Reseña cómic: ‘Monstruos de Gotham’

Os traemos nuestra reseña de 'Monstruos de Gotham', una heroica aventura multiversal protagonizada por criaturas muy... peculiares.

0

Noviembre de 2019: Steve Orlando se pone al servicio de los lectores una vez más. Con Amancay Nahuelpan al dibujo, y en una serie limitada de seis números, nace Monstruos de Gotham. Octubre de 2020: ECC Ediciones adquiere una nueva licencia de DC Cómics y sorprende al público con una historia liderada por Frankenstein. Con una edición rústica de 144 páginas a color, seis extrañas criaturas y una invitada muy especial unen sus fuerzas en el más inverosímil grupo de antihéroes inventado desde Escuadrón Suicida.

Sinopsis

¡Bienvenidos a Monstertown!

La zona ha prosperado mientras el yugo de Bane sometía al resto Gotham. Y allí está Frankenstein, convertido en agente libre tras el desmantelamiento de S.H.A.D.E., su organización. Se dispone a enfrentarse a un viejo enemigo, Melmoth, tan temible que también harán falta Andrew Bennett, Killer Croc, Lady Clay y Orca para detenerle. Pero, a medida que los acontecimientos afecten al Fantasma Rojo y a Batwoman, ese enfrentamiento se convertirá en algo mucho mayor…

Bagaje contextual

Monstruos de Gotham
Monstruos de Gotham

¿Cómo explicaros que sucede sin contaros que está pasando? Resulta complicado, la verdad, pues los antecedentes de este Monstruos de Gotham son bastante complicados. Por un lado tenemos Ciudad de Bane, una serie de cómics en donde el hombre que quebró a Batman ha instaurado su ley en Gotham City. Es más, la organización S.H.A.D.E. ha caído y muchos de sus miembros han perdido no solo su trabajo, sino también su identidad. Al mismo tiempo, el Escuadrón Suicida ha liberado a sus miembros tras cumplir con lo pactado en su mismo origen. El bagaje contextual es importante, ya que de otra forma se pierde una parte muy importante del cómic.

Sea como fuere, Steve Orlando parece muy consciente de ello, así que centra gran parte de sus esfuerzos iniciales en presentar su historia. Ciertamente, lo consigue, pues ni yo mismo he tenido el placer de disfrutar de todos los eventos mencionados con anterioridad. Por desgracia, no de la forma esperada; ha sido imposible no sentir que me estaba perdiendo detalles muy importantes. Aunque he sido capaz de disfrutar de la lectura, su carácter autoconclusivo no es suficiente como para construirse de forma individual. Más que un fallo, es una característica a la cual debemos prestar atención antes de su lectura.

En cualquier caso, resulta lógico. Habrá quién lo considere un error, pero debemos tener en cuenta que es imposible que todas las historietas que dice crear DC, Marvel y/o cualquier otra editorial sean independientes, pues de otra forma jamás avanzarían. Dejando esto claro, pasemos a lo que de verdad nos interesa: ¿qué nos ha parecido Monstruos de Gotham?

Monstruos de Gotham

Monstruos de Gotham

Empezamos, cómo no, con el argumento. Es difícil establecer conclusiones concretas sin aludir a eventos determinados, así que os arrojaré unas impresiones generales. Por un lado tenemos un guion muy marcado por la acción; no pretende innovar con una serie demasiado larga, sino que busca ampliar el lore de las sagas mencionadas con anterioridad. En ese sentido, es un buen cómic, ya que consigue ser entretenido sin necesidad de hacer nada del otro mundo. Por supuesto, uno de los grandes méritos de Steve ha sido rescatar personajes tal vez no tan destacados.

Así pues, encontraremos a un grupo de antihéroes formado por Frankenstein, Andrew Bennet, Killer Croc, Lady Clay, Orca, Batwoman y Fantasma Rojo. Muchos os resultarán conocidos, pero seguro que no es así con Fantasma Rojo. No por nada, es una nueva creación de Steve, quien aprovecha la estética de Monstertown para desarrollar una microhistoria totalmente original. A grandes rasgos, Fantasma Rojo es el espíritu y custodio del teatro del barrio, lugar que lleva más de 100 años sin presenciar crimen alguno. Esto cambia cuando una orden de simios mutantes hacen acto de escena y dan el primer paso (a través de un sacrificio multitudinario) para la resurrección de su señor Melmoth.

Lo consiguen, lo cual funciona como nexo para nuestros héroes. De una u otra forma, todos pierden algo en el sacrifico, así que deciden unir fuerzas ya sea por su deber para con la sociedad y/o venganza. Y he aquí el mayor problema de Orlando: apenas lo justifica. Si bien es cierto que el punto de unión es creíble, confía demasiado en que el lector lo acepte de buenas a primeras. Así pues, no profundiza en los motivos de nuestros antihéroes y deja que sea el vacío quien rellene los espacios. Falla, la verdad. Sí, le creemos, pero se sigue sintiendo demasiado lejano.

Unidos por la desgracia

Monstruos de Gotham
Monstruos de Gotham

Sea como fuere, terminamos aceptando la formación del equipo. Inclusive, toleramos la súper forzada incorporación de Batwoman, quien se contradice a sí misma al unirse. Entiendo que se debe a los pocos números de los que dispuso, pero sigue siendo un error muy flagrante. Sucede de la misma con las explicaciones que se dan sobre Melmoth y sus objetivos. De una u otra forma, versan sobre el multiverso, pero no se termina de explicar con propiedad en ningún momento. Tampoco explica demasiado bien cómo funciona y por qué considera que es su responsabilidad. O lo que es lo mismo, que el argumento no es sólido.

No obstante, no podemos decir lo mismo del ritmo. Lejos de lo que cabría esperar, si el lector sabe perdonar tales fallas, se encontrará con una historia muy entretenida gracias a su velocidad narrativa. No se entretiene demasiado en nada, lo cual nos regala una acción frenética y trepidante respaldada, en todo momento, por el soberbio dibujo de Amancay. Y es que otra cosa no, pero la dibujante demuestra un talento excepcional con cada trazo, diseño y dibujo. Todo siempre desde una perspectiva mucho más siniestra a lo que estamos acostumbrados; olvidaos de los puñetazos sin repercusión, porque aquí os hartaréis —mentira, nunca es suficiente— de ver vísceras, tripas y cerebros desparramados por el suelo.

En una línea estética muy adulta, Monstruos de Gotham destacará por la presencia de la muerte, el dolor y la sangre. Siendo sincero, este ha sido el elemento que me ha mantenido enganchado en todo momento a la obra de Orlando, ya que de otra forma habría desfallecido. En resumidas cuentas, el dibujo es sobresaliente. A esto debemos sumarle la aparición de personajes olvidados como Colmillo, lo cual siempre es divertido, o la evolución de algunos de sus protagonistas; Killer Croc ha sido de mis favoritos. Asimismo, podemos agregar a la ecuación unos buenos diálogos y a un Frankenstein especialmente inspirado en su lírica.

Conclusiones

Monstruos de Gotham
Monstruos de Gotham

Monstruos de Gotham es una historieta divertida que disfrutarás si gustas de la vertiente más monstruosa de DC Cómics. Es interesante y entretenido a su modo, pero flaquea en cuestiones narrativas. Da el do de pecho a través de los dibujos de Amancay, quien salva la situación a través de su siempre sobresaliente sentido artístico. La pena es que es un cómic demasiado corto, pues de otra forma habría sido una obra mucho mejor.

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here