Análisis de ‘NBA 2K20’, simulación deportiva en estado puro

El mejor simulador deportiva de baloncesto está de vuelta

0
Compartir

¡Hola, muy buenas amantes de los videojuegos! Hoy hemos querido traeros nuestro análisis de NBA 2K20, uno de los mejores simuladores deportivos a día de hoy. Porque vuelven los mejores, y lo hacen mejor preparados que nunca. Acompañados de la siempre interesante WNBA, las estrellas más viscerales del planeta baloncesto han tomado el esférico para no soltarlo. Repitiendo fórmula, el estudio de desarrollo Visual Concepts ha mantenido aquellos aspectos que hicieron grande el título con no otro objetivo que el de mejorar aquello que nos ofrecieron en 2019. Bajo el sempiterno sello de la gigante 2K regresa la NBA.

Análisis de NBA 2K20, una ecuación en constante evolución

Análisis NBA 2K20
Análisis NBA 2K20

Sin lugar a dudas, uno de los aspectos más notorios del título es su consecuente evolución. Año tras año, lejos de conformarse con buenos resultados, el estudio busca ir un paso más allá. A consecuencia, no podemos hablar de una verdadera revolución, sino de una línea evolutiva constante y consecuente con los recursos disponibles. ¿Significa esto que debemos esperar lo mismo de siempre? Sí y no. Por un lado, en lo que se refiere a mecánica y jugabilidad, NBA 2K20 se mantiene en sus trece. Apuesta por un sistema de sobras conocido y un motor gráfico que funciona desde hace años. Por consiguiente, estética y/o jugabilidad no ofrecen una disparidad enorme con sus predecesores, mas si que agrega nuevas funcionalidades.

Al tiempo, mejora aquello que se hizo años atrás logrando, esta vez sí, un salto cualitativo muy importante en lo que a movilidad se refiere. En ese sentido, mi experiencia ha sido muy satisfactoria. El ritmo es mayor, pero no pierde en fluidez. El movimiento de los jugadores es cada vez natural, y aunque es inevitable detectar cierta rigidez en momentos puntuales, no deja de ser una consecuencia inevitable ante semejante modelo de videojuego. No por ello podemos decir que NBA 2K20 funcione de forma incorrecta. Al contrario, la obra de Visual Concepts es un verdadero monstruo que amenaza con devorarlo todo a su paso; jugar al baloncesto nunca se ha sentido tan bien.

¿Cómo es eso? Muy sencillo. Primeramente, gracias a la mejora en las expresiones fáciles. Si bien sigue siendo el punto flojo de la distribuidora, el nivel de las animaciones ha vuelto a subir varios peldaños de golpe. Sobre todo en Mi Jugador, en donde nuestro avatar era siempre objeto de mofa por parte del resto debido a su particular sistema de gesticulación. Ya no. No exenta de pequeños errores, a nivel gráfico podéis esperar un verdadero espectáculo. Que ruede el balón, jugadores, que NBA 2K20 está aquí.

Un espectáculo en materia audiovisual

En ese mismo sentido, debemos destacar la interfaz. Respecto a títulos anteriores, podríamos decir que —una vez más— NBA 2K20 mantiene la esencia. De hecho, no hemos encontrado grandes diferencias respecto a NBA 2K19, mas sí que es cierto que todo está mucho más claro. La distribución de los modos de juego y el funcionamiento del sistema de selección, en líneas generales, es mucho más claro. La navegación, en consecuencia, es mucho más fluida e intuitiva, lo cual resulta en una experiencia mucho más grata. Parece mentira, pero crear un menú que resulte agradable a nivel visual, pero aporte un alto grado de eficiencia, es un aspecto muy determinante a la hora de valorar juegos de tal calado. 2K, en ese sentido, cumple a la perfección.

