Reseña de Escuadrón Suicida: Mala Sangre

¡Os traemos nuestra reseña de Escuadrón Suicida: Mala Sangre, un muy buen tebeo protagonizado por algunos de los criminales más peculiares!

0

Voy a ser completamente sincero con vosotros: no sabía cómo empezar mi reseña de Escuadron Suicida: Mala Sangre. Durante los últimos días he sido incapaz de arrancar con este escrito, así que he preferido explicaros qué es lo que me ha pasado. A grandes rasgos, Mala Sangre me ha volado la cabeza. Durante los últimos años, mi colección de tebeos ha crecido exponencialmente.

Creo que mi experiencia con el mundo de DC ha evolucionado mucho, pero todavía me quedan muchos universos por explorar. Esto ha sido un poco lo que me ha pasado con Escuadron Suicida: Mala Sangre. No estaba preparado para algo así, como tampoco lo estaba para DCSOS. Sin más, no me esperaba un cómic en el que la muerte fuese algo tan mundando, pero en el buen sentido.

Tom Taylor, guionista de la serie, no tiene reparo alguno en extinguir la vida de sus principales protagonistas o antagonistas. Como quien apaga una vela, sucede. Esta es, sin lugar a dudas, una de las grandes premisas de un tebeo que me ha sorprendido para bien. Porque, cuando eres un villano y nadie se preocupa por tu bienestar, ¿qué importancia iba a tener tu muerte? Es duro y retorcido, y precisamente por eso me ha gustado tanto. ¿Queréis saber más? Pues vamos allá.

Portada, sinopsis y edición

Aerie, Guiño, Gatita Caos, Mortífero Seis… Son los Revolucionarios, una supuesta organización terrorista que ha molestado a los gobiernos de medio mundo. Y ahora, también son el blanco del Escuadrón Suicida. Tras una primera misión catastrófica, todos estos jóvenes se verán obligados a integrarse en la Fuerza Especial X, pero ¿cómo encajarán los recién llegados con veteranos como Deadshot, Harley Quinn o el Rey Tiburón? Y sobre todo, ¿sobrevivirá el grupo a la ausencia de Amanda Waller?

Tom Taylor y Bruno Redondo, el equipo creativo de Nightwing, nos trae una nueva encarnación del popular Escuadrón Suicida que no dejará indiferente a nadie. Recopila los números del 1 al 11 de la serie original Suicide Squad.

Edición originalSuicide Squad núms. 1-11 USA
Fecha de publicaciónMayo de 2022.
GuionTom Taylor.
DibujoBruno Redondo, Daniel Sampere, Juan Albarran
FormatoCartoné, 288 págs. A color.
Precio31,00 €

Debo decir que la edición de Escuadrón Suicida: Mala Sangre me ha gustado especialmente. Sobre todo por las portadas. Y digo las porque no hablo solamente de la cubierta. La serie, que se divide en once números, separa todos y cada uno de sus episodios con todas y cada una de las portadas originales y un dibujo de cuerpo completo sobre uno o varios de sus protagonistas.

Es una forma muy visual de separar los episodios. Si bien es cierto que es un mecanismo muy habitual en este tipo de colecciones, las portadas de Mala Sangre son especialmente bonitas y llamativas. Sea como fuere, no podemos reducir el valor de la edición únicamente a estas. Por suerte, el resto de aspectos, como siempre, cumplen con todas y cada una de nuestras expectativas.

Ya sea mediante la traducción o la maquetación, ECC ha hecho —una vez más— un buen trabajo. Siempre lo digo, pero se nota que es una editorial con mucha experiencia. Asimismo, se nota que hay una revisión muy exhaustiva. Como siempre digo, puede ser que se me haya pasado algo, pero en general estoy muy contento con el acabado del tebeo.

El sabor de la sangre y la venganza

Reseña de Escuadrón Suicida: Mala Sangre
Reseña de Escuadrón Suicida: Mala Sangre | Una de las primeras portadas que aparecen en el tebeo

Escuadrón Suicida: Mala Sangre comienza presentándonos a un grupo de rebeldes que luchan contra el orden preestablecido y tratan de erradicar a aquellas fuerzas políticas o militares que hacen el mal. En cierto modo, podríamos considerarlos un grupo de villanos, pues actúan por cuenta propia y no tienen reparo en matar. Esto lo comprobamos en las primeras páginas cuando, sin duda alguna, asesinan a un alto mando del ejército estadounidense.

El grupo, por cierto, está compuesto por Guiño, Aerie, Tilacina, Jog, Mortífero Seis, Gatita Caos, T.N. Teen, Osita, Escama y Aleta. Es posible que no los conozcáis a todos, pero no tardaréis en pillarles el truco. Aquí, no obstante, debo realizar una crítica: Tom Taylor no se esfuerza demasiado en presentarnos a los personajes. De hecho, se limita a decirnos su nombre y sus poderes mediante un cuadro de texto informativo.

