Una ojeada al estudio P.A. Works por su 20 aniversario

Qué mejor manera de celebrar su cumpleaños que haciendo un repaso a su trayectoria

0

Hoy, 10 de noviembre, el estudio P.A. Works celebra su 20 aniversario. En FreakEliteX queremos unirnos a las felicitaciones y por eso hemos preparado un artículo especial a modo de homenaje. En él analizaremos cuáles son los rasgos que hacen especial a este estudio y repasaremos sus obras más destacadas.

P.A. Works (Progressive Animation Works) fue fundado el 10 de noviembre del año 2000 por Kenji Horikawa, presidente de la compañía desde entonces. Horikawa había trabajado en Production I.G y Tatsunoko Production, pero tenía planes de abandonar Tokio y trasladarse a una región más cercana a su entorno familiar. Eso le llevó a crear su propio estudio en la ciudad de Nanto, una región de idílicos paisajes de la prefectura de Toyama. Durante sus primeros ocho años de vida, P.A. Works realizó encargos para otros estudios mientras asentaba las bases del suyo propio. No salieron del anonimato hasta 2008, con el estreno de True Tears, su primer anime como estudio principal.

A lo largo de su recorrido han producido animes como Angel Beats!, Nagi no Asu kara, Shirobako o la reciente Maquia. Nunca han hecho adaptaciones de mangas, pues prefieren promover la libertad creativa y eso es más fácil de conseguir con historias originales o adaptaciones de novelas. Se les conoce por su precioso apartado artístico, su cuidada animación, su atención a los detalles y sus encantadores diseños de personajes. Pero también por la emotividad que imprimen a sus obras.

El drama emocional: la especialidad de P.A. Works

Cuando pensamos en P.A. Works lo normal es que se nos vengan a la cabeza imágenes de adolescentes, emociones a flor de piel y conflictos emocionales. True Tears, su primera serie, estaba repleta de todo esto. Era adaptación de una novela ligera, pero se tomaron tantas libertades que bien podríamos considerarla una historia original. Quien se encargó de escribirla fue Mari Okada, guionista que hoy conocemos por obras como Anohana o El himno del corazón. La autora dio rienda suelta a su estilo narrativo lleno de emociones contenidas para escribir una historia de romances adolescentes con muchos sentimientos encontrados.

Hanasaku Iroha

Works 20 aniversario
Hanasaku Iroha, uno de los animes de P.A. Works que recordamos por su 20 aniversario

Okada no tardaría nada en convertirse en una colaboradora recurrente en el estudio. La llamaron para Hanasaku Iroha, una historia original de 2011 centrada en las inseguridades de una chica de instituto que, por azares de la vida, acababa trabajando en un hostal.

La producción de Hanairo estuvo llena de artistas de categoría y buena parte del mérito hay que dárselo a la agenda de contactos de los jefazos de la compañía. Consiguieron a Masahiro Andō para la dirección, y eso que de aquella era más conocido por su trabajo en animes de acción. También al director artístico Kazuki Higashiji, que con los años formaría una relación muy estrecha con el estudio. Y la guinda la puso Kanami Sekiguchi, diseñadora de personajes y directora de animación, y una de las principales responsables del toque encantador que encontramos en las obras de P.A. Works. Con un equipo tan brillante no es de extrañar que Hanairo se convirtiera en uno de los trabajos del estudio más apreciados por los aficionados.

Nagi no Asukara

Works 20 aniversario
Nagi no Asukara, uno de los animes de P.A. Works que recordamos por su 20 aniversario

Otro de los títulos estrella del combo P.A. Works-Okada fue Nagi no Asukara. Esta serie se estrenó en 2013 y es una de las joyas visuales más hermosas del estudio. Nos encontramos de nuevo ante una historia original sobre romances adolescentes. Lo que pasa es que esta vez optaron por un entorno fantástico. El mundo que crearon estaba compuesto por dos sociedades de humanos diferentes, una terrestre y una subacuática. Las fricciones entre ambas sirvieron para acentuar la carga emocional de la historia.