Respecto a la calidad gráfica, ¿qué decir cuando eres incapaz de despegar la mirada de la pantalla? El salto cualitativo es más que notable, y aquellas sus deficiencias siguen marcadas por sus cualidades inherentes. Por ejemplo, las gradas siguen siendo el punto flojo, mas resulta obvio que se tenga que recortar en algunos aspectos. Lo importante es que los jugadores y jugadoras lucen increíbles. Se ha puesto especial énfasis en el modelado del pelo, aunque las barbas siguen siendo el némesis en la creación de nuestro jugador. No obstante, tatuajes, músculos, sudor, etc. han sido recreados de forma muy eficiente; 2K20 aprueba con nota en el apartado gráfico.

Y no podía ser menos con la banda sonora, la cual goza de una calidad innegable. Y no solo en lo que a temas de fondo se refiere, sino al reparto de artistas que han participado en el proyecto. Especial mención a Nach, quien aporta su granito de arena con el tema Bienvenidos al Mañana. Más allá de la espectacular puesta a punto musical, lo verdaderamente importante es que todo encaja a la perfección. Asimismo, los comentarios de nuestros queridos Antoni Daimiel y compañía tienen gran carisma. Por desgracia, a veces —no sé bien por qué— se intercambian por los comentaristas americanos en partidos concretos.

La WNBA ha llegado, y esperemos que para quedarse

Análisis NBA 2K20
Análisis NBA 2K20

Una de las principales novedades es la llegada de la WNBA, algo por lo cual muchos llevábamos esperando bastante tiempo. Pero ya está aquí. La Women’s National Basketball Association, ya está aquí, y ofrece un contrapunto muy interesante respecto a títulos anteriores. Y no hablamos solo de jugadoras, sino de la aparición de árbitras ya sea en el modo mi carrera o en partidos de diversa índole. Sus competidores ya lo hicieron en su momento; la espera ha sido demasiado larga. Ahora solo falta poder jugar el modo Mi Carrera pudiendo determinar si queremos ir a la WNBA o la NBA.

A ese respecto, es mi más tierna ilusión que la WNBA haya llegado para quedarse, mas eso solo el tiempo lo dirá. Si nos centramos en el presente, NBA 2K20 se convierte en uno de los mejores —sino el mejor— de la franquicia tomando como referencia jugabilidad, gráfica y novedades. Respecto a sus competidores, hoy por hoy podemos decir que estamos ante el mejor simulador deportivo de baloncesto del mercado.

Y esto es gracias al gran sentido del ritmo del estudio de desarrollo. Se ha sabido recrear, entre otras cosas, el tempo de cada liga. Cada equipo funciona de manera diferente y, aunque a grandes rasgos se guíen por los mismos patrones, se pueden detectar sutiles diferencias en función de la liga o el equipo que se escoja. Al final, se palpan las virtudes y defectos de los distintos equipos de los cuales dispondremos en esta nuestra aventura con el esférico.

Modos de juego: Mi carrera

Hablamos, posiblemente, del modo más destacado. Desde hace años, crear un avatar que emule aquellas nuestras características físicas —o que nos represente como jugadores— es una de las mayores virtudes de la simulación deportiva. En esta ocasión, NBA 2K20 ha abandonado la estructura de creación de personajes de títulos anteriores y se ha dado un lavado de cara. ¿El resultado? Simplemente genial. La variabilidad de jugadores y el grado de personalización es mucho más ajustado que antes.

¿El punto negativo? Para variar, la aplicación de móvil no funciona tan bien como nos gustaría; escanear nuestro rostro sigue siendo una tarea demasiado complicada para lo que es. No solo da problemas de carga, sino que suelen ser necesarios varios intentos para conseguir que todo funcione como se debe. Volviendo al tema, en el modo mi carrera podremos crear un avatar propio. La forma de distribuir puntos fuertes y débiles ha variado, pero para mejor.

I wanna be the very best

¿Y qué pasa con la historia? He de decir que el guion me ha gustado muchísimo más que el de NBA 2K19, el cual fue bastante flojito. De hecho, era hasta incoherente. En esta ocasión no es solo más sobrio, sino que más realista. El devenir de los eventos —muy forzados en algunos casos para mostrar a la estrella de turno— tiene mayor profundidad y credibilidad. Al tiempo, tiene ese carácter humano que tanto nos gusta. Refleja no solo los miedos y ambiciones de nuestro personaje, sino su manera de concebir el baloncesto y la vida misma.

