La carta robada, de Edgar Alan Poe

0

El género policíaco y de resolver crímenes nace con Edgar Alan Poe y su personaje, el detective Auguste Dupin. El misterio esta vez será el robo de una valiosa carta de las cámaras reales. La carta robada nos traslada, de nuevo, al París del siglo XIX para sumergirnos en las pesquisas policiales que no dan fruto hasta que no interviene el gran Auguste Dupin y su compañero, el narrador de la historia.

Datos del libro…

Título: La carta robada

Autor: Edgar Alan Poe

Editorial: Plutón Ediciones

Contexto: Publicado en diciembre de 1844 en The Gift con el títuo original The Purloined Letter. Posteriormente se reprodujo en varias revistas y periódicos. Es el último relato que protagoniza Auguste Dupin.

Sobre el autor…

Edgar Alan Poe, reconocido como uno e los escritores más importantes de la literatura, fue maestro y pionero del relato corto. Además, fue poeta, crítico y periodista romántico. También se le considera como el inventor del relato detectivesco.

Las influencias de Poe varían entre la literatura gótica y la poesía de Lord Byron. Pero no nos podemos olvidar que conocía perfectamente el trabajo de grandes científicos como Laplace, Newton o Keppler.

Entre sus obras más importantes destaca El cuervo probablemente su un relato corto más famoso. Poe definió este tipo de relato como cuento de raciocinio. Estos cuento fueron una clara influencia para Arthur Conan Doyle, quien creó a Sherlock Holmes inspirándose en August Dupin.  El relato de hoy  La carta robada es el último relato detectivesco con Auguste Dupin como protagonista.

 

La carta robada

La carta robada es un relato corto, como otros tantos de Poe. Es la tercera y última historia de las protagonizadas por el ingenioso detective Auguste Dupin, predecesor de Sherlock Holmes. En este caso,una carta ha sido robada por el Ministro D** pero la policía se ve incapaz de encontrarla en el registro que realizan en casa del ministro. Dupin, quien primero rechaza el caso, es consultado de nuevo cuando no encuentran la carta. El detective sorprende a la policía con sus dotes detectivescas habiéndose adelantado a ellos y al propio ladrón. Él ya está en posesión de la carta y el ladrón se ha quedado con una burda copia. La destreza y habilidad de deducción de Dupin no son nuevas si habéis leído sus otros relatos. Sin duda vemos los símiles con otros detectives que le han sucedido.

Cabe destacar en los relatos de Edgar Alan Poe la falta de nombres, como por ejemplo el Ministro D** quien aparece así en La carta robada. También cabe destacar las frases sencillas y cortas. Poe se centra en la acción, en el misterio y en resolverlo. Los detalles nimios como nombres que solo aparecen en un relato o una narrativa demasiado extensa distraen del tema. Al menos en los relatos policíacos puesto que, en sus relatos de terror se recrea y detalla mucho más el ambiente. Una forma clara de diferenciar dos géneros diferentes, pero perfectamente dominados por el maestro estadounidense.

Opinión personal

Lo mejor de los relatos de Poe es que, aunque no dan detalles banales, logran sumergirte en el París del siglo XIX y trasladarte al misterio. La dificultad de escribir este género del relato corto es ser capaz de contar una historia en pocos párrafos. Contar un relato completo, con personajes definidos, una trama que enganche al lector y sea atractiva, y por supuesto una narración fluida. No es sencillo hacer relatos cortos tan buenos como para que después de más de un siglo se sigan recordando, por eso a Poe se le considera hoy en día un pionero de la literatura y un gran escritor. / Unos relatos muy recomendables para una tarde de invierno en el sofá o para un viaje, no muy largo, en tren. Para la última historia de Dupin, le doy un 8/10.

[Total: 1   Promedio: 2/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here