Juego de Tronos: review del 8×02: ‘A Knight of the Seven Kingdoms’

0
Compartir

HBO ya ha puesto a disposición de todo el planeta el segundo episodio de la octava temporada de Juego de Tronos, ‘A Knight of the Seven Kingdoms’. En esta casa ya lo hemos visto y a continuación te contamos todo lo que ha dado de sí.

Sinopsis

Tras su llegada a Invernalia, Jaime Lannister será juzgado por sus crímenes por la mirada de Daenerys y Sansa. Mientras tanto, el norte se prepara para la mayor batalla que haya librado jamás; el conflicto por evitar la larga noche se cierne sobre la fría región. Jon prepara sus tropas, sin contar algunas incorporaciones de última hora.

Una última copa

Como ya sabéis, a partir de este momento diseccionaremos el segundo episodio con todo lujo de detalles, por lo que habrá spoilers hasta el final del artículo. Si no lo habéis visto, ¡corred insensatos!

¿Sigues aquí? Pues comencemos. La trama de este episodio arrancó con el esperado juicio a Jaime Lannister. Daenerys, como actual líder del norte (pese a las discrepancias) se muestra dispuesta a castigar al matarreyes. No obstante y pese a que Tyrion intenta mediar por él, es Brienne quien intercede y pide clemencia para el Lannister por ser este un hombre de honor. Daenerys, influenciada también por la opinión de Sansa, accede a liberarlo y que se una a su lucha contra los caminantes blancos.

A partir de ese punto, el capítulo se centra en seguir reuniendo personajes y a marcar un tono crepuscular que predominará hasta el final de ‘A Knight of the Seven Kingdoms’. Tras ver como Tyrion es cuestionado por Daenerys, asistimos a otro encuentro entre Arya y Gendry, la primera lo emplaza a acabar su arma lo antes que pueda.

Tras estos acontecimientos, presenciamos a otro de los momentazos del episodio; el encuentro entre Bran y Jaime. El Lannister pide disculpas al cuervo de tres ojos, pero éste le dice que no se preocupe pues gracias a él ambos son hombres distintos en el presente. Poco después, Jaime se reune con Tyrion y desvela un detalle que la audiencia quería saber: Cersei está embarazada realmente (o al menos eso es lo que se dice). Jaime, que tiene un enorme papel en esta entrega, le pide a Brienne que le deje luchar bajo su mando en clara referencia de paz.

En otros lugares de Invernalia acontecen dos hechos a destacar: primero, Jorah intercede por Tyrion ante Daenerys, rogándole que no sea tan dura con el Lannister por sus errores. Poco después, la rompedora de cadenas se reune con Sansa y mantienen una gran conversación, dejando latentes sus discrepancias de nuevo.

Juego de Tronos

Preparando la gran guerra

El tramo final del capítulo está marcado por la preparación de Invernalia frente a la guerra que está por venir. Vemos como el norte quiere echar el resto con todo aquel que esté dispuesto a luchar, ya sea hombre, mujer o niño (¡qué arrojo tiene la líder de los Mormont!). También regresan a la fortaleza Tormund y sus hombres, así como Theon con sus tropas de El Hierro para luchar por Sansa y los suyos.

Tras presenciar una escena entre Gusano Gris y Missandei en que ambos prometen marcharse a un lugar mejor en cuanto acabe la guerra, asistimos a la reunión que marcará el destino de la batalla. Bran se ofrece como cebo para que el rey de la noche se acerque a la fortaleza y entre todos puedan acabar con él. Ciertamente es un plan algo endeble, pero en una semana veremos si surte efecto.

Con todo ya preparado, la noche se cierne sobre Invernalia, donde sus inquilinos afrontan las que podrían ser sus últimas horas. Vino e historias amenizan las estancias de cara a un enfrentamiento que se antoja crucial para el futuro de Poniente. En ese momento Brienne es nombrada caballero de los siete reinos de la mano de Jaime y bajo la atenta mirada de (sobretodo) Tormund, Davos, Tyrion y Podrick.

En otro enclave, vemos una conversación entre Arya y el perro a la cual se unirá más tarde Dondarrion. Arya dice que no piensa pasar su última noche con «dos carcamales» y los abandona de cara a otro de los momentazos del episodio: su escarceo amoroso con Gendry.

Finalmente, tras varias chanzas y canciones, asistimos a la revelación de Jon a Daenerys acerca de su verdadero origen. Le confiesa que es descendiente Targaryen, fruto de la unión de Lyanna Stark y Rhaegar Targaryen. Mientras la Khaleesi intenta digerir esta información, suenan las trompetas que anuncian la llegada de los caminantes blancos y el fundido a negro marca el punto final.

Y a vosotros, ¿qué os ha parecido este último capítulo de Juego de Tronos? ¿Estáis ansiosos por ver qué acontece en la batalla de Invernalia? Descubriremos estos aspectos, y otros tantos, en el 8×03 que se emitirá la madrugada del próximo lunes.

[Total:4    Promedio:5/5]

Deja un comentario