Reseña de ‘Justicia’

Os traemos nuestra reseña de Justicia, un evento multitudinario del bien contra el mal protagonizado por héroes y villanos de DC.

0

Un crossover de proporciones épicas. Así se define Justicia, una historieta fuera de la línea temporal oficial de DC que nos regala —una vez más— un enfrentamiento cuasi total entre las fuerzas del bien y del mal. Se trata, pues, de uno de los cómics más ambiciosos de DC, quien decidió contar con la experiencia de Alex Ross para el trabajo. No lo haría solo, pues terminaría colaborando con Jim Krueger y Doug Braithwaite, aunque esa es otra historia. Lo que nos interesa, en este caso, es que Justicia nos presenta a un grupo de supervillanos que pretenden vencer a los héroes del momento en su propio terreno. Es decir, salvando el mundo.

Justicia

Reseña de Justicia
Reseña de Justicia

Publicada originalmente en doce números entre 2005 y 2007, se lanzó al mercado como una serie limitada que tenía por objeto aprovechar el genio creativo de Alex Ross como principal herramienta de marketing. No por nada, el reputado artista ya había logrado destacar dentro del panorama internacional con historias similares a través de Kingdom ComeMarvels, dos grandes recopilatorios que elevaron su nombre a los altares de la gloria. Cabría esperar, por consiguiente, una reseña pormenorizada de otro tebeo, pues el tiempo no perdona a nadie. Bueno, al menos que tengas por nombre ECC Ediciones.

No por nada, la editorial lleva mucho tiempo regalándonos segundas oportunidades con historietas con más de una década de vida. En este caso, Justicia ha regresado a través de una impresionante edición deluxe a un precio de 54 €. Entramos, pues, en el primer punto importante: ¿Merece su precio? Sí y no. Su valor como libreto de coleccionismo es, sin duda, incuestionable. Viene siendo costumbre, todo sea dicho, ya que ECC lleva muchos años ofreciendo productos de gran calidad en lo que se refiere a términos de edición: traducción, maquetación, encuadernación, impresión, etc.

Aparte, incluye muchísimo material. Empezando por una doble portada (la primera es una sobrecubierta de plástico) la edición de lujo ofrece un compendio de todas las portadas publicadas originalmente, una descripción de todos los protagonistas —y son muchos— que aparecen en el tebeo y un buen puñado de bocetos originales e inéditos. Para que os hagáis a la idea, dispone de más de cincuenta páginas de contenido adicional. ¿Buscas una edición que se diferencie de la normal? Entonces sí que vale su precio. En caso contrario, la propia editorial tiene recopilatorios a un precio más económico; es cuestión de echarle un ojo. Sea como fuere, el término deluxe está totalmente justificado.

Sinopsis

Reseña de Justicia

Los villanos del Universo DC han formado una sorprendente alianza con un único propósito: sustituir a la Liga de la Justicia como el mayor grupo del mundo, actuando a favor de las fuerzas del bien. Sin embargo, detrás de esta fachada aparentemente sincera, la Legión de la Condena tiene un plan para derrotar, desacreditar y neutralizar definitivamente a todos los miembros de la Liga. A medida que los villanos comienzan a ganarse la confianza del mundo, los héroes deben redoblar esfuerzos, exponer la verdad a la opinión pública, ¡y luchar por la Justicia!

El guionista Jim Krueger (Tierra X) y los aclamados artistas Alex Ross (Kingdom Come) y Doug Braithwaite (La Patrulla Condenada) reinventan a los principales personajes de DC en este aclamado bestseller, reeditado por primera vez en formato Deluxe. Incluye los 12 números de la maxiserie original y material extra inédito en España

Alex Ross: héroe y villano

Reseña de Justicia
Reseña de Justicia

Sin lugar a dudas, la dicotomía entre héroes y villanos está perfectamente plasmada en la sempiterna figura de Alex Ross. No por nada, el estilo fotorealista del artista norteamericano es una de las grandes bazas del tebeo, pero también su peor enemigo. Me explico. Alex es uno de los dibujantes más destacados del panorama internacional gracias a su preciso trabajo con los pinceles. Grandilocuente como él solo, dispone de un trazo muy limpio. Tan limpio que, inclusive, no recurre a las clásicas líneas para diferenciar elementos del entorno; no lo necesita. Toda imagen orquestada bajo el genio creativo del americano es una pequeña de obra de arte.