El anime no funcionó demasiado bien en su estreno, pero ha ido ganando reconocimiento con los años. Lo que más se recuerda de ella, con diferencia, es su extraordinario apartado escenográfico. Siempre se ha hablado bien del arte de P.A. Works, pero lo cierto es que no cuentan con un departamento específico dedicado a ello. Por eso, tienen que echar mano de contactos como el ya mencionado Kazuki Higashiji, director artístico de muchas de las obras más importantes de P.A. Works.

Sin embargo, Nagi no Asukara supuso un reto para Higashiji. El artista estaba más acostumbrado a entornos cotidianos y crear un mundo de fantasía no era tarea sencilla. Aunque, al mismo tiempo, era la oportunidad perfecta para plasmar nuevas emociones en su trabajo. Y vaya si lo hizo. Puso toda su alma en la tarea y no estoy exagerando si digo que es uno de los conjuntos escenográficos más hermosos de todo el anime.

Maquia

En cierta ocasión el presidente de P.A. Works comentó que le gustaría ver un anime «100 % Okada». Maquia fue la realización de ese sueño. La autora no solo escribió el guion de esta película, también supuso su debut como directora. El argumento se alejó de los embrollos adolescentes y se centró en las relaciones humanas y el paso del tiempo, y más concretamente en la maternidad. La historia está ambientada en un mundo de fantasía y tiene como protagonistas a una chica de una raza longeva y a su hijo adoptivo humano. El objetivo de la película no era tanto apuntar a las emociones intensas como profundas.

Works 20 aniversario
Maquia, uno de los animes de P.A. Works que recordamos por su 20 aniversario

Maquia fue un proyecto excepcional en sí mismo y contó con un nivel de producción envidiable. Los preciosos diseños de personajes fueron de Yuriko Ishii, una animadora de categoría que ha aportado muchísimo a P.A. Works a lo largo su historia. La música la puso Kenji Kawai (Ghost in the Shell, When They Cry) y la dirección artística recayó, cómo no, en Higashiji. Por si fuera poco, llamaron al renombrado animador Toshiyuki Inoue, que se ocupó de dibujar una ingente porción del filme.

Más allá de Mari Okada

Contar con Mari Okada siempre ha sido bienvenido en P.A. Works, pero no es la única que ha sabido trastear con las emociones adolescentes. Ejemplos los tenemos en Tari Tari (2012) y HaruChika (2016), ambas con temática musical. Pero también en la mediocre Glasslip (2014). Aunque, puestos a destacar una, habría que hablar de Iroduku (2018).

Iroduku, uno de los animes de P.A. Works que recordamos por su 20 aniversario

La historia nos hablaba de una chica con ceguera a los colores y su viaje al pasado. Dirigida en esta ocasión por Kurumi Suzuki, que se estrenaba en el puesto, es una serie especialmente hermosa, repleta de magia y, para no faltar a la tradición, con un apartado artístico exquisito.

El drama de Jun Maeda

Algunas de las obras de P.A. Works han llevado el drama a cotas especialmente intensas. El principal culpable no es otro que Jun Maeda, guionista, compositor y fundador de Key, la desarrolladora de videojuegos responsable de novelas visuales como Air, Clannad o Little Busters! En 2010, Maeda colaboró con el estudio para escribir la historia de Angel Beats! La serie se sitúa en un plano de existencia más allá de la muerte y nos habla de las tragedias personales de aquellos que en vida no pudieron disfrutar de una juventud feliz.

Todo aquello por lo que es conocido el autor estaba allí: historias extraordinariamente dramáticas, revelaciones inesperadas y escenas diseñadas para agotar el depósito de nuestras glándulas lagrimales. Con Angel Beats! consiguieron crear un anime increíblemente emotivo y con un mensaje precioso, que vistieron con los escenarios de Higashiji y la preciosa música del propio Maeda. La serie se convirtió en el primer gran éxito de P.A. Works. Es más, si hablamos de popularidad, lidera el ranking dentro del estudio con bastante margen de diferencia.

