Análisis de Blue Reflection Second Light

¡Análisis de Blue Reflection: Second Light! Os contamos que nos ha parecido esta particular aventura de recuerdos perdidos y rol japonés.

0

Como viene siendo costumbre, existen ciertas franquicias del género JRPG que, por una razón u otra, pasan más bien desapercibidas en tierras occidentales. Bien podría ser el caso de Blue Reflection, una IP relativamente joven —nació en 2017— de GUST. Es posible que os suene, ya que son los mismos responsables de proyectos como Atelier Ryza 2: Lost Legends & the Secret Fairy, Atelier Lulua: The Scion of ArlandFairy Tail, el videojuego. Así pues, nuestro encuentro con su último trabajo, Blue Reflection: Second Light es como visitar a un viejo amigo. Ya sabemos de qué pie cojea y/o que nos agrada de él.

Por eso no nos ha sorprendido que hablemos de una franquicia de nicho en occidente. Sus proyectos, por unas razones u otras, suelen estar muy enfocados al público japonés. Lógico, todo sea dicho. Además, en España siempre les ha costado arrancar por una sencilla razón: no están traducidos al español. Esto siempre supone un escollo, y en esta ocasión no será diferente. Más allá de eso, repite fórmulas tópicas del país del Sol Naciente. ¿Cuáles? Pues un poco de fanservice por aquí y por allá, tramas que manejan conceptos muy abstractos o, simplemente, un profundo respeto por la tradición.

En cualquier caso, sería injusto limitarme a una serie de cualidades inherentes adscritas a un género, un país o una desarrolladora, así que os contaré qué me ha parecido por su valor individual. Para eso estamos aquí ¿no? Sea como fuere, no me gustaría empezar sin ofreceros un último detalle: está disponible en PlayStation 4, Steam y Nintendo Switch. Asimismo, es retrocompatible con PS5. Dicho esto, ahora sí, puedo comenzar.

Análisis de Blue Reflection: Second Light

Análisis de Blue Reflection: Second Light
Análisis de Blue Reflection: Second Light

Blue Reflecion: Second Light nos presenta a Ao Hoshizaki, una joven estudiante como cualquier otra que un día se ve arrastrado a un mundo paralelo. De repente, y sin previo aviso, la joven es rodeada por una nada tan absoluta como la misma existencia. No obstante, pronto descubre un instituto abandonado y a otras 2 chicas, aunque estas últimas han perdido todos sus recuerdos. Mientras exploramos un poco el lugar, seremos atacados por monstruos, pero pronto descubriremos que somos capaces de usar una serie de poderes especiales y armas para defendernos.

Bajo esta tesitura arranca una trama que, con el paso del tiempo, nos atrapará gracias a su gran sentido de la narrativa y su atractivo desarrollo de personajes. Si dejamos a un lado el desagradable abuso del fanservice en chicas de instituto —algo muy molesto desde mi perspectiva—, Blue Reflection: Second Light desarrolla una trama muy llamativa en donde los recuerdos serán el eje central de todo. Bien plasmado a través de un guion sencillo, pero sólido, Ao irá desenmarañando los misterios de este mundo de forma muy progresiva. En casi todo momento estaremos un poco perdidos, dándole cierto toque al más puro estilo novela de misterio.

El juego, en todo momento, centrará todos y cada uno de sus esfuerzos en desarrollar la personalidad de las chicas mientras desvela los misterios de sus respectivos pasados poco a poco. Pista a pista, migaja a migaja, iremos recomponiendo una suerte de verdad a medias. Sorprendete a su modo, bebe de algunos de los tópicos del género, pero sabe deconstruirse hasta adoptar una personalidad más bien propia que recuerda, eso sí, a Persona 5 y su concepto de Palacios. Esto, no obstante, os lo explicaré un poco más adelante.