Si no los conoces, te costará un poco empatizar con su causa o sus ideales de buenas a primeras. Tardarás un rato en arrancar, siendo este su principal defecto; la ausencia de un cuerpo contextual inicial hace que nos perdamos ciertos detalles. En cualquier caso, no tarda mucho tiempo en presentarnos a la fuerza contraria de los rebeldes: el Escuadrón Suicida. En esta ocasión, el equipo lo componen El Tiburón, Hombre Raya, Deadshot, Urraca, Harley Quinn y Caballero.

Un nuevo equipo en conflicto

Reseña de Escuadrón Suicida: Mala Sangre
Reseña de Escuadrón Suicida: Mala Sangre | Osita asesinando a un miembro del Escuadrón Suicida

Estos, a diferencia de los primeros, están obligados a seguir las órdenes de los norteamericanos. Capturados en un momento u otro de su vida, deben obedecer si quieren que sus sentencias sean revocadas. En caso contrario, estas aumentan. O lo que es peor, mueren mediante las bombas que llevan incrustadas en el cuerpo. No tienen otra opción, y es por eso que no tardan demasiado en enfrentarse a los rebeldes.

Aquí es cuando entendemos que Escuadrón Suicida: Mala Sangre no tiene ningún reparo en asesinar a cualquiera de estos personajes. Tras un enfrentamiento fatal, las fuerzas de ambos bandos quedan mermadas, pero se llevan la victoria los segundos. De esta forma, los americanos obligan a los rebeldes a unirse al Escuadrón Suicida bajo las mismas amenazas.

El problema es que hay un gran resentimiento entre ambos, pues aliados de ambos bandos han sido asesinados por sus respectivos nuevos compañeros. Así inicia una triple trama con diversos nudos argumentales: venganza, redención y verdad. No os descubro nada si os cuento que durante los primeros pasajes, algunos de los personajes se esfuerzan en asesinar a sus nuevos aliados para redimir las vidas de sus antiguos compañeros.

Una trama bien hilada y una narrativa interesante

Reseña de Escuadrón Suicida: Mala Sangre
Reseña de Escuadrón Suicida: Mala Sangre | Algunos miembros de los rebeldes

Esta, no obstante, se convierte muy pronto en una trama secuencial, secundaria y muy corta. La verdadera esencia del cómic está en la consecución de la libertad y/o de los objetivos propios. Sin desvelaros cómo ni por qué, el nuevo Escuadrón Suicida acaba uniendo fuerzas en su propio beneficio. Así, recuperan su esencia, y se muestran como lo que son: un grupo de rebeldes, tanto en el buen como en el mal sentido, que han sido obligados a actuar de una manera u otra por culpa de las circunstancias.

Aquí destacamos figuras muy concretas. No desvelaré sus nombres, pero una de las grandes premisas son, en efecto, esos mencionados arcos de redención. Si bien es cierto que once números no dan para mucho, algunos personajes protagonizan una gran evolución durante el cómic. Su deseo de recuperar su vida y/o aquello que han perdido se convierte en su motivación más grande.

Así descubrimos que, detrás de las máscaras de villanos, criminales o rebeldes se esconden, en efecto, personas normales y corrientes. Con poderes o trastornos especialmente notables, pero personas. Esto lo maneja muy bien Tom Taylor, quien sorprende a propios y extraños con una narrativa tremendamente potente y un guion verdaderamente interesante. Y es que, aunque le cuesta arrancar, Escuadrón Suicida: Mala Sangre maneja muy bien los tiempos. Se fortalece durante el nudo y el desenlace, siendo estos sus puntos fuertes.

El comienzo de algo nuevo

Reseña de Escuadrón Suicida: Mala Sangre
Reseña de Escuadrón Suicida: Mala Sangre | Miembros del Escuadrón Suicida al comienzo de la historia

La historia, aunque es autoconclusiva, nos muestra que el Escuadrón Suicida tiene mucho más potencial. No se limita a un simple grupo de criminales esclavizados por el gobierno. No, hay mucho más. Esto ya lo sabíamos, pero Tom Taylor lo demuestra especialmente bien. No lo hace solo, claro está, y es que esta historia no habría sido lo mismo sin el gran trabajo de Bruno Redondo y Daniel Sempere.

Ambos artistas se lucen con el dibujo. La estética, que gira en torno a una suerte de realismo ligeramente desdibujado, encaja a la perfección con la historia. Sin ser excesivamente grotesco, es duro y directo, pero al mismo tiempo goza de gran dinamismo. A veces falla un poco en los planos centrales y/o ciertas expresiones faciales, pero no es nada del otro mundo.

También quiero destacar la presencia de Juan Albarrán en la tinta y Adriano Lucas en el color, ya que otra de las grandes fortalezas del tebeo es, como no podía ser de otra forma, la paleta de colores y la tonalidad de los escenarios y personajes. En general, la comunión entre artistas y guionista es cuasi total. El trabajo en equipo funciona, dando como resultado un gran tebeo.

  • El dibujo y la paleta de colores.
  • La narrativa.
  • El concepto de la vida y la muerte.
  • Los arcos de redención o introspección.
  • Le cuesta arrancar.
  • La presentación asume que tenemos ciertos conocimientos sobre los personajes.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here