‘The Promised Neverland’: análisis episodio 3

Análisis del episodio 3 de 'The Promised Neverland'

3
Compartir

181045

Como quien no quiere la cosa, llegó otro jueves y, con él, un nuevo episodio de The Promised Neverland. Ya había leído en redes algunos comentarios algo… dudosos sobre la calidad del episodio, así que sin perder más el tiempo me dispuse a verlo. Este tercer episodio tiene una peculiaridad con el que ninguno de los anteriores contaba: un título. «181045» es, además del título, el número con el que se abre el episodio. Pero… ¿qué significa? ¿Qué sentido tiene?

En una serie como esta, cada detalle cuenta. Igual que en el manga, el anime parece que traslada esta característica con acierto. Volviendo a la combinación de cifras, lo primero que pensé fue que este tendría relación con el número marcado en alguno de los protagonistas. Sin embargo, después de investigar descubrí que todos ellos tienen número de 5 cifras, y este era de 6. Después se me ocurrió una idea un poco tonta, pero que parecía tener todo el sentido. ¿Y si 181045 indica una fecha? Es decir, 18/10/45. Revisé un par de veces el episodio y, efectivamente, vi que mis sospechas no eran del todo infudadas.

En un momento del capítulo vemos que los personajes viven en el año 2045. Asimismo, cuando Isabella da parte sobre la situación de la granja, dice que es el día 17 de octubre, o sea, 17/10. Lo curioso es que gran parte del episodio sucede supuestamente al día siguiente. El 18/10/45. ¿Igual es otra cosa? Puede ser. No olvidemos que los japoneses colocan las fechas al revés: año, mes y día. Pero la cuestión es que, solo por sembrar la duda y hacer pensar, siento que esta serie ofrece lo que se le pedía.

Krone

No cabe duda de que este episodio 3 sirve como carta de presentación de la Hermana Krone. El capítulo anterior cerró con la llegada de Krone y Carol, un bebé que llegó como sustitución de Conny. Así, empezamos a saber más detalles sobre Krone, sus inquitudes, su forma de ser y, sobre todo, la amenaza que supondrá para los huérfanos mayores. El mayor grueso del episodio tiene lugar cuando los chicos juegan con Krone al pillapilla. Este «inocente» juego tiene un propósito esencial: entrenar a los huérfanos más jóvenes para su futura huida. La inclusión de Krone, en cierto modo, nos sirve, además de para conocer sus habilidades, para acortar la distancia que la separa del resto de niños. Una táctica para ser los ojos de Madre, sin que esta se vea inmiscuida todo el tiempo.

No obstante, debo decir que la construcción de la Hermana me ha parecido, en ciertas ocasiones, bastante pobre. Destaco especialmente el momento en el que, como una perturbada, comienza a gritar y saltar en su habitación con un muñeco, berreando aquello que quiere —dejar a Isabella fuera de combate— sin tener la menor cautela. Ante mi perplejidad, revisé el manga y vi que este momento estaba ausente. Y no me extraña. Me pareció un recurso fácil para ahorrarse las voces en off, que, como ya señalé en el análisis del episodio 1, son cruciales en el papel, pero en una animación pueden llegar a ser pesadas. En este caso, creo que han optado por un camino «fácil», y espero que en nuevos episodios empleen métodos más sofisticados.

Nuevos descubrimientos

La llegada de Carol también supone un evento con relevancia dentro de la trama. Norman, Ray y Emma, en sus intensos debates, llegan a la conclusión de que, de alguna forma son controlados por Madre. Es decir, que portan algo dentro de ellos que los hace localizables, como ya descubrieron en el episodio 2. Así, Emma, con la excusa de cuidar a los bebés descubre una pequeña marca en la oreja de Carol. Y voilà. Emma recuerda entonces que Madre dijo que se trataba de una marca para analizar la sangre. Poco a poco, la joven Emma empieza a romper su cascarón de inocencia y a darse cuenta de la oscuridad detrás de Madre y de su situación en la granja.

Un pequeño bajón

Al principio del texto señalaba que algunos comentarios acusaban al episodio de «mediocre» en cuanto a la calidad de su animación. Es por ello que, mientras lo visionaba, me fijé en algunos detalles para concluir en si esas palabras eran o no ciertas —siempre bajo mi humilde opinión, claro—. Mentiría si dijese que no he notado un pequeño traspiés en la calidad. Algunas escenas eran repetidas, otras no contaban con muchos detalles y en ocasiones algunos personajes tenían proporciones poco armónicas. Los planos generales, por poner un ejemplo, apenas tenían detalle: cuando vemos a Norman y Emma en la biblioteca, sus figuras están bastante desdibujadas, igual que cuando aparecen todos los niños al terminar el juego del pillapilla.

