Análisis de ‘No Straight Roads’: desde Malasia con amor

Ya tenemos con nosotros esta aventura cargada de ritmo y melodías electrónicas increíbles

0

Sold Out y Metronomik nos traen esta aventura de acción y plataformas protagonizadas por un carismático dúo de músicos. Un régimen del que revelarse, mucho colorido y un curioso sistema de combos conforman No Straight Roads, el cual ya está disponible en el mercado. Veamos qué tal ha resultado.

No Straight Roads: salvemos Vinyl City

Análisis No Straight Roads

Mayday y Zuke son un dúo de músicos que se dedican en cuerpo y alma al rock. Por ello, deciden presentarse a un concurso de talentos musicales para catapultar su fama en Vinyl City. Sin embargo, el EDM es el estilo musical por encima de todo y los jueces, pese a dar una actuación excelente, deciden que no son válidos en absoluto y los expulsan de la competición. Nuestros protagonistas decidirán, entonces, empezar una revolución para derrocar esta predominancia. Lo harán derrotando a cada uno de los mejores músicos de cada distrito de la ciudad.

Jugabilidad a medio gas, pero con buenas ideas

Análisis No Straight Roads
Análisis No Straight Roads

Estamos ante una aventura de acción que mezcla el hack n’ slash con la exploración de escenarios y el plataformeo. La receta resulta interesante, y descubrir Vinyl City y sus entornos no está del todo mal. Hay coleccionables variados y podremos ir mejorando la red eléctrica de los distritos, ya que los ricos poseen toda la electricidad de la ciudad. Sin embargo, este viaje podría ser bastante mejor. No es que los entornos no se sientan vivos, pues están llenos de detalles muy cuidados, sino que se nota la simpleza y los pasillos en el que sólo hay una salida.

El mundo que exploramos desemboca en relleno para llegar a lo realmente brillante del juego: los combates contra los jefes de cada distrito. Cada uno será diferente y corresponderá a diversos cánones de la música electrónica pasando por la clásica. Tanto sus historias como sus mecánicas son interesantes y variadas, ofreciendo una experiencia en diversos puntos bastante catártica.

Esto se consigue gracias a los cambios de fase y la progresión de sus melodías, que derrocha originalidad y estilo por todas partes. También con el ritmo, que tendrá que estar muy presente en nuestros movimientos. En cuanto lo jugable, tiene sus altibajos, encontrando algunos jefes del principio de la aventura muy trabajados mientras que otros se notan más simples y sin una profundidad tan bien llevada.

El sistema de combos y hack n’ slash acaba siendo anecdótico en muchas ocasiones, con el que simplemente aporrearemos botones en el momento justo sin tener muy en cuenta factores como las habilidades especiales o los combos. De hecho, estos últimos son confusos y no casan bien con los combates en sí. Todo se resuelve en saltar y ataques en picado más que en una exploración de las mecánicas propuestas por el título.

Gráficos y sonido excelentes

Análisis No Straight Roads
Análisis No Straight Roads

Donde más brilla No Straight Roads es en su apartado visual y sonoro. Los gráficos, siendo un título indie, no son punteros, pero su estilo cartoon y sus animaciones son simplemente exquisitas. Sus personajes están llenos de vida y personalidad, y simplemente da gusto verlos en movimiento, sobre todo en las cinemáticas. Los entornos, como he comentando con anterioridad, también están muy trabajados. Además, pese a que jugablemente no son nada del otro mundo, a nivel visual son muy vistosos y consistentes.

Respecto al sonido, tenemos una banda sonora espectacular; podría ser perfectamente lo mejor de todo el conjunto. Las melodías son pegadizas y perfectas para todo lo que vemos en pantalla. El doblaje en español es mejorable, con algunos acentos un poco extraños para los personajes. En sí, es como si la dirección del mismo no hubiera sido realizada por una persona nativa de nuestro idioma. Es más, optando por el inglés para completar la aventura si se nota un trabajo muy bueno.

Conclusiones

Análisis No Straight Roads
Análisis No Straight Roads

No Straight Roads nos llega desde Malasia y respaldado por el propio gobierno del país, por lo que el mensaje es claro. Una carta de amor a el mundo de su cultura en forma de videojuego, y con la inclusión de un elemento que todo el mundo comparte: la música y cómo nos une, mensaje que podemos ver por todo el juego. Pese a sus carencias jugables, algún bug menor y una duración algo ajustada, no puedo evitar recomendarlo. Se nota el cariño puesto en él y las ganas de la desarrolladora por lanzar al mercado un producto vistoso y con personalidad. Ya por eso merece la pena. Lo tenéis disponible en PS4, Xbox One, Nintendo Switch y PC (en Epic Games Store).

Análisis de No Straight Roads. Clave de juego para PS4 cedida por Bumble3ee Interactive.

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here