Análisis de ‘Battletoads’

La nueva entrega de los Battletoads llega por todo lo alto más de dos décadas después del original.

0

Tras más de 25 años han vuelto, todo un clásico ha regresado después de una larguísima ausencia en la industria. Sí, hablamos de Battletoads, juego de culto —nacido en la era de NES— que marcó un antes y un después en cuanto a reto y desafío. Además, no solo nos trae buenos recuerdos, sino también pesadillas por sus infames niveles de dificultad. ¿Y quienes han sido los responsables? Pues esta vez es cosa de Microsoft y Rare, quienes nos traen de regreso a Pimple, Zits y Rash; las ranas más gamberras y alocadas de la industria regresan en una aventura con sabor clásico y rebosante de personalidad.

Battletoads, de vuelta a la acción

Análisis Battletoads
Análisis Battletoads

La historia toma lugar literalmente 26 años desde el primer Battletoads con nuestros héroes viviendo una vida de sueños frustrados y buscando la fama que no obtuvieron en su primera aparición. Curiosamente, el juego bromea en todo momento sobre lo rápido que olvidó el mundo la existencia del primer título pasando a ser un juego de culto que pocos disfrutaron. Así pues, nuestros Battletoads se embarcarán en una aventura para conseguir el prestigio y la fama que no obtuvieron hace 26 años. ¿Cómo lo harán? Pues capturando a la Bruja Negra, salvando el universo y derrotando una raza alienígena todopoderosa que quiere destruir a las ranas.

Mezcla de géneros

Análisis Battletoads
Análisis Battletoads

Una vez que nos ponemos a los mandos de Battletoads nos encontraremos de todo, desde un genial beat ’em up de scroll lateral hasta un bullet hell pasando por plataformas 2D y puzles. Todo ello mezclado con unas animaciones geniales muy al estilo de serie animada de los 2000 tipo Cartoon Network, pero con un toque gamberro y desenfadado que da mayor énfasis a un humor absurdo y adulto.

Durante las fases beat ’em up podremos cambiar en cualquier momento de rana. De hecho, cada una de ellas estará especializada en un estilo de combate distinto. De eesta forma, Zits es una rana veloz con combos rápidos y ataques especiales que aturden a los enemigos. En segundo lugar, Pimple será la rana tanque, con gran cantidad de salud, pero de movimientos lentos y pesados. Por último, Rash, la rana más equilibrada tanto en salud como poder de ataque. De mismo modo, cada una tendrá asignada un botón especial de ataque. Así pues, el uso de los tres protagonistas será crucial cuando nos enfrentemos a grandes oleadas de enemigos.

Es más, cada uno tendrá un patrón de ataque distinto y formas de derrotarlos de manera eficiente. Además, tendremos desde simples esbirros a grandes jefes finales. Y si hablamos de las fases que se alejan de el beat ’em up clásico solo puedo decir que son una auténtica maravilla. Originales hasta decir basta, y muchas de ellas difíciles como ellas solas. Sin embargo, esto será algo que mejor descubráis por vuestra cuenta.

Gráficos, sonido y jugabilidad

Su estilo gráfico recuerda a series cartoon de principio de siglo con un estilo gamberro y desenfadado que le viene como anillo al dedo. Además, posee un colorido y estética visual muy competente. Junto a unas animaciones 2D exquisitas y una tasa de 60 FPS estupenda

Su banda sonora es cañera como ella sola; sus temas rockeros y llenos de mezclas delirantes harán que la adrenalina os suba rápidamente mientras repartís porrazos a diestro y siniestro con los Toads. El doblaje, a pesar de ser sólo en inglés, es fantástico.

Jugabilidad arcade al más puro estilo Street of Rage (por nombrar un ejemplo). Pero este género es sólo la punta del Iceberg, pues, la mezcla de géneros se vuelve cada vez más y más loca mientras más niveles avanzamos en su historia. Recordemos, combina fases de bullet hell endiabladamente difíciles, plataformeo 2D, puzles… Es un juego que os sorprende constantemente de lo imaginativo y loco que puede llegar a ser.

Conclusiones

Análisis Battletoads
Análisis Battletoads

Battletoads regresa por la puerta grande; supone el regreso de una franquicia de la cual nadie esperaría su regreso después de tantísimos años a la sombra de otros grandes del género. No obstante, una vez más, Rare trae a la vida un clásico revitalizado y lleno de energía con una jugabilidad divertida, aunque con un modo historia algo corto; dura unas 5 horas aproximadamente. También sumamos un humor negro y pasota que hará a más de uno reír a carcajadas con la locuras de los Battletoads. Por otra parte, muchas de sus fases suponen una gran reto, más aún si jugamos en solitario. Por el contrario, si contamos con otros dos amigos, podemos jugar en cooperativo local y repartir manporros con los Battletoads en compañía.

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here