Ojo, estas «incorrecciones» son, siendo justos, muy comunes en series animadas. Los plazos son los que son, y muchas veces se debe optimizar y dejar a un lado ciertos detalles para poder sacar un trabajo adelante. Yo, en ese sentido, intento ser justo y no dejarme llevar por defectos así para echar por tierra toda una obra. A pesar de todo, este episodio 3 sigue la línea de los anteriores, cuenta con momentos atmosféricos bien conseguidos —atención a la escena final— y una banda sonora bien integrada. Además de seguir fielmente el manga —que parece ser el caso—, el próximo episodio vendrá con una gran revelación y la inclusión de nuevos miembros al equipo compuesto por Emma, Norman y Ray…

¡Y eso ha sido todo!

The Promised Neverland es una serie anime disponible en Crunchyroll y cuyos episodios se estrenan los jueves. La serie se basa en el manga homónimo, licenciado en España por Norma Editorial. Muchas gracias por leer estas líneas y ¡nos vemos la semana que viene!

[Total:9    Promedio:5/5]

3 Comentarios

  1. Sobre esta parte del artículo: —por cierto, ahora caigo en lo machista que es que Gilda y Emma sean quienes cuiden del bebé—

    He de decir que en el manga se explica que son las chicas mayores las que se encargan de esas tareas porque son evaluadas como «madres potenciales». Así ven quienes sirven y las apartan del grupo para formarlas como «madres» y/o a parir más niños ganado.
    Teniendo en cuenta que está creando un paralelismo con métodos reales empleados en la ganadería, yo no lo veo machista precisamente. De hecho, me ofende un poco que se tache de machista a la primera serie de la Shonen Jump que cuenta con una protagonista femenina (recordemos que Atañe es un robot).

    Por lo demás he de decir que sí, la animación parece un poco menos cuidada que en los primeros 2 capítulos (que es normal), y que no cuadra la escenita del griterío de Krone teniendo en cuenta el carácter cauteloso y sigiloso que tiene esa mujer.

  2. ¡Hola! En primer lugar, muchas gracias por el comentario. Voy por partes. También estoy leyendo el manga y sé que usan a las niñas como posibles madres en el futuro. Eso lo entiendo. Y tiene sentido, pero eso no quita que, desde mi punto de vista, sea, igual no machista, pero sí sexista. Aunque preparen a las chicas, los chicos perfectamente podrían colaborar o ser vistos como cuidadores, pero no es así. ¿Por qué? Pues por lo que dices: buscar el paralelismo con métodos de ganadería reales. No me parece algo mal hecho, sino que es solo una apreciación personal. Y otra cosa: en ningún momento he tachado a la serie de machista. Ni muchísimo menos. De hecho, creo que la escritura de los personajes es muy buena, y muy alejada de otras series populares que sí cuentan con personajes sexistas y denigrantes para la representación femenina.
    ¿Atañe? Imagino que te refieres a Arale de ‘Dr. Slump’, ¿no? Igualmente, una serie de la ‘Shōnen Jump’ podría estar protagonizada por una mujer y ser machista. Una cosa no quita la otra. Por suerte en ‘The Promised Neverland’ no es el caso.
    Sin duda, la escena de Krone gritando me sacó totalmente de la atmósfera de la serie. Menos mal que el resto del episodio sí se supo llevar con algo más de decencia. ¡Muchas gracias por tus palabras!

  3. ¡Hola de nuevo! Releyendo el análisis una vez más, creo que lo mejor es quitar la parte del machismo. Creo me equivoqué usando ese término; realmente mi intención era más bien señalar el sexismo, pero creo que no era el lugar ni la forma de hacerlo. Lo siento mucho si te has sentido ofendida con mi comentario, porque para nada era el mensaje que quería transmitir. Espero que entiendas mis palabras. Una vez más, agradezco tu comentario y espero que sigas leyendo estas entradas y aportando tu visión, ya que me hace mucha ilusión recibir feedback. ¡Un saludo!

Deja un comentario