Deconstrucción y reconstrucción de personajes

Análisis de Blue Reflection: Second Light

Blue Reflection: Second Light tiene una duración de unas 25 o 30 horas. Y durante ese tiempo tendremos margen de sobra para ir conociendo a nuestras protagonistas. Más allá de su perdida de memoria, las protagonistas se irán deconstruyendo y reconstruyendo poco a poco a través de una narrativa que, si bien es cierto que tiene defectos, trata bastante bien la psique de sus personajes. Estaremos, sin lugar a dudas, ante el aspecto más interesante de un videojuego sin grandes pretensiones. No es su objetivo romper la dinámica de la industria o revolucionar el mercado.

Al menos así lo he entendido yo. Me da la sensación de que GUST quería ofrecer algo interesante y divertido, pero sin arriesgar. Lo han conseguido, porque Blue Reflection: Second Light no te deja con mal sabor de boca una vez te lo terminas. Es más, me ha gustado mucho el enfoque por el cual ha optado el estudio: las chicas irán teniendo una especie de citas o quedadas entre ellas, pero todo será muy inocente. Más que otra cosa, se perfilan como una familia improvisada en la que las unas y las otras se escudan contra ellas para enfrentarse a un mundo agresivo para con su existencia. Este es uno de sus grandes aciertos.

Y es que poco a poco irán apareciendo cada vez más personajes que se irán uniendo a nuestra peculiar aventura. Resalto, una vez más, que su principal defecto —desde mi perspectiva— es el fanservice. Mayormente, este se transcribe a través de una serie de complementos visuales que, en muchos casos, mostrarán mucha carne. No me parece correcto teniendo en cuenta la edad de las chicas. Sin más. Me parece un error bastante fragrante, pero a cada cual con sus decisiones. Y es que esa es otra: podremos personalizar tanto a los personajes como el propio instituto.

Nuestra base de operaciones: un instituto

Análisis de Blue Reflection: Second Light
Análisis de Blue Reflection: Second Light

Uno de los aspectos más interesantes de Blue Reflection: Second Light es, sin lugar a dudas, el ya mencionado instituto. Además de pasar nuestro día a día entre sus aulas y pasillos, podremos personalizar, decorar y modificar el centro de estudios. A grandes rasgos, el instituto se convertirá en nuestra base de operaciones, y será en él donde podamos tener esas «citas» y/o interactuemos con el resto de personajes. Además, en una de las habitaciones podremos craftear diferentes objetos utilizando los materiales que vayamos encontrando y farmeando.

Lo interesante es que dispondremos de un menú en el que podremos ver que materiales genera cada enemigo, pudiendo ir un poco al grano —más o menos— según lo que nos haga falta. Esto servirá, como ya he comentado, para mejorar el instituto, pero también para cumplir misiones secundarias de diferentes estilos. Lo bueno es que muchas de estas secundarias servirán para ampliar el propio instituto, siendo bastante importante asegurarnos de que queremos construir una sala. Podemos, inclusive, sustituir unas por otras. Es relevante que lo tengamos en cuenta, ya que en función de las salas, obtendremos unas mejoras para el grupo u otra.

No quiero que me malentendáis. No se acerca, ni mucho menos, a ninguna clase de simulador de construcción ni ofrece una profundidad especialmente exagerada. Es un añadido interesante con cierto nivel de complejidad y repercusiones varias en el gameplay, pero sin romper en ningún momento el molde. Va más al punto de ir colocando objetos en ciertos sitios, elegir determinados vestuarios, etc.

Fragmentos de memoria perdidos

Análisis de Blue Reflection: Second Light
Análisis de Blue Reflection: Second Light

Y en lo que respecta al combate, Blue Reflection: Second Light nos ha recordado muchísimo a Persona 5. Más allá del instituto, el otro gran protagonista son las mazmorras. Denominadas Heartscape, cada una de ellas representa un mundo creado a través del subconsciente y los sentimientos de una chica determinada. Es decir, es algo así como un reino cuya apariencia y realidad está marcado por los recuerdos del resto de personajes. Se acerca muchísimo al concepto de los Palacios de P5. En cualquier caso, nuestro objetivo será completar dichas mazmorras para recuperar los fragmentos perdidos (los recuerdos) de cada chica.