No solo porque domine las proporciones a la perfección o cada viñeta tenga un impacto mayor que el anterior, sino porque es capaz de trasmitir muchísimo a través de la posición corporal de sus personajes. No se limita a expresiones faciales, sino que comunica con todos y cada uno de los elementos del entorno. Se recrea, por tanto, en los escenarios y los pequeños detalles; se regala con un estilo minucioso que no deja nada al azar. Quien no le haya disfrutado con anterioridad —con total seguridad— se quedará con la boca abierta. Es por todo esto, y mucho más, que Alex Ross se convierte en el héroe de su propia historia.

La dicotomía entre guion y dibujo

Reseña de Justicia

Por desgracia, este estilo tan pulcro y detallado es un enemigo voraz para todo aquel que se designe a sí mismo como «guionista». Alex participó activamente en el guion y, a grandes rasgos, podría decirse que gran peso recae en su figura. No obstante, en esta ocasión estuvo acompañado de un Jim Krueger que, si bien es cierto que lo intenta, se queda muy atrás. El estilo de Alex tiene demasiada fuerza; es el guion quien se adapta al dibujo. Consecuentemente, nos encontramos con una historia más bien genérica que pierde fuerza con el paso de los capítulos a tenor del irremediable «egoísmo» del artista principal.

La historia, aunque tiene un gran impacto narrativo y es muy disfrutable, se pierde por momentos. El desarrollo psicológico —algo, todo sea dicho, bastante lógico si tenemos en cuenta la envergadura del proyecto y el número de protagonistas presentes— de cada héroe y cada villano se queda cojo. No hay apenas desarrollo, aunque este defecto queda paliado por el concepto de «estoy fuera de la línea temporal original». Se construye, en ese sentido, como una historia independiente que tiene por objeto entretener al lector con una historia directa y sencilla. Ofrece ciertos patrones complejos, más de una sorpresa y varios ganchos narrativos, pero carece del impacto que otras grandes series si tienen.

El bien contra el mal

Reseña de Justicia
Reseña de Justicia

Sea como fuere, Krueger logra hacer un trabajo muy meritorio al regalar a todos y cada uno de los personajes su pequeño momento. Por ejemplo, Plastic Man y Green Arrow, aunque no por mucho, se convierten en los héroes principales durante un par de páginas. Sucede de igual forma con los villanos, aunque Joker es uno de los que peor parado sale; su presencia, además de irrisoria, no aporta nada a la historia. Es más, si no hubiese aparecido no lo habríamos notado en lo más mínimo. Alex le presenta y dibuja porque es Joker, pero es un cero a la izquierda. Duele, pero el carismático arlequín de Gotham no tiene cabida en Justicia.

Volviendo al tema que nos acontece, Justicia es una lectura bastante amena y muy entretenida que destaca, por si no había quedado claro, por el maravilloso estilo de Alex Ross. Todo sea dicho, en esta ocasión contó con la inestimable ayuda de Doug Braithwaite, aunque no se nota en ningún momento; se adapta tan bien al arte de Ross que somos incapaces de darnos cuenta de cuando interviene y cuando o no. Si alguien os dice lo contrario para hacerse el interesante, os aviso: miente.

Reseña de Justicia | Conclusiones

Reseña de Justicia

Justicia funciona bien y representa a la perfección los valores de la Liga de la Justicia con alguna que otra revisión de la ética y la moral del grupo. Apasiona ese conflicto de intereses engendrado por los villanos de turno, quienes se convierten en una suerte de mesías al solventar varios de los problemas más acuciantes del mundo en cuestión de poco tiempo. Todos sabemos que hay algo más grande detrás, pero logra conquistar nuestra atención mientras el misterio se va resolviendo. Por desgracia, no lo resuelve del todo bien, ya que el final está un poco cogido con pinzas. Sirve, a grandes rasgos, para darle su momento a cada gran héroe de la Liga e, inclusive, a algunos que se han quedado fuera.

Al final, el mayor encanto de Justicia es el inhumano talento de Alex Ross. Es uno de los artistas más grandes y más destacados del panorama internacional… y lo es por algo. La obra respira y bebe por su creativo, quien se luce una y otra vez en una sucesión de pequeñas obras de arte trabajadas hasta el más mínimo detalle. Intensa, interesante y entretenida, pero sin gran impacto narrativo. Justicia es un tebeo muy correcto que saciará las expectativas lectoras de aquellos que busquen introducirse en el universo DC y/o de los que prefieran recrearse la vista con uno de los mejores dibujantes de los últimos años.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here