Análisis de ‘King’s Bounty II’

Os traemos nuestro análisis de King's Bounty II, una excelente opción para los fanes más acérrimos de la estrategia militar... exigente.

0

Tiempo atrás os conté que me había parecido King’s Bounty II cuando el juego todavía se encontraba en fase beta. Por aquel entonces quise hablaros de la importancia del componente estratégico, las características propias de su gameplay y de los diferentes aspectos que hacían de él un título con gran potencial. Todavía en desarrollo, daba grandes muestras de lo que podía llegar a ser. Así pues, me embarqué en la aventura de 1C Entertainment y Prime Matter hasta que una puerta cerrada detuvo mi experiencia; la historia, en ese momento, estaba bloqueada por el bien de los intereses colectivos.

No obstante, el paso del tiempo —y la propia distribuidora, todo sea dicho— me ha querido dar una segunda oportunidad. Es decir, que en aqueste nuestro análisis ya no hablo de una fase beta, sino de una edición completa... ¡Y cómo me ha gustado! En cualquier caso, me he dado cuenta de una cosa: no ha cambiado demasiado. El paso del tiempo ha traído consigo mejoras en la jugabilidad, mejoras en el sistema, pulido de errores y un guion (ahora sí) completo. ¿Qué quiero decir con esto? Que es una tontería que os vuelva a contar lo mismo una vez más.

Durante mi primera vuelta por el mundo de King’s Bounty II me detuve a hablaros del sistema de combate, de la complejidad de las unidades o del sistema de misiones, pero no tanto del argumento. Es por eso que en esta ocasión me centraré, precisamente, en eso. Os recomiendo, por lo tanto, que le echéis un vistazo a nuestras primeras impresiones si queréis saber más al respecto. En caso contrario, adelante. Hoy hablaré del estado final del juego y mis conclusiones finales, de la trama y de los cambios que he creído detectar. Dicho esto, comencemos.

King’s Bounty II

Análisis de King's Bounty II
Análisis de King’s Bounty II

King’s Bounty II es la clásica aventura de fantasía grimdark en la que una persona es escogida por el destino para salvar la situación. En nuestro caso será un excaballero reconvertido en mercenario, una maga con ciertas tendencias anarquistas o una paladina nacida en el pueblo llano. Es un detalle importante, pues la primera circunstancia a la que nos enfrentamos como jugadores es la elección de avatar. No por nada, cada uno tiene sus propias características, aunque estas se resumen —mayormente— a la jugabilidad. Nos ha sorprendido, y no en el buen sentido, las escasas diferencias que hay entre personajes.

Si bien es cierto que cada uno tiene su propia personalidad y responde de una forma u otra ante las adversidades y circunstancias, su camino es casi el mismo durante gran parte del recorrido. Los tres empiezan en la cárcel por un crimen que no cometieron. Destinados a morir entre rejas, somos liberados por un decreto real que nos reclama como agentes del nuevo rey. Este, por un motivo u otro, considera que somos la persona adecuada para resolver una trama palaciega; el gancho inicial está cogido con pinzas y nadie se lo cree, pero lo aceptamos por el bien de la narrativa.

Superado el tramo inicial en el que nuestros antiguos captores nos brindan una pequeña escuadra de soldados, un caballo y algunas armas, nos lanzamos a la aventura. En este primer tramo aprendemos las mecánicas básicas relacionadas con la historia: toma de decisiones, exploración y diálogos. El primer punto es algo que ya vimos en la beta, pero la versión final nos depara nuevas sorpresas. Cuando nos enfrentamos a una misión, tendremos —por norma general— dos rutas diferentes. Podremos elegir la que queramos y algunas de ellas tendrán ciertas implicaciones en el futuro o en misiones posteriores.