Cada Heartscape se dividirá en pisos, y en cada piso tendremos que superar diversos retos y desafíos. Será muy importante ir bien provistos de provisiones, pues solo podremos recuperar la salud que perdamos en los combates regresando al instituto o ingiriendo algún alimento. Y si perdemos, pues nos despertaremos en la enfermería. Lo bueno es que el juego recuerda los pisos completados y podremos regresar a ellos sin necesidad de repetirlos. Sabiendo esto, nos lanzaremos a la aventura para recuperar fragmentos y recuerdos por igual mientras derrotamos enemigos (algo así como nuestros demonios internos) hasta alcanzar a un final boss.

Un singular estilo de combate

Análisis de Blue Reflection: Second Light

Sobre el combate, la exploración y el instituto son bastante importantes, pues mejorando la relación con el resto de chicas desbloquearemos nuevas habilidades para estas. También mejorará nuestra afinidad, lo que nos hará rendir mejor en batalla. Dicho esto, queda explicar que existen dos tipos de pelea diferente. El primero es una especie de mezcla entre combate en tiempo real con barras de carga para ataques y habilidades y RPG clásico por turnos. Nos recuerda a ambos, cogiendo un poco de aquí y de allá, pero sin la velocidad del primero.

Básicamente, para usar habilidades o atacar tendremos que gastar puntos de eter. Estos se irán recargando poco a poco. A través de una barra de tiempo, el juegos nos avisará cuando podemos gastarlos para hacer algo, pero podremos seguir acumulando (en función de nuestro nivel) para usar habilidades más poderosas o repetir una misma acción de menor coste varias veces. Es, como poco, un sistema bastante interesante. Ahora bien, lo que más me ha gustado es que, conforme avanza el combate, acumularemos cargas y, llegado a cierto punto, liberaremos nuestra forma Reflection, la cual tiene (en general) un arte muy bonito y unas variantes de combate muy llamativas.

La cosa es, y por eso hablamos de una mezcla entre tiempo real y turnos, es que cada chica (el grupo está compuesto por 3 luchadoras y un apoyo) tiene un botón de acción asignado. Al pulsarlo, el tiempo se parará y se abrirá el menú de acciones pertinentes que nos permitirá decidir qué hacemos. Y si no os apetece calentaros la cabeza, podéis activar el modo automático para los otros 2 personajes que no sean Ao. El segunod estilo será una suerte 1 vs. 1 que se dará dentro del combate normal una vez cumplamos ciertas condiciones. Será un combate rápido en donde tendremos que encadenar acciones para encadenar un ataque final muy poderoso. Si fallamos, el personaje caerá.

Banda sonora y apartado gráfico

Análisis de Blue Reflection: Second Light
Análisis de Blue Reflection: Second Light

Terminaré haciendo un breve repaso al apartado gráfico y la banda sonora. El primero bebe directamente de la influencia del anime y el manga, siendo esta una característica muy propia del estudio GUST y Koei Tecmo. Las animaciones están bien planteadas, las texturas están bien y, en líneas generales, el apartado creativo es bastante llamativo y colorido. Podría decir que el lado creativo cumple con buena nota, ya que la banda sonora también aporta buenos temas a lo largo y ancho de toda la experiencia. Es un juego esencialmente bonito que, más allá del fanservice, se recrea en la inocencia de sus protagonistas.

Conclusiones

Análisis de Blue Reflection: Second Light
Análisis de Blue Reflection: Second Light

Blue Reflection: Second Light es un buen juego de rol japonés. La trama es interesante, la narrativa es atractiva y el gameplay es relativamente sólido. Tiene lo necesario como para mantenerte enganchado durante un buen puñado de horas, y el rendimiento es bastante bueno en PC; no exige demasiado y está bien optimizado. Su historia sobre la amistad es de las que nos gustan, y su exploración de la psique humana tiene momentos muy destacables.

Análisis de Blue Reflection: Second Light. Clave de juego para PC cedida por Koch Media.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here