Review manga: ‘Dragon Quest: Emblem of Roto’ #1

Impresiones sobre el primer tomo de 'Dragon Quest: Emblem of Roto'

389
0
Compartir

Reseña de Dragon Quest: Emblem of Roto #1

Review manga: 'Dragon Quest: Emblem of Roto' #1

¡Hola, muy buenas! Hoy quiero hablaros de Dragon Quest: Emblem of Roto, licenciado por Planeta Cómic. En este primer volumen de la saga se narran los comienzos de nuestro protagonista, Arus, en una edición de 376 páginas en blanco y negro con algunas a color. Con un formato de 14,8 x 21 cm, en formato rústico sin solapas, este manga de frecuencia bimestral ha entrado por la puerta grande. Aunque pueda parecer un precio elevado por sus 16,95 €, hablamos de una edición adaptada al estilo kanzenban con un muy importante número de páginas y un cuidado muy detallado.

Sobre la edición y reedición

Dragon Quest: Emblem of Roto es una serie manga escrita por Chiaki Kawamata y Junji Koyonagi e ilustrada por Kamui Fujiwara. Se publicó entre 1991 y 1997; se compiló en 21 volúmenes, mas la edición de Planeta Cómic estará compuesta por 15. Esta Edición Completa de Dragon Quest: Emblem of Roto se basa en la reedición realizada, principalmente, por Kamui Fujiwara. Se trata, por tanto, del relanzamiento de un clásico, pero adaptado a tiempos modernos. Kamui, entre otras cosas, nos explica en un breve epílogo algunas de las tareas que ha tenido que realizar: ha tenido que digitalizar el manga original para realizar correcciones, entinados, arreglar dibujos, etc., pero manteniendo el espíritu de la obra original. Por consiguiente, pese a ser una obra antigua, no se siente vieja. El lavado de cara, de hecho, le ha sentado tremendamente bien.

Reseña de Dragon Quest: Emblem of Roto #1
Dragon Quest: Emblem of Roto es un manga tremendamente bonito

Junto al manga, además, venía incluido un muy curioso marcapáginas con la forma de cierta espada… Sobre la calidad de la edición, Planeta Cómic se mantiene en su línea. Vale su precio, pues se nota el cuidado por los detalles y la calidad. Las páginas a color gozan de una paleta de colores muy natural, casi como si se hubiese coloreado a lápiz, lo cual me encanta. A su vez, las correcciones realizadas por Kamui, junto al formato kanzenban, hacen que sea una lectura muy agradable y llevadera. La traducción, por su parte, es digna de mención, aunque en esta ocasión no puedo realizar tantas puntualizaciones como en reseñas anteriores por mi desconocimiento sobre la obra original.

Argumento

A nivel argumental, Dragon Quest: Emblem of Roto es un clásico. Los mangas actuales suelen caracterizarse por una base sencilla, pero con muchos hilos argumentales que terminan engendrando una compleja telaraña. Esto, a su modo, no es malo. Es, simplemente, un estilo de contar una historia. Por ejemplo, One PieceMy Hero Academia poseen un universo muy amplio que, pese a su sencillez, oculta muchos secretos. Por su parte, DQ se acerca mucho más al estilo de otras obras tales como podrían ser Dragon Ball. La historia es más sencilla y plana, menos complicada, pero no por ello menos entretenida.

A su vez, al ser una parte de la franquicia Dragon Quest, la historia del héroe que debe salvar al mundo es inevitable. Pese a todo, me ha gustado mucho la forma en la que se ha enfocado la historia. Se presenta un mundo de fantasía de manera muy natural y sin tener que forzar el motor. Las mecánicas mediante las cuales se rigen historia y dibujo casan muy bien provocando, a su vez, que el lector se sumerja en la lectura sin dificultad alguna. De hecho, cuando empecé a leer, no me di cuenta, mas no paré hasta beberme las 376 páginas de las que se compone el tomo.

Por otro lado, te quedas con ganas de más, pero sientes que tu lectura ha sido suficiente. El capítulo escogido para terminar este primer tomo te adentra en el principio de un muy posible primer clímax. Los personajes principales son presentados, el estilo de la historia es comentado y sus cualidades son reveladas. Dragon Quest no esconde lo que va a ser y, aun así, te deja con ganas de más.

