Reseña manga: Give my regards to Black Jack, vol. 3 y 4

¡Os traemos nuestra reseña del manga Give my regards to Black Jack, vol. 3 y 4, uno de los mangas más prometedores de la actualidad!

0

Meses atrás, después de leer y reseñar los dos primeros volúmenes de Give my regards to Black Jack, concluí que la obra de Shūhō Satō se había erigido como una de esas lecturas imprescindibles a las que, irremediablemente, tendríamos que seguirle la pista. Licenciada por SEKAI Editorial, el trabajo del nipón se las prometía todas consigo gracias a un dibujo muy sobrio y realista, un argumento interesante y un guion realmente potente.

Con una historia cuando menos muy interesante, el nipón sorprendió a propios y extraños con una historia muy atractiva. A modo de homenaje, Shūhō se enfundó el manto de Osamu Tezuka bajo el logo de «espíritu crítico» y rompió todas y cada una  de nuestras expectativas. Y lo ha vuelto a hacer en 2 nuevos tomos cargados de tensión que no tienen desperdicio alguno, ni por el desarrollo del manga ni por su gran edición.

Y es que una vez más, SEKAI Editorial, pese a ser una editorial relativamente joven, ha hecho un gran trabajo con la traducción, la maquetación y la impresión. Su edición, que además incluye postales y marcapáginas de regalo, es sobria y elocuente. El material es bueno y, en líneas generales, cumple con todos los estándares que podríamos pedirle.

Sinopsis

Eijiro Saito, de 25 años, acaba de terminar la licenciatura en medicina en la Universidad Eiroku. Al licenciarse, comienza sus prácticas como médico en el Hospital Universitario Eiroku cobrando una auténtica miseria por su trabajo. Saito vivirá en carnes propias la cruda realidad de la medicina japonesa y deberá intentar sobrevivir a un entorno hostil donde se valora más el beneficio económico que los valores humanitarios en el ejercicio de la medicina.

Reseña del manga Give my regards to Black Jack, vol. 3 y 4

Reseña del manga Give my regards to Black Jack, vol. 3 y 4
Reseña del manga Give my regards to Black Jack, vol. 3 y 4

El primer punto que querría destacar es que, lejos de descifrar los pormenores del manga, me centraré en aspectos más concretos, pues de otra forma estaría siendo redundante para con mi primera reseña. Así pues, empezaré diciendo que Satō me ha vuelto a sorprender por su gran capacidad para deconstruir la sociedad nipona y presentar una historia tan interesante como llamativa a través del espectro de la medicina. Tratando con lo que podría ser un elemento tan «básico» como la moral y la ética médica, el mangaka nos atrapa gracias a la emoción de su carismático protagonista.

Y es que otra cosa no, pero Give my regards to Black Jack funciona gracias a Eijiro Saito, nuestro querido médico de prácticas. Armado con sus buenas intenciones, aunque siendo poco más que un muchacho en formación, rompe con la dinámica del hospital una y otra vez. Lo hace a través de decisiones tomadas con el corazón, pero que podrían romper con la lógica de cualquier persona debido a sus complicadas repercusiones profesionales. Porque, una y otra vez, Saito se enfrenta a sus propios demonios mientras se juega su puesto de trabajo y su futuro.

Sea como fuere, más allá de una trama que, sin hacer nada del otro mundo, te atrapa sin remedio alguno, lo que me tiene verdaderamente enamorado es el pincel de su autor; la sobriedad y el realismo de su trazo lo tienen todo para conquistar a propios y extraños. Es intenso y, aunque a veces es algo sucio, dispone de ese «algo» que nos hace querer más. Tiene mucho impacto y, por momentos, te deja sin aliento. Mientras leía, solté algún que otro respingo mientras se me ponían los pelos de punta.

Un drama médico con muchas implicaciones morales

Reseña del manga Give my regards to Black Jack, vol. 3 y 4

Todo esto cobra especial importancia —de ahí que trate ambos tomos al mismo tiempo— cuando la trama se centra en recién nacidos. Más concretamente, en niños que han nacido antes de tiempo. Y si bien es cierto que los dos primeros volúmenes nos removieron las entrañas, en los dos siguientes se magnífica dicha sensación. Se vuelve muy duro ver como un grupo de gente intenta salvar, desesperadamente, a los niños que, en muchos casos, sus padres repudian. La incertidumbre y el dolor se entremezclan con la impotencia y engendran un cóctel molotov de sentimientos muy complicado de gestionar.

Ves como, de una forma u otra, los veteranos intentan sobrellevar el drama, mientras que el joven Eijiro no es capaz de aceptar los contratiempos que surgen. Inclusive, como lectores, somos capaces de empatizar con los personajes (genialmente construidos) mientras devoramos una página tras otra. No puedes parar y lo único malo que tiene es que, llegado cierto punto, te quedas sin manga. Y te toca esperar. Y eso, al menos yo, lo estoy llevando más bien mal, porque quiero saber qué diablos va a ocurrir a continuación.

Por suerte, no todo es oscuridad. Aunque los momentos de drama predominan, su autor tiene a bien de regalarnos momentos muy bonitos que nos ayudan a sobrellevar la crudeza de su historia. Como se suele decir, nos da una de cal y otra de arena mientras hilvana los hilos de su historia. Todo con gran elocuencia, aunque desdiciendo algún que otro entramado anterior. Flojea en ciertos nexos y recurre a argucias —a veces— poco creíbles para sostener el empleo de Saito o justificar ciertos eventos. Más allá de eso, es genial.

Conclusiones

Reseña del manga Give my regards to Black Jack, vol. 3 y 4
Reseña del manga Give my regards to Black Jack, vol. 3 y 4

Sigo pensando que Give my regards to Black Jack es uno de los mejores mangas que te puedes echar a la cara hoy en día, siendo una de las licencias más atractivas del mercado. SEKAI lo ha clavado, siendo una de las series más prometedoras del mercado español. Al menos esa es mi opinión netamente subjetiva. Salvando ciertos errores menores de guion, la trama es una verdadera maravilla.

Valoración juego - indispensable

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here