Decisiones

Análisis de King’s Bounty II

A grandes rasgos, cuando tomamos una decisión potenciamos una de nuestras cuatro ramas de habilidades. Así pues, no todo pasa por la moral y la ética, sino por la ejecución de la lógica y la práctica. ¿Vamos a tomar una ruta pacifista cuando nuestro mercenario es bueno en batalla o tomar decisiones en favor del orden cuando nuestra maga destaca en cuestiones anarquistas? Son un par de ejemplos, pero es para que os hagáis una idea. En cierto modo, el estudio nos propone tomar una dirección u otra en función de la personalidad del personaje, aunque eso ya es cosa nuestra.

La mano que nos guía es discreta y no se entromete, pero acierta como consejera omnipresente cuando no sabemos qué hacer. Sabiendo esto, aunque la historia pueda ser la misma en los primeros compases, podremos encontrar ciertas diferencias entre una partida u otra. A fin de cuentas, la gracia es superar el videojuego tres veces: una con cada personaje. Así no solo obtendremos más información contextual del mundo, sino que entenderemos las diferencias entre ellos. A ese respecto, debo decir que el estudio se ha esforzado muchísimo en traernos una ambientación rica en detalles, realista para con sus circunstancias e interesante.

Análogamente, aunque se da de forma muy discreta, los diálogos sí que son algo diferentes. Los NPC, en su mayoría, repetirán las mismas líneas una y otra vez, pero no así nuestros protagonistas. Ellos sí que reacciona de forma distinta. Es más, si hemos tomado una decisión en el pasado es posible que encontremos una referencia a esta en el futuro, ya sea en una conversación entre personajes no jugables, el diálogo de una misión o un apoyo inesperado en combate. Esto es uno de los aspectos que más me han gustado, pues sientes que tus decisiones sí que tienen verdadera importancia.

Una narrativa de épica clásica

Análisis de King's Bounty II
Análisis de King’s Bounty II

Llegados a este punto os estaréis preguntando qué diablos sucede con el gameplay… ¡Pues que ya hablé de él! Lo he dicho, pero por si acaso lo recuerdo. ¿Queréis saber más? Visitad el siguiente enlace. En caso contrario, continuamos. King’s Bounty II es una aventura de fantasía grimdark con un planteamiento a largo plazo. El mundo está construido de forma maravillosa y la ambientación es fantástica. Las misiones principales y secundarias están bien conectadas las unas con las otras, aunque la curva de dificultad se nos ha atragantado un poco.

De hecho, el ritmo narrativo y la exploración se pueden hacer pesadas ante la ausencia de un mejor sistema de viaje rápido y un mapa que, a veces, se vuelve demasiado pesado de explorar. Nos ha faltado, una vez más, un sistema para esprintar. Todo esto viene dado por su forma de contar las cosas: con tranquilidad y con muchos diálogos. Encontraremos cientos de libros y pergaminos con información mientras exploremos, obtendremos información adicional si escuchamos a la gente hablar y podremos entender bastantes cosas si miramos el terreno. Aquí, aunque a veces pueda parecer que carecemos de información para tomar una decisión, es posible saberlo todo en mayor o menor medida.

Se debe, en gran parte, a su potente narrativa. Es algo lenta (tarda mucho en arrancar), pero nos lo explica todo a la perfección para que no nos sintamos desubicados. Diría, sin duda, que donde falla verdaderamente es en el trasfondo de nuestros protagonistas. Si bien es cierto que los acabamos conociendo, sus historias son demasiado complejas como para saltárnoslas. Y, por desgracia, no nos cuentan demasiado de ellos al empezar. Nos cuesta empatizar con su causa, entender sus motivaciones o, simplemente, ver el mundo a través de sus ojos. Por lo demás diría que King’s Bounty IItiene errores menores, pero cumple con nota.

