Juego de Tronos: review del 8×03, ‘The long night’

0
Compartir

La gran batalla ha aterrizado en Invernalia. Te contamos todo lo sucedido en el 8×03 de Juego de Tronos, ‘The long night‘. Obviamente, el artículo está repleto de spoilers.

Sinopsis

A medida que cae la noche en Invernalia, las fuerzas combinadas de los vivos, conformados por los Dothraki (comandados por Jorah Mormont), los Inmaculados (liderados por Gusano Gris), los Caballeros del Valle (flanqueados por Brienne de Tarth y Jaime Lannister), y el ejército del Norte (liderados por la Hermandad sin Estandartes y la Guardia de la Noche) se preparan para luchar contra el Ejército de los Muertos. 

La gran guerra llega a Invernalia

Este tercer episodio de Juego de Tronos estaba llamado a resolver la gran guerra en el norte, la batalla entre vivos y muertos. Algo que, ya os avanzo, se acaba cumpliendo. La trama arranca sobre Sam, siguiéndolo de cerca y enfatizando en la tensión que se vive en la región frente a la inminente trifulca. Las tropas están preparadas y los más indefensos, entre los que se encuentran Sansa y Tyrion, se dirigen a la cripta de los Stark.

Entre tanto, la mujer roja llega a Invernalia. En clara señal de ayuda, Melissandre invoca al señor de luz para prender las espadas de los soldados Dothraki. Sir Davos mira a la bruja con estupor, pero ella le dice que no hace falta que la mate (como había prometido) pues morirá antes del alba. Con las tropas Dothraki encarando al enemigo se da por comenzada la batalla.

Tras superar esta primera oleada, los caminantes blancos atacan con todo. Las tropas del norte, comandadas por Brienne, Jaime y Gusano Gris, entre otros, intentan resistir el asedio, momento en el que también entran en juego Daenerys y Jon a lomos de sus dragones. Sin embargo, este choque se cobra su primera víctima, Eddison Tollett mientras defendía a Sam. El ejercito de los vivos se ve obligado a recular.

La batalla prosigue en el interior de la fortaleza, donde las tropas, junto con Tormund, Brienne, Jaime, Dondarrion, Gusano Gris, Arya y el Perro -aunque a éste último le cuesta un poco incorporarse debido a su aversión al fuego-, tratan de repeler el ataque enemigo. Aquí se cobran una nueva víctima, Lady Mormont, que un acto de valentía logra derrotar a un gigante.

Mientras tanto, Bran trata de atraer al Rey de la Noche hacia la posición estratégica en la que se encuentra y que Theon y sus tropas tratan de custodiar. A su vez, vemos como Arya intenta zafarse de un grupo de caminantes dentro del castillo y que Jon y Daenerys intentan batir al Rey de la Noche en un cruento enfrentamiento con los tres a lomos de sus dragones.

En su intento por escapar de los caminantes, Arya propicia la muerte de Dondarrion, que perece tratando de protegerla. Así, Arya acaba en un salón con el Perro y Melissandre donde la mujer roja le dice que Dondarrion resucitó para cumplir un propósito que ahora, finalmente, ha logrado cumplir.

Decidiendo el destino del Norte

Los últimos compases se centran en dilucidar el destino de Invernalia. Tras el enfrentamiento entre los dragones, Jon y el Rey de la Noche prosiguen la batalla en tierra tras presenciar, previo dracarys de Daenerys, que el líder de los caminantes no arde ante el fuego. Jon quiere acabar con él blandiendo su espada, pero en una maniobra inteligente, el Rey de la Noche resucita a todos los caminantes que habían caído en la batalla, dejando a Jon, y al resto de las tropas, en una posición peliaguda.

Daenerys, que aún va a lomos de su dragón, consigue quitarle a Jon unos cuantos caminantes blancos de encima y proporcionarle algo de tiempo para que pueda acudir a por Bran. Este acto acaba dejando a la madre de dragones en el campo de batalla, espada en mano y luchando frente a los caminantes; momento en que Jorah acude en su ayuda y fallece defendiendo a su reina.

Entre tanto, los caminantes logran acceder a la cripta, donde se encargan de asesinar a todos los que encuentran a su paso -aunque algunos sobreviven, incluyendo Sansa y Tyrion-. El norte parece estar condenado al fracaso, tratando de repeler un ejército que es incapaz de morir. De hecho, en esos últimos instantes, el Rey de la Noche consigue llegar hasta Bran, acabando con Theon que, en ese momento, encuentra su redención personal defendiendo al joven Stark.

Aunque, cuando todo parece estar perdido, Arya logra acercarse al Rey de la Noche y, tras un primer intento fallido, consigue asistirle una puñalada que acaba con su vida. Tal y como habían planeado, la caída de el Rey de la Noche supone el fin de los caminantes que, cual chasquido de Thanos, se van evaporando en un abrir y cerrar de ojos. En un último plano, también presenciamos el desvanecimiento de la mujer roja. Finalmente, Invernalia ha sobrevivido a la larga noche.

Y a vosotros, ¿qué os ha parecido ‘The long night’? ¿Creéis que estamos ante el mejor episodio de Juego de Tronos de la historia? Podéis dejarnos vuestra opinión en los comentarios.

[Total:4    Promedio:4/5]

Deja un comentario