Reseña de El Ministerio de la Muerte n.º 1

En nuestra reseña de El Ministerio de la Muerte nos descubrimos ante una de las sorpresas más originales e interesantes de 2022.

0

La nueva licencia de Kitsune Manga es una de esas que te dejan pensando. Dura como ella sola, os confieso que me ha costado encontrar las palabras adecuadas. Siendo sincero, la reseña de El ministerio de la muerte y su primer volumen me ha costado. Ha sido compleja, pero en el buen sentido. Es muy diferente y única. Nunca había leído nada parecido y, aunque de buenas a primeras el impacto es duro, acaba mereciendo la pena.

Porque aunque la sonrisa de Shimura —el hombre uniformado de la portada— incite a pensar que la historia puede ser amable, nos tenemos que quedar con el rostro destrozado de la joven que encabeza el tomo. Siguiendo la lógica, esto es lo que nos vamos a encontrar. Sin ser grotescamente explícito, El Ministerio de la Muerte no se anda con tonterías.

Expresa la crudeza de la muerte sin ninguna clase de tapujo. Es más, aborda muy distintas premisas, desde el asesinato hasta el suicidio, pasando por los accidentes laborales y la negligencia. Dicho esto, no quiero enrollarme mucho más, aunque sí que me gustaría ofreceros un breve adelanto: me ha encantado. Aunque me ha dejado bastante tocado en algunas fases, El ministerio de la Muerte me ha encantado.

Portada, sinopsis y edición

Reseña de El Ministerio de la Muerte n.º 1

Bienvenidos al Ministerio de la Muerte. También conocido como el Nirvana, la antesala al cielo… o al infierno. Todos los fallecidos pasan por aquí: ya hayan muerto por causas naturales, suicidas o asesinados, niños o adultos, víctimas o verdugos; en el Ministerio hay sitio para todos. La muerte no es fácil, y quizá se sientan obnubilados, insatisfechos o inseguros. Pero no teman. Aquí lo sabemos todo de ustedes. Díganos, ¿tienen alguna última voluntad antes de ser juzgados?

AutorKishi Azumi
TraducciónClara Altares
Precio8,95 €
Formato13 x 18 cm, rústica con sobrecubierta
Páginas172

El Ministerio de la Muerte podría sentar un antes y un después en Kitsune Manga, puesto que es el tomo que mejor han editado hasta la fecha. Los errores de moiré que vimos en otros de sus mangas aquí son un vacuo recuerdo. Aunque la imprenta sigue siendo la misma, aquí hemos visto una mayor calidad en todos y cada uno de los aspectos que podríamos reseñar.

La definición de la imagen es muy buena, la traducción es de notable y la maquetación no falla. Es un manga con mucho mimo, y esto es algo que agradecemos. Sin más, esperamos que este sea el nuevo dogma, pues le da un punto extra muy notable a sus licencias. Así pues, podemos decir que en esta ocasión nos han sorprendido muy gratamente. Este es el camino.

Reseña de El Ministerio de la Muerte n.º 1

Reseña de El Ministerio de la Muerte n.º 1
Reseña de El Ministerio de la Muerte n.º 1 | Cada caso es un mundo y, por desgracia, la mayoría de ellos vienen acompañados de miedo y negación, pero también de… descanso.

Vayamos por partes. ¿Qué es el Ministerio de la Muerte? Pues, a grandes rasgos, lo podemos definir como un manga bastante adulto que no le recomendaríamos a nadie con el estómago demasiado sensible. Directo y brutal, sin ser especialmente escatológico ni macabro, recrea el miedo más puro y primario del ser humano: la muerte. Desde una premisa muy original, nos presenta el más allá.

Bueno, más concretamente, la oficina por la que tendremos que pasar antes de ir al cielo… o al infierno. Kishi Azumi, con mucho acierto, presenta una oficina al más puro estilo gubernamental en la que toda clase de personas nos reciben antes de dar el paso a la otra vida y/o a la reencarnación. Uno de ellos es Shimura, nuestro principal protagonista. Shimura está encargado de los asuntos generales y, como tal, termina trabajando con todo tipo de muertos.

