Recomendación: Bone Tomahawk.

0

El western es, por desgracia, un género en vías de extinción. El déficit de entregas de dicha corriente se hace muy notable en la taquilla moderna, y muy de vez en cuando vemos películas en cartelera del citado género. Es por eso que semejante derroche de talento y potencial en un western moderno funcione tan bien como lo hace en Bone Tomahawk

La historia de este magnífico western sigue al sheriff Franklin Hunt (Kurt Russell), que investigará el misterioso secuestro de un hombre y una mujer en el territorio de una tribu caníbal. La premisa resulta bastante original, y la ejecución no decepciona en absoluto, ya que se trata de una extraña (pero indudablemente efectiva) mezcla entre el western y el terror más clásicos. Vamos, que si me dijeran que la peli es de los 80 yo me lo creería. Kurt Russell no es el único nombre grande de la cinta, también tenemos a Matthew Fox (Perdidos) a Patrick Wilson (Expediente Warren, Insidious) y a Richard Jenkins (Mátalos suavemente, A dos metros bajo tierra). Todos bastante bien, en especial Jenkins (aunque no me extraña en demasía, el tío es muy bueno). Me gustaría destacar el hecho de que Kurt Russell aparezca como protagonista en dos westerns con fechas de estreno muy cercanas (Los odiosos 8 de Quentin, y ésta). Es más bien una curiosidad, nada más. Pero, si le va a ir así en todas las del lejano oeste en las que salga, oye, yo no le voy a decir que no. Ahora, sin meternos en las interpretaciones, tengo que dar crédito también a los personajes en si. Es cierto que no son muy originales (el sheriff leal, el veterano ambicioso…), pero funcionan para lo que tienen que funcionar, y poco más. ¿Habría estado mejor que se metiera un poco más de “chicha” en lo que desarrollo o arco de personaje se refiere? Pues si, pero como he dicho antes, es efectivo.

Pero quisiera enfocarme en lo que más ha gustado y lo más atractivo de la cinta: la aleación entre el terror y el western. Cuando este proyecto salió a la luz, recuerdo que muy poca gente lo veía con buenos ojos. Se pensaba que iba a ser una película de serie B con un casting bastante goloso… pero poco más. La idea de crear una argamasa con dos géneros tan dispares olía a estrepitoso fracaso. Pero para mi sorpresa, el terror está tan bien integrado, que apenas te das cuenta de que lo que estás viendo es una película de “miedo”. Me explicaré: la tensión que genera la premisa se va extendiendo poco a poco a lo largo de la trama. Empieza suave, un western normal, pero se va intensificando gradualmente. El resultado es una obra maestra del suspense y  la angustia. Mimada en los aspectos técnicos, y trabajada en los visuales. Yo, como buen defensor de las técnicas tradicionales de efectos especiales, agradezco que se sigan usando hoy en día, y que no sea todo generado por ordenador. En ese aspecto la película me satisfizo gratamente.

Para concluir esta recomendación debo advertiros de un par de detalles. El primero, si no sois seguidores del terror clásico puede que la película se os haga bastante lenta, ya que la emoción no se desata en un solo segundo, sino más bien poco a poco. La segunda, se trata de una cinta bastante visceral y extrema (sobre todo en el clímax). En ciertas escenas puede que el estómago os de un pequeño brinco. Yo aviso. Ahora si, si sois fans del western de los 70 (sobre todo del italiano), del terror de los 80, y del Kurt Russell de toda la vida, esta es una opción perfecta para pasar la noche.

(8/10)

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here