Jugabilidad actualizada; diferencias y mejoras

Análisis de King's Bounty II
Análisis de King’s Bounty II

Si habéis repasado mis primeras impresiones entenderéis el siguiente apartado mucho mejor, aunque intentaré ser lo más claro posible. La jugabilidad, tal y como muchos de vosotros ya sabréis, pasa por un sistema de exploración clásico en donde iremos del punto A al punto B resolviendo misiones principales y secundarias. Nuestro personaje, en lugar de luchar a través de su propia espada, comandará a su propio ejercito, el cual estará compuesto de cinco escuadrones que podremos ir cambiando entre combate y combate. Estos escuadrones tendrán un número limitado de soldados en función de un parámetro llamado Liderazgo y, aparte, tendrán sus propias estadísticas, habilidades pasivas y técnicas.

Su desempeño en combate dependerá de nuestro equipamiento, de las opciones que hayamos desbloqueado del árbol de habilidades al subir de nivel y de nuestro héroe. Asimismo, podremos usar diversos tipos de hechizos en combate a través de un libro de magia, aunque en esto destacan —sobre todo— la paladina y la maga. Los combates serán pura táctica e iremos movilizando a nuestras unidades por un terreno cuadriculado para obtener ventajas posicionales, atacar, cerrar caminos, etc. Los obstáculos podrán impedir que nuestros arqueros disparen y las resistencias elementales podrán afectar a nuestros magos. Hay muchos componentes que debemos tener en cuenta, pues King’s Bounty II es un juego sencillo y complejo, todo al mismo tiempo.

Una vez hemos repasado el esqueleto mecánico, ¿qué cambios hemos encontrado? Para empezar, la curva de dificultad ha sido modificada para que ciertos duelos sean más asequibles y otros tantos más complicados… o al menos eso me ha parecido a mí, pues mis impresiones y este análisis han sido planteados mediante dos personajes diferentes. En cualquier caso, he creído ver un combate algo más pulido y con nuevas variantes. Destaca, sobre todo, el aprendizaje de hechizos. Como norma general solo podremos usar pergaminos, pero ahora también podemos aprenderlos si disponemos de los recursos.

¿Y la beta?

Análisis de King’s Bounty II

¿Esto se podía hacer en la beta? Si es que sí yo no lo vi. En cualquier caso, es un aspecto que dota al juego de una segunda capa de profundidad todavía más interesante. Otro cambio bastante notable es la perspectiva de la cámara, ya que ahora es más cercana y ha sido ajustada. No influye demasiado, pero nos permite tener una perspectiva más realista al personaje aun a pesar de ser isométrica perpendicular en tercera persona. Entiendo que, en cierto modo, tiene que ver con los ajustes gráficos. El rendimiento ha empeorado respecto a la beta, pero ha sido en favor de un apartado visual algo más detallista y con mejores acabados.

De la misma forma, la jugabilidad ha demostrado todo su potencial. Ahora sí, tras explorar gran parte de sus para nada desdeñables casi setenta horas, he sentido que es un juego completo. Al ir adquiriendo nuevas unidades y tras superar desafíos todavía más difíciles he comprendido, de verdad, el gran trabajo que hay. Los primeros combates son muy sencillos, pero los últimos incorporan muchas más variantes tácticas relacionadas con los hechizos, la distribución de los escenarios o las unidades disponibles. King’s Bounty II es uno de esos títulos que necesitan tiempo para calar, pues arrancan con poca fuerza, pero terminan muy bien.

Análisis de King’s Bounty II | Conclusiones

Análisis de King’s Bounty II

En mis primeras impresiones consideré que King’s Bounty II era un juego muy recomendable, pero tras haberlo reexaminado con su versión completa, ha mejorado. Es una experiencia de estrategia y rol muy notable con una gran cantidad de contenido y un desarrollo narrativo potente. Sí, es algo lento y el ritmo no es el mejor, y cuesta amoldarse a él, pero ofrece detalles muy interesantes. La ambientación es genial, el combate está muy logrado y el planteamiento general es potente.

Análisis de King’s Bounty II. Clave de juego para PC cedida por Dead Good Media.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here