Reseña de Love in Hell | Un repaso a la serie completa

Hoy volvemos con F de Fandogamia, una «editorial de las buenas», y su licencia Love in Hell. ¿Cómo será la vida en el infierno cuando te enamoras? Pues una locura.

0

Después de revivir las peripecias de Rintaro en el infierno durante mi reseña de Love in Hell, decidí continuar con aquestas sus particulares aventuras en un nuevo texto. No obstante, en esta ocasión he decidido cambiar el enfoque, pues he querido compartir mis impresiones de los tres tomos que componen la serie completa. Así pues, en esta ocasión os hablaré de la lectura en su conjunto, pudiendo entender la reseña anterior, ahora sí, como unas primeras impresiones que nos introducen en el mundo de Reiji Suzumaru.

Portada, sinopsis y edición

Al infierno se va a sufrir. ¡Por eso es el infierno! Rintaro ya lleva un tiempo en el infierno, pero aún tiene mucho que aguantar para salir de él. No solo tiene que expiar sus pecados, sino que no deja de aumentarlos. Koyori, su diabla a cargo, tampoco pone de su parte. ¡Así no hay manera! Por suerte, el amor comienza a aflorar. ¡Para amar en el infierno hay que currárselo! Además, está a punto de conocer la razón por la que fue al infierno, cuando una misteriosa chica se cruza en su camino…

Serie y volumenLove in Hell n.º (3 de 3)
AutorReiji Suzumaru
GéneroComedia, drama, ecchi, romance
DemografíaSeinen
FormatoB6 (127×180) rústico co

En líneas generales, he tenido la misma sensación con los tres volúmenes de Love in Hell, una serie corta bastante entretenida que puede sorprender a propios y extraños. En general, los tomos son más bien ligeritos, pero están muy bien editados. Aunque he creído detectar alguna falla menor, en líneas generales es un tebeo sobresaliente tanto por la edición como por la traducción, así como por la maquetación.

Reseña de Love in Hell

Lo primero que debo decir es lo mucho que me ha sorprendido la manera en que evoluciona la narrativa, el desarrollo de los personajes pese a lo poco que dura el manga y lo bien que está llevado el final. De manera muy natural, Reiji Suzumaru nos plantea una historia simple y sencilla, pero muy bien encuadrada dentro del contexto de su propia fantasía. De hecho, esta misma progresión la vemos tanto en el dibujo como en el planteamiento de las escenas, habiendo cada vez menos ecchi —aunque sigue estando— gracias a la progresión de su protagonista.

Sin dejar a un lado ese aire desenfadado y alocado del primer volumen, Love in Hell madura adecuadamente, lo cual ha sido una gran sorpresa. De hecho, habiendo visto ya todo su contenido, me he quedado con ganas de más. Diría que es una pena que su extensión no sea mayor, aunque gran parte de la gracia está, precisamente, en que es una historia corta. Al condensar casi toda la información e ir al grano, presenta un ritmo bastante adictivo. Sin más, el desarrollo aprovecha muy bien su corta duración.

Tanto es así que no te da tiempo a aburrirte, disfrutando de un argumento muy bien contemporizado. El ritmo está bien medido y los tiempos son adecuados. Además, todo se dirige de manera muy natural y orgánica. En ningún momento se siente que se esté forzando el guion para terminar pronto. Dispone de un desarrollo lógico —dentro del ámbito de la fantasía— siendo esta su mayor fortaleza.

Un manga con una evolución muy natural

El dibujo, por su parte, no cambia demasiado, siendo este tanto un punto fuerte como un punto débil. ¿Y cómo es posible esto? Pues es muy sencillo: es simple y parco, no ahonda demasiado en los detalles y deja los fondos demasiado de lado. Esto le resta impacto a ciertas escenas, pero acelera todavía más la lectura. Va al grano, tanto para lo bueno como para lo malo.

En ese sentido, debo valorar muy positivamente la labor del editor original, quien supo dar las directrices adecuadas para que el autor no se perdiese en la fantasía infernal que él mismo creó. Fandogamia ha sabido respetar —o eso he entendido— muy bien esta dinámica, sobre todo con la traducción. De hecho, diría que esta primera es su gran fortaleza, pues es capaz de plasmar con gran acierto que está pasando.

No se siente como una adaptación. De no estar acostumbrados a las peculiaridades del arte japonés, y sin contexto previo, te podrías creer, perfectamente, que el autor es español, pues la adaptación idiomática es casi perfecta. Se siente nativa. En ese sentido, también podemos decir que la conducción de los diálogos es refrescante, mas nuevamente debemos destacar su sencillez.

Un manga corto muy entretenido

En su conjunto, puedo decir que Love in Hell es un buen manga de humor disparatado y una adquisición interesante si disfrutar de la comedia absurda. La manera más fácil de concretarlo todo es decir que es divertido, directo y sencillo. Sin grandes alardes, presenta una historia corta con las ideas muy claras. Principio, nudo y desenlace funcionan bien. No sorprende en exceso, pero te deja un buen sabor de boca.

A grandes rasgos, diría que Fandogamia ha dado de nuevo con la tecla. Es una obra muy de su estilo que, aunque tenga ciertos defectos —algunos primeros planos de pechos sobran, sin más y ciertos chistes son de humor algo rancio— luego entiendes que gran parte de esto tiene sentido. También comprendes por qué el protagonista no sabe cuál es su pecado hasta el mismo final, la importancia que tienen el amor propio, la amistad y el amor romántico o, simplemente, el valor de tomar buenas decisiones.

Inclusive, te deja una reflexión: no hay que dejarse llevar por la apariencia o el contexto. Que la historia verse sobre diablos no significa que todos sean malos. Al igual que en cualquier sociedad, hay todo tipo de personas, y esto lo refleja muy bien.

  • Es directo y va al grano.
  • Buen arranque, nudo y desenlace.
  • Traducción soberbia.
  • Ritmo narrativo adecuado.
  • Engancha. Es divertido.
  • El ecchi, en realidad, no aporta nada.
  • El dibujo es adecuado, pero los escenarios apenas se trabajan.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here