Reseña de ‘DCSOS’

El mundo ha llegado a su fin...

0

No es The Walking Dead, pero casi. DCSOS, una de las últimas ediciones completas de ECC, llegó el pasado mes de febrero a nuestras librerías. Distribuida también en formato episódico , dice ser una de las obras más crudas de la editorial. Dispuesto —en su origen— como un cómic autoconclusivo de seis números, pronto protagonizó historietas en formato spin-off. Es más, desde hace algunos meses se viene rumoreando (ya es oficial) que la secuela ya está siendo publicada. No por nada, el celebérrimo Tom Taylor —su autor— ha estado compartiendo imágenes en sus redes sociales de la que será la segunda parte.

Reseña de DCSOS

Reseña de DCSOS
Reseña de DCSOS

Sea como fuere, ¿qué podemos esperar de ECC a este respecto? Pues un tebeo en tapa dura en formato cartoné con 240 páginas a todo color. Con una portada esencialmente bonita, una calidad de impresión sobresaliente y una maquetación excelsa, dice ser otro gran producto. Y es que otra cosa no, pero la editorial ya nos tiene bien acostumbrados a unos estándares bastante altos. De hecho, ya os adelanto que merece los 25 € que cuesta.

Sinopsis

Uno de los mayores secretos de la existencia, la Ecuación de la Antivida, ya no lo es para Darkseid. Pero ni él imagina que, gracias a Cíborg, su poder se desatará como un virus capaz de transmitirse por medios digitales y convertir a sus víctimas en infectados sin más voluntad que propagarlo. ¿Quiénes caerán y quiénes lograrán salvarse… si se salva alguien? Superman, Batman, Wonder Woman, Canario Negro, Flash, Harley Quinn, Green Lantern, Mera, Superboy, el Joker, Aquaman, Constantine, Hiedra Venenosa, Robin… Nadie está a salvo del apocalipsis orquestado por Tom Taylor (Injustice) y Trevor Hairsine (Divinity) con la ayuda de Stefano Gaudiano, Laura Braga y Darick Robertson, entre otros.

No son zombis, pero casi

Reseña de DCSOS

Inicialmente, DCSOS no llama demasiado la atención, pues supone recrear uno de los escenarios más explotados de la historia: un apocalipsis zombi. No os dejéis engañar, pues la obra de Tom Taylor lo tiene todo para convertirse en una de vuestras historias preferidas. Expresada en uno de los tantos universos alternativos del planeta DC, nos pone muy rápido en contexto: La Liga de la Justicia ha vuelto a vencer al poderoso Darkseid, un dios muy peligroso que lleva años haciendo de las suyas. No obstante, y tras ser encomiado a decir la verdad por el lazo de Wonder Woman, se retira con una peligrosa frase: «Ya tengo lo que vine a buscar».

Sin perder el tiempo, Tom Taylor revela que el villano llevaba años intentando alterar la fórmula de la Antivida para conseguir sus propósitos. Lo logra, mas no de la forma esperada, pues termina sucumbiendo en una tremenda explosión que devasta su planeta de origen. La culpa es suya, así como también la es la del fin de los tiempos. Cíborg, por motivos que nos desvelaré, era clave en sus planes. Secuestrado en instancia inicial, pronto es devuelto a la Tierra, pero… Está infectado con un peligroso virus. Trasmitido a través de la sangre e Internet, en cuestión de horas se convierte en una pandemia mundial que lo arrasa todo a su paso.

Lejos de lo que pueda parecer, es diferente al arquetipo básico de virus zombi. Bien es cierto que los infectados pierden la cabeza, mas es por la imposibilidad de comprender la información que la afección les trasmite. Locos, solo tienen un propósito: matar. No lo hacen siguiendo un instinto básico de supervivencia que le insta a comer. No. Su único objetivo es destruir toda existencia habida y por haber para extender la muerte por doquier; son la Antivida. Así comienza.

Nadie está a salvo

Reseña de DCSOS
Reseña de DCSOS

Sin caer en la breva de deciros quién sucumbe al virus, os diré una cosa: nadie está a salvo. Vuestros héroes y villanos preferidos pueden ser, perfectamente, blanco de un enemigo nunca antes visto. No es una entidad todopoderosa con aires de grandeza, sino una enfermedad con la capacidad de infectar al mundo a través de la pantalla de un televisor, una página web o un teléfono móvil. En plena era de la tecnología, es un verdadero desastre. Y es interesante, pues nos da un puñetazo de realidad: no importa quién o qué seas, pues eres igual o más vulnerable que un ser humano normal y corriente.

Con una excelente narrativa y un sentido del ritmo sin igual, Tom Taylor nos golpea una y otra vez con duras escenas. Siendo un cómic con un arte sublime y una estética preciosa —a su modo—, destaca por la elevada presencia de escenas sangrientas y descriptivas; es bastante gore. Lo bueno es que apenas se siente forzado, pues encaja perfectamente con la premisa. Siendo un tebeo muy maduro, no agradará a quienes busquen una historia clásica de héroes contra villanos. No obstante, ofrece un contrapunto muy llamativo en donde surgirán personalidades «irrelevantes» que tomarán el control de la situación a su manera.

Alianzas inesperadas, asesinatos que nos pillarán por sorpresa y mucha, mucha acciónDCSOS no se relaja nunca, lo cual puede ser un poco pesado en ciertas situaciones. Ofrece cierta sensación de pausa y seguridad para que podamos recuperar el aliento, pero es frenético como él solo; para lo bueno y para lo malo, no hay descanso. Sea como fuere, no adolece de momentos insustanciales o escasa claridad narrativa. Más bien todo lo contrario: sabe trasmitir sus ideas de forma certera y concreta sin necesidad de recrearse en exceso. Los diálogos, cuadros de texto y viñetas están bien medidas, lo cual es siempre de agradecer. Vamos, que dispone de un argumento poco original, aunque muy adictivo, excepcionalmente narrado.

Conclusiones

Reseña de DCSOS
Reseña de DCSOS

No quiero alargarme mucho más, así que seré conciso. Uno de los puntos fuertes de DCSOS es su capacidad para sorprender al lector. Para bien o para mal, no tiene reparo alguno en asesinar personajes por aquí y por allá. Ya os aviso: puede llegar a ser doloroso. Hay quien gusta más de unos héroes u otros. Inclusive, habrá quienes prefieran al villano de turno por su construcción, pasado o definición. Da igual: hazte a la idea de que puede morir. DCSOS no admite ideas preconcebidas ni amores eternos. El principal problema, a ese respecto, es que a veces somos incapaces —que no en todas, pues otras tantas son geniales— de asimilar una muerte y otra al carecer de páginas suficientes.

En cualquier caso, no quiero que me mal entendáis: es un pequeño defecto en una historieta que se merece todos y cada uno de los halagos que ha recibido a lo largo del tiempo. Intensa, impactante y diferente. Muy adulta, sin miedo a probar cosas diferentes y sin compromisos. Artísticamente es una joya repleta de grandes dibujos, una paleta de colores excelente y un acabado impresionante. A grandes rasgos, una obra imprescindible para los amantes del tebeo americano. Grandilocuente por si sola, estamos deseando catar su secuela. Siendo conciso: dadle una oportunidad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here