Análisis de ‘Table Manners’

No te enfades si quemo la mesa, ¿vale?

0

¡Hola, muy buenas amantes de los videojuegos! Regresamos, una vez más, con una propuesta de carácter independiente: Table Manners, un simulador de citas en primera persona que centra su jugabilidad en las físicas de una mano flotante que, en teoría, somos nosotros. Table Manners ha sido desarrollado por el estudio indie Echo Chamber Games y distribuido por Curve Digital con la colaboración de Dead Good Media.

Table Manners: ¿Nervioso en tu primera cita?

La premisa de Table Manners es, cuando menos, terriblemente sencilla: tener citas a través de una aplicación de móvil. Sin guion a la vista, nos centramos en una experiencia de juego corta de miras y expectativas reducidas sin mayor sorpresa más que la de su errático control. Con perspectiva en primer persona, controlaremos una mano la cual dice ser una extensión de nuestro cuerpo físico. A través de esta podremos concertar una cita con alguien que nos interese, acceder a los niveles de juego y/o cambiar ciertos rasgos de nuestra apariencia, por ejemplo. ¿El problema? Que los controles son, cuando menos, muy malos. Lo siento mucho, pero es así.

Soy muy consciente de las limitaciones que un equipo de desarrollo independiente tiene, y más siendo solo tres personas, pero… Se ha buscado hacer énfasis en una serie de físicas que, simplemente, no funcionan. Dentro del organigrama de nuestra habitación es normal, pero no en lo relativo a nuestras citas. Presupongo que lo que el estudio buscaba, entre otras cosas, era crear un estilo de juego desenfadado y divertido donde el humor hilarante tomase el control de la escena, pero no funciona. Con una estética simplista, graciosa a su modo, nos sentaremos con quien dice ser nuestra cita.

Esta, de una forma u otra, nos irá haciendo una serie de solicitudes: enciende una vela, échame un poco de vino, coge un brownie y métemelo en la boca, etc. Vamos, lo más normal del mundo. Obviando lo inverosímil de la situación, el problema es la mano que todo lo controla. Los controles, lejos de ser precisos, están en el precipicio de la decadencia. Nos moveremos de arriba a abajo con las teclas W y S, pero gestionaremos la profundidad y los movimientos laterales con el ratón la mezcla es confusa e induce al error. Además, por alguna razón que desconozco, a veces no podía girar la mano para agarrar cosas, lo cual lo complicaba todo mucho.

Agarra la botella… o inténtalo

Análisis Table Manners
Análisis Table Manners

Válgase la redundancia, pero es así. El gameplay se centra en su totalidad en intentar agarrar el bote de ketchup o la botella de vino sin destrozarlo todo a su paso. Table Manners hace esto de manera torpe, pues lejos de ser divertido, es frustrante. Cuando consigues cumplir cualquier tarea sin clavarle el tenedor en el ojo a tu cita por culpa de los ¿nervios? no sentirás satisfacción alguna, sino alivio de haber terminado el calvario en el que has decidido sumergirte. Siento mucho ser tan crítico, pero… Tal vez sea cosa mía, pero no creo que Table Manners haga demasiadas cosas bien.

A su favor puedo poner el hecho de que podemos elegir si somos zurdos o diestros y la posibilidad de elegir cualquier tipo de cita sin restricción alguna. De hecho, no se nos pregunta nuestro género, sino que pasamos a la acción de forma directa. Rápido y sencillo, sin ataduras. La aplicación tendrá todo tipo de posibles parejas, cada una con sus gustos y características, aunque el espectro no es demasiado amplio. El contenido, al final, está demasiado limitado. En lo personal me he quedado un poco frío.

Y esto se debe, entre otras cosas, a que el resto de mecánicas tampoco terminan de funcionar. Por ejemplo, podremos hablar con nuestras citas por el móvil, pero los diálogos son… Si bien es cierto que tiene ocurrencias divertidas, las respuestas que damos y/o nos dan son tan genéricas que terminan por no tener coherencia alguna con la conversación.

Conclusiones

Análisis Table Manners
Análisis Table Manners

Por mucho que me pese, no podría recomendarle a casi nadie Table Manners. Puede ser una variante curiosa para algún que otro streamer por lo inverosímil de su puesta en escena, pero poco más. Es uno de esos juegos que está ahí, por alguna razón desconocida, y que tal vez pueda ser interesante si se reduce su precio de venta al público. No aporta realmente nada nuevo y destaca por unas mecánicas muy poco pulidas. Soy consciente de que, con toda probabilidad, esa fuese la idea del estudio, pero no funciona. Es contraproductivo y, hasta cierto punto, irritante.

Análisis Table Manners. Clave de juego para PC cedida por Dead Good Media.

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here