‘Laid-Back Camp temporada 2’: primeras impresiones

La mejor serie sobre acampada nunca concebida regresa para hacernos disfrutar de nuevo de los mejores lugares naturales de Japón

0

Muchos esperábamos con ganas esta temporada de anime de invierno de 2021, porque concentra buena parte de las secuelas más esperadas del año. Sin embargo, mientras la mayoría dirigía su atención a títulos como Dr. Stone, Yakusoku no Neverland o Ataque a los Titanes, la mía se desviaba hacia otra serie muy distinta. Una con un encanto muy especial, que se disfruta tanto por su paz como por su simpatía. En efecto, Laid-Back Camp ha vuelto y en estas primeras impresiones os contamos qué tal ha sido su regreso.

Pero antes de nada hay, decir que Crunchyroll no ha decepcionado y, al igual que hicieron con la primera entrega, también nos han traído la segunda temporada en simulcast.

Cómo disfrutar de la soledad

Es solitario, pero también divertido. Es divertido, pero también solitario.

Este fue el lema elegido para representar la segunda temporada de de la serie. Uno de los productores del anime comentó en una entrevista que, mientras que la primera temporada se centró en juntar al grupo de chicas, la segunda estaría más enfocada a enfatizar la experiencia individual de los personajes a la hora de acampar. En estos tres primeros episodios lo hemos experimentado a través de Rin, lo cual no es novedad. En sus propias palabras, acampar a solas te permite «apreciar la soledad». Un mensaje que estoy seguro que habrá calado en Nadeshiko lo suficiente como para animarla a intentarlo.

Camp primeras impresiones
Laid-Back Camp temporada 2: primeras impresiones

Siempre he apreciado la apertura de miras de la serie en este sentido. A lo largo de la primera temporada no perdió la oportunidad de enfatizar la parte positiva de disfrutar de la acampada en compañía. Pero no por ello dejó de respetar la preferencia de Rin por la acampada en solitario. Algo que no ha cambiado con esta segunda entrega. La verdad es que estoy deseando ver al resto de personajes experimentando la acampada por su cuenta para ver cómo se desenvuelven y qué significado acaba teniendo para ellas.

Laid-Back Camp continúa llevándonos a visitar los paisajes japoneses

Laid-Back Camp es una guía turística de Japón hecha anime. Está claro que el país nipón tiene parajes naturales preciosos, y la serie parece dispuesta a mostrárnoslos todos y cada uno de ellos. Con un detalle y belleza paisajística espectacular. Además de las habituales vistas del monte Fuji, en estos primeros episodios la serie nos ha llevado a las costas orientales del país. Apenas habíamos tenido escenografía costera en la primera temporada, pero ahora estamos recibiendo nuestra merecida ración.

Camp primeras impresiones
Laid-Back Camp temporada 2: primeras impresiones

Escenarios bonitos no es lo único atractivo de Laid-Back Camp; su banda sonora siempre me ha parecido maravillosa. Sin perder el estilo ni un ápice, esta segunda temporada ya nos ha mostrado nuevos temas y variaciones de los antiguos. La música tiene una presencia enorme en la serie, como un acompañante más en los viajes y momentos especiales a los personajes. Es parte fundamental de los entornos que representa y de las emociones que transmite.

El lago Motosu, el lugar donde todo comenzó

Necesito pararme un momento a analizar la escena con la que ha comenzado esta segunda temporada porque es un ejemplo perfecto de las mejores virtudes de la serie. La primera mitad del capítulo nos muestra a Rin años atrás, en su primera experiencia acampando. Lo hace en el lago Motosu, el lugar en el que conoce a Nadeshiko tiempo después. Hacia el final de esa parte, y a pesar de todos los fallos de novata, vemos al personaje con una expresión de felicidad tras haber disfrutado de la comida al aire libre y de las hermosas vistas del monte Fuji. Acto seguido, vemos a Nadeshiko en su pueblo natal alzando la vista hacia el Fuji en la lejanía.

Camp primeras impresiones
Laid-Back Camp temporada 2: primeras impresiones

El lugar, las vistas, el anhelo de Nadeshiko por ver el Fuji e incluso los fideos instantáneos son claras referencias al primer episodio de la primera temporada. Lo que quizás algunos hayan pasado por alto es el papel de la música en la escena. Hay un tema ligero que va creciendo con calma poco a poco. Justo al final, en el momento cumbre de la escena, nos sorprende con los compases principales de Lake Motosu, el tema musical de la primera temporada que está asociado a ese lugar y a las emociones que evoca.

Personalmente, me pareció una forma preciosa de unir el pasado y el presente de los personajes. Al mismo tiempo es una escena mágica que enlaza las dos temporadas a través del lugar y los sentimientos que llevaron a las dos protagonistas a conocerse y hacerse amigas. Son estos detalles tan hermosos los que hacen de Laid-Back Camp una serie tan maravillosa, aunque puedo entender que no todo el mundo los valore tanto como yo.

Para rematar

Os hablaría de la evolución de la historia, pero no hay mucho que decir porque apenas existe en su mínima expresión. Lo que sí podemos mencionar es la aparición de un personaje nuevo: Aya, una amiga de la infancia de Nadeshiko. También parece que veremos más a menudo a la hermana pequeña de Aoi, que en la primera temporada solo apareció de soslayo.

Laid-Back Camp temporada 2: primeras impresiones

Laid-Back Camp tiene paisajes preciosos, la música más agradable del mundo, personajes simpáticos y una capacidad casi infinita para hacerte sentir bien. Y no parece que su segunda temporada haya perdido ni un ápice de nada de esto. Yo por mi parte no le pido nada más. Que siga siendo así, con toda su naturalidad, porque es un bálsamo contra los males del día a día.

[Total: 1   Promedio: 5/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here