FIFA 20 en su totalidad, es más intuitiva, lo cual se agradece. A la par, y aunque el primer contacto puede ser duro, los tutoriales están planteados a la perfección; la curva de aprendizaje es muy buena, y eso que es un modo complejo. Por otro lado, se han incluido nuevas funciones de personalización y diversas modalidades de juego menos competitivas y más casuales. No todo se reduce a ganar y competir.

FIFA 20 destaca en las mismas facetas de siempre

Al final, el juego es lo mismo de todos los años, pero mejor. Siguen existiendo diversas variantes de juego como los partidos rápidos, los clubes pro (uno de mis favoritos) o los entrenamientos. Podremos disputar temporadas y otras tantas competiciones con una cantidad de contenido pasmosa. No contentos con las licencias de ediciones pasadas, se han vuelto a ampliar y mejorar. Se echa de menos la ausencia de algunos equipos importantes o estadios, pero no se puede hacer nada cuando se trata de licencias y dinero.

El nivel de comentarios se sostiene en un buen nivel dentro de lo permisible, pues al final todo se reduce a un conjunto de oraciones que se disparan ante ciertos eventos. A veces fallan, y son un tanto mecánicas, pero es lógico. Acostumbrados al fútbol en vivo y directo, no se puede hacer nada por mejorar algo que ya ha alcanzado su límite. El añadido de Ibai en el modo VOLTA es divertido e interesante, aunque al final no deja de ser algo más anecdótico que otra cosa. En lo que se refiere a gráficos, el juego está estancando. Se necesita una nueva generación de consolas, o al menos eso parece decir EA. Con todo, creo que algunos aspectos se han descuidado demasiado; se podría exigir más teniendo en cuenta el resultado que ofrecen otros juegos como NBA 2K20.

A nivel de banda sonora y sonido ambiental, FIFA 20 sigue siendo de lo mejorcito que nos podremos encontrar. La variedad de temas y cameos de artistas internacionales es sobresaliente. Al tiempo, los efectos de sonidos de la propia pelota, los estadios y los jugadores está a un nivel muy alto.

Conclusiones

Análisis FIFA 20
Análisis FIFA 20

FIFA 20 es un juego de carácter continuista y que sigue la estela de títulos anteriores. Aunque se aprecia la novedad incluida con VOLTA, el juego carece del impacto gráfico que nos gustaría. Con todo, se mantiene como uno de los mejores simuladores deportivos del momento; el sistema, la jugabilidad y las mecánicas están más pulidas que nunca, por lo que los partidos gozan de un alto grado de realismo. Conservador, incluye pequeñas mejoras que mejoran la profundidad de la experiencia; en líneas generales todo está más pulido. No está exento de ciertos errores de diseño, tales como lo angosto de los estadios de VOLTA o la curva de dificultad.

Para variar, FUT es una de las alternativas más atractivas y mejor construidas. Una nueva opción para los amantes del género que, sin lugar a dudas, verán recompensada su espera con una nueva entrega de gran nivel, sobre todo en el terreno de la jugabilidad. El modo online destaca por ser una de sus vertientes más divertidas. De hecho, todos esos errores de los cuales hacemos mención se diluyen cuando hablamos del competitivo multijugador. Para finalizar, aun teniendo en cuenta todo lo mencionado con anterioridad, FIFA 20 es un juego muy notable y divertido.

Análisis FIFA 20. Clave de juego para PS4 cedida por Electronic Arts.

[Total: 1   Promedio: 5/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here