Estilo clásico

Todo esto es gracias a ese estilo clásico del cual ya os he hablado. DQ: Emblen of Roto hace de la sencillez su arma. La leyenda habla de un héroe que venció a un malvado demonio años atrás. Sus descendientes gobiernan sus respectivos reinos con sabiduría y justicia. Son buenas personas que se enfrentan a criaturas oscuras para defender la paz, pero… Al principio de todo, un extraño objeto lo cambia todo. Uno de los dos reyes descendientes del héroe es atrapado y sustituido por un demonio. Este, emulando la apariencia del rey, comienza a sembrar las semillas del mal.

Su objetivo inicial es criar a un príncipe demonio heredero de la sangre del héroe, por lo que hay dos posibles candidatos. Arus, cuyo nombre es elegido por los mismos dioses, logra salvarse gracias a la intervención de uno de los guerreros más fieles del reino y su hija. La acción lo termina llevando a un lejano lugar, donde se esconde y crece. Ahora, a sus diez años, deberá enfrentarse a las fuerzas oscuras y al príncipe Jagan, hijo de un descendiente de Roto y futuro rey demonio, si nada lo impide…

Vamos, una historia muy de los años 90. Pero es ahí donde radica su encanto. En lo personal, me ha encantado alejarme de la perspectiva del manga actual y leer algo diferente. Se siente su peso como predecesor, mas no como algo antiguo o fuera de tiempo. Por suerte, y eso es gracias a su autor y a la reedición recibida, Dragon Quest: Emblen of Roto ha envejecido tremendamente bien.

Personajes

Arus, Kiilla y Lunafrea. Podría hablaros individualmente tanto de estos tres personajes como de otros tantos, como Kadal, por ejemplo, pero no quiero excederme en la extensión de la presente reseña. Arus es el protagonista, un niño de diez años. Sobre este me gusta, especialmente, que se refleja muy bien su edad. Es un héroe valeroso y aguerrido, protector con sus seres queridos, pero un niño a fin de cuentas. Se refleja muy bien ese aspecto; no puedo esperar a ver su crecimiento. Su potencial, tanto a nivel de personalidad como de poder, es el más grande todos los personajes vistos hasta ahora.

Kiilla es, casi casi, un hermano para Arus. Se han criado juntos, aunque este segundo es bastante mayor que el primero. Decide seguir a Arus, mas la ausencia de poderes en su interior lo destinan a adiestrarse como nadie en el arte de la espada. Al igual que Arus, su crecimiento puede ser muy interesante. Lunafrea, finalmente, es el quien me ha permitido destacar el aspecto más positivo de estos primeros compases: olvidad la idea de la princesa en apuros. Lunafrea es quien salva a Arus con la ayuda de su padre y es toda una guerrera. De hecho, es quien adiestra a los dos jóvenes en el arte de la espada y quien, al menos en los primeros compases, muestra una mayor entereza y destreza en combate.

Dibujo

Dibujo 'Dragon Quest: Emblem of Roto' #1

Respecto al apartado visual, DQ no es un monstruo. Ciertamente, el acabado a nivel estético es bueno, pero no alcanza las cotas de otras grandes obras actuales. Ciertamente, esta es una realidad innegable, pero comprensible. Con el paso de los años, la calidad de los dibujantes, así como las facilidades que estos tienen, a la hora de hacer un manga, respecto a los de antes, es muy notable. Pese a todo, Emblen of Roto no tiene malos dibujos. Cada diseño goza de un mimo especial y, aunque dentro de un espectro no tan amplio, los personajes tienen personalidad. Los fondos no poseen una importancia capital, pero acompañan bien la escena.

La sencillez del trazo es palpable, pero esto también colabora en un aspecto muy importante: la acción es rápida, ágil y muy comprensible. Uno no se pierde en el dibujo, sino que sigue la historia a través del trazo y el dialogo de forma muy fluida. Por ello, y aunque son muchos los que prefieren de un arte espectacular lleno de detalles y grandes escenas, esta relativa simpleza artística ayuda mucho a que la obra goce de una personalidad propia. Ya, en un terreno mucho más personal, me ha gustado la forma en la que se diferencia de los juegos. Los monstruos y personajes, aunque tienen ese matiz infantil, poseen un aire más adulto y real que el de los juegos. Los limos, por ejemplo, son un tanto más… Son más monstruos.

Conclusiones

Review manga Dragon Quest Emblem of Roto

Seré muy breve: Dragon Quest: Emblem of Roto merece la pena. Los amantes de la franquicia se encontrarán con una obra muy de su gusto. Por otro lado, los que no sean seguidores tan acérrimos, se sorprenderán con una historia capaz con gran capacidad de entretener. Un primer tomo de sobresaliente.

[Total:2    Promedio:3.5/5]

Deja un comentario