El número de cameos sigue siendo bastante importante, mas prefiero no citar ninguno de ellos para que así os llevéis una bonita sorpresa sí al final os decidís por el título de 2K. Si puedo deciros que aborda aspectos muy importantes en la vida de todo deportista profesional. Por ejemplo, trata temas como las lesiones, la dificultad de gestionar entrenamientos, equipo, vida social y patrocinios, todo al mismo tiempo, etc. El Draft, ese fantasma del cual no sabemos tanto como nos gustaría, se muestra como lo que es: una catapulta al centro de los focos, sí, pero también como una vorágine de sentimientos en la que el miedo tiene mucho protagonismo.

Una historia intensa y emocionante, pero que sabe a poco

Análisis NBA 2K20
Análisis NBA 2K20

El principal defecto del modo mi carrera es que es breve. Diría que incluso demasiado breve. Además de poseer un final un tanto anticlimático. Es más, nos quedamos con ganas de más. El número de cinemáticas no solo es reducido, sino que carece de una extensión demasiado importante. Con posterioridad habrá nuevas cinemáticas, lo cual siempre está bien, pero carecen del impacto de la historia principal. Al final, estas últimas hacen las veces de hilo conductor para dar algo más de contexto a nuestras decisiones, pero carecen de verdadero peso.

Y es entonces cuando llega el Barrio, uno de las variantes preferidas del jugador promedio. La ecuación se resume a varias pistas de baloncesto callejero en las que jugar con otros jugadores. Se pueden jugar partidos de dos contra dos o tres contra tres, o tirar de Pro-Am e ir a la variante de cinco contra cinco. Mantiene la esencia y no aporta grandes novedades, aunque ofrece variantes interesantes. Por ejemplo, en fechas tales como Halloween, Navidad, el 4 de julio, etc. habrá eventos especiales con los cuales aportar algo diferente. Si bien no es nada del otro mundo, se agradece que existan variantes dentro de lo que es un gameplay reducido por las cualidades inherentes del mismo.

Modalidades de juego y rendimiento

Volveré a ser, una vez más, breve. NBA 2K20 ofrece varias modalidades por si queremos variar un poco. Podemos jugar partidos sueltos en los que habrá desde equipos de leyenda pasando por europeos o de grandes estrellas. Podremos gestionar nuestra propia franquicia, batirnos en partidos online con jugadores de cualquier parte o disfrutar de un juego de cromos, cuando menos, peculiar. La principal problemática de este último es la presencia de los siempre molestos micropagos, los cuales nunca son plato de buen gusto para cualquier jugador, pero bueno… Al final cada uno disfruta de la forma que prefiere del mundo de los videojuegos, así que tampoco puedo deciros mucho más al respecto. Con todo, algunas mecánicas recuerdan demasiado al gambling, lo cual no es demasiado óptimo. Es más, diría que ahí radica el mayor y más cruento defecto de la obra de Visual Concepts.

En lo referido al rendimiento, no puedo poner pega ninguna. Si bien es cierto que se requiere de un PC con características importantes, está bien optimizado y la tasa de refresco es bastante alta. Los 60 fps son estables y, si se configura bien, no ofrece problema alguno. El principal defecto es que a veces los tiempos de carga son excesivos y en ciertos momentos se puede quedar «pillado» durante unos segundos mientras termina de cargar.

Conclusiones

Valorando NBA 2K20 en todas sus vertientes puedo afirmar, con total seguridad, que es un título sobresaliente. Obviando las nocivas mecánicas de gambling —un punto negativo muy fuerte que rompe con la experiencia de juego e incita al consumismo impulsivo—, el apartado visual y sonoro es excelso. Al tiempo, la jugabilidad roza la excelencia en todas y cada una de sus vertientes en lo que se refiere a llevar un esférico entre las manos. Hoy por hoy, no creo que exista mejor simulador deportivo que NBA 2K20.

Análisis NBA 2K20. Clave de juego para PC cedida por 2K.

[Total:1    Promedio:5/5]

Deja un comentario