De buenas a primeras esto puede parecer sencillo, pero ya os advierto de que no lo es. Por ejemplo, la primera víctima es un niño de menos de 12 años que se suicida por culpa del bullying. Aquí el estómago se nos retuerce sin más remedio, pero no nos desconecta. Porque Kishi tiene mucha fuerza y su narrativa es tremendamente adictiva. Sabe cómo manejar los tiempos.

Una historia única. Cruda y dolorosa, pero interesante como ella sola

Reseña de El Ministerio de la Muerte n.º 1
Reseña de El Ministerio de la Muerte n.º 1 | Cada caso te deja reflexionando sobre el propio valor de la vida y las dificultades que pueden pasar las personas sin que te des cuenta de ello.

Tanto es así que no seguimos leyendo por morbo, sino por curiosidad. Cuando se nos presenta un caso, queremos saber qué diablos ha pasado. Y ya os digo que duele, sobre todo cuando nos cuenta la historia de un niño. Esto no nos duele solo a nosotros, sino también a los propios trabajadores del ministerio. He ahí uno de los puntos fuertes del manga: quienes nos reciben tienen su propia forma de ser. Algunos lo llevan mejor, otros lo llevan peor, pero al final cumplen su trabajo.

Shimura es uno de los que mejor ejemplifica cómo debe ser esta labor. Su actitud parece fría, pero en realidad tiene destellos muy profundos y, en ciertos pasajes, nos deja con la boca abierta. Sin enseñar demasiado se convierte muy pronto en un gran conductor narrativo y en un personaje tremendamente interesante. Esto no quita que siga siendo duro, pero también tiene algo de magia.

Tal vez sea cosa nuestra, pero hemos creído ver en El Ministerio de la Muerte una muy fuerte crítica social que golpea tan duro como un martillo pilón. Lo hace a través de un sistema de historias cortas (a modo de casos) interconectados los unos a los otros mediante sus personajes. Por el momento hemos conocido a Shimura y a dos de sus compañeros, aunque esperamos que con el tiempo aparezcan más y se desarrollen mejor.

Fuerza narrativa, originalidad e interés. El Ministerio de la Muerte lo tiene todo

Reseña de El Ministerio de la Muerte n.º 1
Reseña de El Ministerio de la Muerte n.º 1 | Las historias de los muertos son dolorosas, pero realistas. La crítica social está integrada en muchas de ellas y nos hace pensar en la doble moral del ser humano.

De hecho, la única pega que le hemos encontrado al primer tomo es que todavía no ha desarrollado demasiado ni a Shimura ni a sus personajes secundarios. No obstante, no es un error al uso, puesto que la misma premisa ya nos indica que se van a tomar su tiempo para decirnos cómo son. Esto lo sabe muy bien Azumi, quien contemporiza a la perfección los misterios del ministerio de la muerte.

Sin más, aplaudimos enfervorizadamente su gran trabajo mientras nos quedamos con ganas de más. Ahora bien, no podemos olvidarnos de una cosa: aunque detectemos una gran sensibilidad en su escritura, sigue siendo un manga muy duro que podría ser demasiado para lectores algo más volubles. Trata temas muy complicados que te remueven el estómago. Esto es así, siendo tanto un plus como una desventaja.

Por otro lado, el dibujo tiende a ser bastante simple. Personalmente, consideramos que es lo que el manga necesita, pero es un punto que cualquier lector debería tener en cuenta antes de afrontar su lectura. Dicho esto, y sin más, nos retiramos, pero con algo más de cuidado. Hoy, sin más, le tenemos un poco más de respeto a la muerte, aunque si nos reciben los compañeros de El Ministerio de la Muerte tal vez (y solo tal vez) lo llevemos algo mejor.

  • Original y único. No hemos leído nunca nada parecido en formato manga.
  • Personajes inicialmente interesantes.
  • Historia con buen ritmo y diálogos muy potentes.
  • Conceptos bien integrados y gran ritmo.
  • Complejo y sencillo. Es fácil pillarle el punto, pero destila una gran profundidad.
  • Edición de gran calidad. Una de las más notables de Kitsune hasta la fecha.
  • El dibujo puede ser algo simple, aunque en realidad es lo que necesita.
  • Duro y escabroso. Es su estilo, pero hay que tener estómago.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Subscribe
Notify of
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments