Reseña de ‘Little Bird’

La novela gráfica 'Little Bird' nos somete al riesgo de volvernos adictos a su excelente guion, su sobresaliente dibujo y su grandísima edición.

0

Recuperando las bases de la mejor distopía postapocalíptica, Nuevo Nueve nos presenta Little Bird, una novela gráfica independiente a la que no debéis quitarle el ojo de encima. La historia viene firmada por Darcy Van Poelgeest, un reputado y premiado cineasta que se ha aventurado —por primera vez— al mundo de los tebeos. No lo ha hecho solo, pues ha contado con la experimentada ayuda de Ian Bertram y Matt Hollingsworth. Cabría preguntarte, entonces, por el resultado final. Os hago un adelanto: es excepcional.

Empezando por la edición, Nuevo Nueve ha realizado un gran trabajo. Nos tiene bien acostumbrados a ese respecto, mas no por ello debemos obviar los hechos. Así pues, Little Bird es una novela gráfica emitida en formato cartoné en 27 x 19 cm. Liberada a todo color, se compone de 200 páginas de puro espectáculo narrativo. Todo a través de una impresión de gran calidad, un maquetado excelso y una traducción sobresaliente. Tal y como habréis podido comprobar, no hay pega alguna a este respecto.

Hechas las presentaciones, os contamos que nos ha parecido la ganadora de los premios Eisner de 2020 y los premios Harvey en 2021.

Sinopsis

Las llamas de una revuelta. El fuego de la venganza. Nada parece ser capaz de detener la expansión del Imperio estadounidense bajo el yugo de un gobierno ultranacionalista y teocrático. En América del Norte la guerra ha durado 30 años y no deja más que llamas y desolación. Para Little Bird, ha llegado el momento de salir a la carretera. Con tan solo doce años, ¿lograrán los jóvenes métis revivir la resistencia canadiense y descubrir su verdadera identidad?

Esta novela gráfica nos ofrece un viaje iniciático y místico para descubrir las Primeras Naciones Canadienses y sus leyendas a través de un nuevo viaje gráfico a las fronteras de la realidad, trayendo una psicodelia moebiusiana a estas tierras salvajes.

Little Bird

Reseña de Little Bird
Reseña de Little Bird

Permitidme que os presente a Pequeño Pájaro, nuestra protagonista. Envuelta en un ambiente bélico, será a través de ella como revivamos una cruenta guerra por la libertad y la independencia. Como tal, forma parte de la resistencia y sus primeros pasos junto a nosotros vienen acompañados de la entera destrucción de quien dice ser su familia. Sumidos en una duermevela blanca, asistimos a una franca, dolorosa y muy explícita distopía postapocalíptica. Porque otra cosa no, pero vamos a disfrutar de un colorista baño de sangre en donde nada ni nadie está a salvo.

Todo comienza a través de una premisa bastante tópica: la lucha de un grupo rebelde vs. un estado totalitario esta vez representado por una versión deformada y tergiversada de lo que parece ser una neo-religión cristiana. Encabezada por un hombre carcomido por sus propios deseos de grandeza, arrasa con todo aquello que se opone a su mensaje sagrado. Ahí entran Pequeño Pájaro y su pueblo, el cual es prontamente diezmado. Así se lanzará a la aventura sin palabras de despedida y bajo la promesa de que el Hacha lo arreglará todo. Finalmente, la joven será arrojada a las fauces del mundo.. y ahí comenzará todo.

Tan pronto abandona el nido, tan pronto comprende la destrucción del mundo. Es más, su nombre y su existencia son las alas de la libertad… y la muerte. Lejos de amilanarse, Pequeño Pájaro es una guerrera que no teme a sus enemigos. Pronto explorará el mundo, desmitificará la figura de Hacha y hará introspección de su psique mientras desarrolla una mitología propia dentro del relato. Así pues, Little Bird se desvincula del paroxismo del género para ofrecernos una propuesta excepcionalmente atractiva en arte y concepto.

Un viaje desconocido

Reseña de Little Bird

Pero Little Bird es rara. Muy rara. Cuesta pillarle el punto y, a veces, uno se pierde entre sus páginas. Por suerte, es algo que corrige por sí misma gracias a su gran sentido del ritmo. Van Poelgeest, Bertram y Hollingsworth sinergizan aúnan esfuerzos para crear un estadio lector perfectamente sincronizado. Siendo sincero, el único problema que le encuentro es que no sé que contaros sin caer en la treta del spoiler. A fin de cuentas, todo está tan bien hilado de principio a fin que me cuesta expresaros la importancia y calidad de sus giros de guion y cliffhanger sin destriparos el argumento.

Lo que sí os puedo decir que la lectura es muy disfrutable y satisfactoria. Mas no quiero que me malentendáis: los cambios en la dinámica de la trama no son inverosímiles. Son, cuando menos, lógicos y coherentes. El argumento cohesiona correctamente principio, nudos y finales. Por consiguiente, las sorpresas vienen dadas gracias al sentimiento de inmersión que el lector disfruta lectora. Siendo sincero, es una de las mejores obras independientes que he tenido el placer de reseñar en mucho tiempo.

Belleza esperpéntica

Reseña de Little Bird
Reseña de Little Bird

Little Bird promete mucho, pues Ian Bertram (dibujo) y Matt Hollingsworth (color) son dos artistas consagrados. La portada, preciosa como ella sola, no le hace justicia al exacerbado detallismo del arte interior. Ya sea a través de la calidad de sus trazos, la organización de las viñetas o la paleta de colores, sorprende y atrapa. Siendo un estilo netamente explícito, no se anda por las ramas y nos revela el lado más perverso del ser humano. La mimesis entre guion y arte es excepcional, pues ambas saben sacar lo mejor de la otra con expresiones netamente grotescas. Lo curioso es que logran hacer hermoso todo ese proceso.

Por poneros un ejemplo, hay una escena en la que nos encontramos con un lobo abierto de par en par. Destripado —esto pasa mucho—, tiñe la blanca nieve con sus restos. Tripas y sangre yacen desperdigadas por doquier, pero logra no ser asqueroso. Tiene impacto y nos remueve por dentro; sabe manejarse para no resultar impertinente a la vista. Aparte, se recrea con gran riqueza en el entorno y los escenarios regalándonos un universo completamente independiente. Además, está repleto de pequeños homenajes que son capaces de romper con su grotesca atmósfera para darnos un respiro de cuando en cuando.

Tal vez ese sea su peor defecto: no hay grandes secuencias que nos dejen descansar. Habrá quien extrañe mayores fases de bajada. En mi caso, disiento. Creo que Little Bird va in crescendo sin perderse en el proceso. La obra es tensa y dramática. Está repleta de acción. No se detiene. No para… Y conquista. Considero que tal peculiaridad es una de sus mejores facetas. Al final, tanto esto como el resto de sus características, la convierten en una novela gráfica imprescindible.

Conclusiones

Reseña de Little Bird

Intentaré ser breve: Little Bird es un escrito sobresaliente. Con un dibujo muy acertado, un guion bien construido y una edición a la altura, se presenta como una de las grandes novelas gráficas independientes del momento. Irreverente y cruel, no escatima recursos en explotar el lado oscuro de la psicología humana a través de su trama y su dibujo. Explícita como ella sola, roza y acaricia la línea del mal gusto, pero nunca la rebasa; tiene un equilibrio cuasi perfecto. Si bien es cierto que a veces se pierde a sí misma, mantiene la entereza en todo momento y se recupera con gran acierto cuando se deja llevar por la fantasía. Recomendadísima.

[Total: 2   Promedio: 5/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here