Jun Maeda regresó en 2015 para un nuevo anime original llamado Charlotte. En esta ocasión la historia se centró en un grupo de jóvenes con poderes, pero escondía muchísimo trasfondo dramático de fondo. No hace falta decir que esta serie también funcionó muy bien. El autor ha vuelto a unir fuerzas con P.A. Works para crear Kamisama ni Natta Hi, anime que se encuentra actualmente en emisión. Veremos de qué forma destruye los pobres corazoncitos de los espectadores.

Un P.A. Works de acción es posible

P.A. Works nos ha acostumbrado a obras centradas en el plano emocional, pero eso no quiere decir que no puedan crear animes de acción. Lo demostraron muy pronto, en 2009, con la serie Canaan. No está entre sus títulos más famosos, pero probablemente sea su mejor anime de acción pura hasta la fecha. La historia se desarrolla entre incidentes terroristas, virus letales e individuos con poderes sobrenaturales. Estuvo dirigida por el extraordinario Masahiro Andō, conocido entre otras cosas por su participación en la película de Cowboy Bebop y por su dirección de Sword of the Stranger. Era la persona indicada para una serie con un ritmo trepidante.

El estudio no volvió a catar el género hasta 2016. Lo hizo con Kuromukuro y en esta ocasión apostaron por los mechas. Tal vez querían darle un poco más de protagonismo a su departamento digital, una de esas secciones del estudio de la que pueden presumir con orgullo. Kuromukuro estuvo dirigida por Tensai Okamura, un veterano en el género y colaborador habitual de P.A. Works, sobre todo haciendo guiones gráficos. En términos generales, podríamos decir que fue un anime correcto, pero no llegó a destacar.

Lo intentaron de nuevo en 2018 con Sirius the Jaeger, una serie oscura y violenta sobre vampiros. La dirección de Masahiro Andō volvió a ofrecernos muy buenas escenas y el apartado estético recibió bastantes elogios, pero la historia no acabo de convencer al público. Fairy Gone, emitida en 2019, es hasta ahora el intento más reciente del estudio por triunfar en el género, pero no podemos decir que haya convencido del todo.

Introspección al mundo laboral

Otra temática con la que ha trasteado P.A. Works en su recorrido es la del trabajo. Comenzó con la ya mencionada Hanasaku Iroha, que retrataba el mundo de la hostelería. Lo que ocurre es que Hanairo estuvo protagonizada por adolescentes —cuestiones comerciales— y se desvirtuó un poco de la idea original. Esto se solucionó en 2014 con Shirobako.

Shirobako sigue los pasos de un grupo de jóvenes adultas en su carrera profesional en la industria de la animación japonesa. Estuvo dirigida por Tsutomu Mizushima, un veterano con gran conocimiento del mundillo y fama de sacar lo mejor de su equipo. Mizushima no pudo evitar trasmitir su amor por la animación en cada episodio, y le felicitamos por ello. La serie recibió críticas estupendas y sería raro no colocarla en el pódium de los mejores trabajos del estudio. Además, el mensaje tan entusiasta que ofreció enamoró a los aficionados.

Shirobako, uno de los animes de P.A. Works que recordamos por su 20 aniversario

El tercer anime con temática laboral llegó en 2017 y se llamó Sakura Quest. Repitió varios de los ingredientes de la receta de Shirobako, pero no llegó a recibir valoraciones tan buenas como su predecesora. El tema esta vez fue el de la promoción turística de localidades rurales y quizás resultó un poco árido para el público.

La cara más atípica de P.A. Works

Hemos hecho un repaso por todo aquello a lo que P.A. Works nos tiene acostumbrados. Sin embargo, si hacemos un poco de memoria nos daremos cuenta de que han trabajado en algunos títulos que se alejan de sus géneros y estilos predilectos. Por ejemplo, en 2012 decidieron probar suerte con el género de terror. Teniendo en cuenta la popularidad que consiguió el anime de Another, podemos decir no fue para nada un mal experimento.

