‘Zombieland: mata y remata’, review sin spoilers

0

La segunda parte de Bienvenidos a Zombieland (2009) llegó a las salas de todo el país el pasado 18 de octubre. Nosotros ya hemos visto Zombieland: mata y remata y en esta entrada os dejamos nuestras impresiones.

Zombieland: mata y remata, si algo funciona no lo toques

Si, por esas casualidades de la vida, llega un día en que el apocalipsis zombie se cierne sobre nosotros, no estaría de más establecer algunas normas. Algo así como un decálogo de conducta, una manera de hacer frente -o por lo menos intentarlo- a los muertos vivientes. A fin de cuentas el cerebro, y su intermitente uso -esa ha dolido-, es lo único que separa de ellos.

Si hace diez años presenciasteis la muy disfrutable Bienvenidos a Zombieland (Ruben Fleischer, 2009), podéis estar de enhorabuena pues su secuela mantiene todo lo que funcionaba en la original y añade algunos elementos que no desentonan en absoluto. Zombieland: mata y remata (Ruben Fleischer, 2019) tiene tanta mala baba y tanto humor como su predecesora, brindándonos una nueva incursión en ese mundo post apocalíptico tan alocado.

Y es que nos topamos nuevamente con las normas de Columbus, con los títulos sobreimpresionados en pantalla y los gags desternillantes. Puede que Fleischer no haya querido arriesgar, pero lo cierto es que su película funciona ahora como lo hizo hace una década.

Zombieland: mata y remata

Una secuela a la altura

Las renovaciones de Zombieland: mata y remata no vienen del lado de la historia, enfrentándonos a un relato bastante similar al de la primera entrega (tira y afloja entre damas y caballeros que desemboca en road movie funcional). Las novedades vienen por parte de los personajes, sobretodo los de Madison, Nevada y el mayor protagonismo de Little Rock.

De este modo, el film se preocupa por presentar nuevas caras, tan demenciales como las ya presentes, que se suman al estupendo cast de la original. Nombres de la talla de Rosario Dawson, Zoey Deutch o los desternillantes Luke Wilson y Thomas Middleditch son el perfecto acompañamiento para los roles centrales que recaen de nuevo sobre el correctísimo Jesse Eisenberg, la estupenda Emma Stone, el sempiterno Woody Harrelson y la algo menos acertada Abigail Breslin.

Por otro lado, los zombies siguen estando perfectamente bien recreados, siendo esas esponjas de balas que la acción necesita y funcionando también como reducto cómico -el Homer es realmente gracioso-. Esa caracterización y vestuario concuerda también con las localizaciones y escenarios, más propios de una distopía juvenil al uso.

Veredicto

Zombieland: mata y remata es una secuela que funciona realmente bien. Siguiendo los pasos de su predecesora, estamos ante una película alocada y desenfadada que hace del humor negro su principal baluarte. Una nueva ocasión para volver al terreno zombie donde, a través de lo cómico, se vive siempre mucho mejor.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here