Reseña cómic: ‘Hijos de la Ira’

Os traemos nuestra reseña de 'Hijos de la Ira', un fantástico relato sobre niños de la guerra y robots en un universo distópico de ciencia ficción.

0

Siendo sincero, me ha costado escribir las primeras líneas de esta mi reseña. En cierto modo, he querido trasmitiros —y en muchos casos de forma demasiado lírica— que había supuesto para mi la lectura y reseña de Hijos de la Ira, un cómic que me ha gustado mucho. No obstante, he creído conveniente cambiar el discurso y presentaros el tebeo como tal. Al menos en primera instancia, no prometo nada del resto del texto. Sea como fuere, nos encontramos ante un libreto (es más bien una novela gráfica juvenil) escrito por Damián Campanario e ilustrado por Nico Naranjo.

Se lanzó al mercado el pasado mes de octubre de 2020 gracias a la editorial Nuevo Nueve, quien nos está muy mal acostumbrando a obras alternativas de gran calibre. En lo que respecta al formato, ha sido publicado en formato cartoné de 27 × 19 × 2 cm. Se compone de 144 páginas a todo color. Como no quiero desviarme demasiado en secciones posteriores, os diré que me ha parecido la edición. Para empezar, es de buena calidad. La maquetación es acertada, el material es bueno y la presentación es vistosa. Es un cómic bonito y sencillo, pero que no hace feos en nuestra estantería. Siendo breve, Nuevo Nueve se lo ha currado —ya es costumbre, todo sea dicho— en ofrecernos un buen material de lectura.

Sinopsis

Planeta Aegis. Gracias a su superioridad tecnológica y militar la Confederación de Estados del Norte explota los recursos naturales de las regiones subdesarrolladas del Sur. Para contraatacar, la resistencia utiliza un nuevo tipo de robot. De apariencia bastante rudimentaria, sin embargo son rápidos y están bien organizados. Cuando el CEN finalmente logra capturar uno descubre que este robot está pilotado por un niño…

Hijos de la Ira

Portada de Hijos de la Ira
Reseña Hijos de la Ira

De buenas a primeras, cuando uno se enfrenta a la lectura de Hijos de la Ira se espera —por diseño y argumento— un relato de ciencia ficción y acción con robots; nada más lejos de la verdad. Ahora, cada lector es un mundo, así que es posible que mi interpretación se aleje cuasi por completo de la idea de los autores. Sea como fuere, he creído encontrar un escrito costumbrista que camufla la crítica social bajo un muy sutil velo de fantasía. A fin de cuentas, Hijos de la Ira es una historia de guerra en donde un puñado de huérfanos se unen bajo el sello del servicio militar.

Su ciudad, una de las tantas que pueblan el sur del planeta Aegis, es atacada por la Confederación de Estados del Norte. ¿Su objetivo? Expoliar los recursos del lugar. Armados con su tecnología —la cual toma forma de robots gigantes no tripulados— asaltan la urbe. Desde la distancia y la seguridad de su base de operaciones, traen la muerte y destrucción. Sin entrar en un exacerbado detallismo gráfico, Nico Naranjo nos revela las crueldades de la guerra. Niños y adultos fenecerán ante el peso del egoísmo, pero otros tantos decidirán levantarse.

Sr. Kasic, líder militar de la ciudad, lleva un tiempo trabajando en robots tripulados. Recogiendo los retos de un mecha enemigo destruido, apuntala los últimos detalles de sus nuevas armas. ¿El problema? Serán tripulados por niños, pues ve en su juventud, reflejos y experiencia (videojuegos) un filón impresionante; un adulto no puede competir. Liderados por su hijo, los nuevos huérfanos de la ciudad pondrán toda su rabia en el combate. No habrá gloria, solo dolor y resentimiento.

Miedo, ira y resentimiento no siempre llevan al lado oscuro

Reseña Hijos de la Ira. Imagen de páginas interiores
Reseña Hijos de la Ira

Sin entrar en detalles, Hijos de la Ira nos ofrece una muy interesante visión del mundo a través de una distopía de ficción en donde los niños de la guerra son tan reales como la vida misma. Todo esto es gracias, por un lado, al increíble estilo de Nico, quien desata toda su creatividad en un dibujo esplendido. Dista mucho de acercarse al hiperrealismo de otras obras de carácter bélico, pero le sienta genial. De la misma forma, no podemos olvidarnos de Damián Campanario, quien encuentra un equilibrio cuasi perfecto en el cuerpo argumental de aquesta nuestra historia.

Sin dejar de lado la crítica social, tiene la capacidad de transportarnos a un mundo completamente nuevo en muy pocas páginas. Por desgracia —o no— no quiero (puedo) entrar en detalles, pues de otra forma os estaría estropeando la lectura. O lo que es lo mismo, que no quiero haceros spoilers. Lo que sí os puedo decir es que la narrativa es rápida y directa, pero no por ello menos potente. Tiene impacto y llega, aunque flaquea ante las debilidades que ofrece una historia autoconslusiva “corta”. A ver, que no son 20 páginas, pero habría disfrutado más si hubiese tenido algo más de espacio para desarrollar sus ideas.

Conclusiones

Reseña Hijos de la Ira, páginas interiores del cómic
Reseña Hijos de la Ira

En líneas generales, dibujo e historia son muy notables. No innova demasiado, pero se presenta de forma muy sólida ante el lector. Sin embargo, creo que se no encaja del todo como novela juvenil. A fin de cuentas, he creído ver ideas muy adultas camufladas dentro de una construcción más joven. Es más, dudo que los más jóvenes sean capaces de inferir esos segundos mensajes que he creído ver. Lo mismo estoy patinando como un campeón, pero esa ha sido mi sensación. Sea como fuere, la narrativa parece coartarse ante esa adjetivación de juvenil. Aun con todo, me sigue pareciendo una tebeo muy digno. Una lectura muy, muy recomendable.

[Total: 1   Promedio: 5/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here