Estuvo dirigida por Tsutomu Mizushima, que ya tenía experiencia con series truculentas y consiguió aportarle una atmósfera realmente imponente al anime. A su liderazgo habría que sumar los elegantes diseños de personajes de Yuriko Ishii. Hemos visto el estilo de esta animadora en más obras del estudio, pero lo diseños de Another funcionaron especialmente bien.

Works 20 aniversario
Another, uno de los animes de P.A. Works que recordamos por su 20 aniversario

Otra rara avis la encontramos en 2013, cuando sacaron Red Data Girl. Pocos recuerdan a día de hoy esta historia de fantasía mística de ritmo exasperantemente contemplativo. Más cercana nos queda Appare-Ranman!, que se emitió la pasada primavera y nos llevó a una alocada carrera transcontinental a través de América.

Además, aunque se han centrado las historias originales y adaptaciones de novelas, en P.A Works también han trabajado con videojuegos. Participaron en una película del Profesor Layton en 2009, franquicia para la que también han hecho un buen número de cinemáticas. Más reciente es su adaptación de Uma Musume: Pretty Dervy, anime de chicas caballos de carreras —sí, en serio— de la exitosa desarrolladora Cygames. Siguiendo la estela, este mismo año han probado suerte con A3!, un juego de móviles sobre actores de teatro de Liber Entertainment.

Sin embargo, el pez más extraño que encontramos dentro del estudio, y también una de sus series más especiales, fue Uchōten Kazoku.

Uchōten Kazoku

Works 20 aniversario
Uchōten Kazoku, uno de los animes de P.A. Works que recordamos por su 20 aniversario

Uchōten es la historia de una familia de tanukis y su convivencia con los tengu y humanos en la ciudad de Kyoto. Está basada en una novela y tiene un estilo único y algo extravagante, pero rebosante de vida. La historia empieza un poco lenta, pero avanza con una narrativa tan sólida que te acaba atrapando por completo. Y además cuenta con un reparto de personajes maravilloso.

La serie estuvo dirigida por Masayuki Yoshihara, que es uno de los pilares de la compañía prácticamente desde su fundación. No solo dirige del departamento de animación, también es uno de los principales mentores de los nuevos reclutas. Siendo como es un hombre ocupado, su participación directa en los animes del estudio no es tanta como podría esperarse de alguien de su experiencia y categoría, pero en este caso hizo una excepción. De hecho, esta serie supuso su debut como director en un proyecto grande.

Uchōten fue un anime muy especial para P.A. Works. Por sus características no alcanzó al gran público, pero maravilló a aquellos que le dieron una oportunidad. Que recibiese segunda temporada muestra lo mucho que significaba para el equipo, independientemente de su éxito.

«Creando historias que iluminen el camino de las personas»

La frase del título es el lema de P.A. Works, una línea sacada directamente del discurso que da la protagonista de Shirobako en el último episodio de la serie. El mensaje nos da a entender que el objetivo del estudio es crear anime que vaya más allá del mero entretenimiento, anime que pueda llegar a convertirse en algo precioso para el espectador. Debemos reconocerles que, pese a sus defectos, le ponen empeño a sus trabajos.

P.A. Works se encuentra en una época de transición y hemos visto algunos cambios muy prometedores en el estudio. Estos últimos años han cedido más espacio a las ideas creativas de los nuevos talentos, saliéndose un poco de su zona de confort. También han creado su propia escuela de formación de animadores, inaugurada en 2018. Además, han empezado a implantar medidas dirigidas a mejorar las condiciones de sus trabajadores. Son pequeños pasos que los acercan a la idea de compañía ideal que llevan tiempo persiguiendo. Solo por eso ya merecen reconocimiento.

Curiosidades

  • P.A. Works nació con el nombre Ecchu Doga Honpo y no cambió al actual hasta dos años después.
  • Para la serie Hanairo se inventaron un festival que llamaron Bonbori Matsuri. Tras la emisión del anime, y promovido por el propio P.A. Works, el evento se volvió realidad. A día de hoy lleva años celebrándose con gran éxito en el pueblo de Yuwaku Onsen, que sirvió de inspiración para los escenarios de la serie.

 

[Total: 2   Promedio: 5/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here