‘Hakubo’, reseña anime

Podemos disfrutar de la película en Crunchyroll

0

Hoy os traemos nuestra reseña de uno de los últimos estrenos de Crunchyroll en este verano de 2020. Se trata de Hakubo, una película de Yutaka Yamamoto que se lanzó a la plataforma el pasado mes de agosto.

Esta película es un romance que se estrenó en Japón en 2019, pero no ha sido hasta este año que ha llegado a una plataforma legal. También se la conoce bajo el nombre Twilight, y fue producida por, valga la redundancia, Twilight Studio. Ahora sí que sí, os comentamos qué nos ha parecido este largometraje.

Sinopsis

Sachi Koyama es una chica que vive en Iwaki, Fukushima, y que quedó muy marcada por el terremoto de 2011. Desde aquello, se ha distanciado de amigos y familia, habiendo perdido el interés en la amistad y el amor. Siendo violinista desde muy pequeña, forma parte del club de música de su escuela y practica a diario para el cuarteto de cuerda del festival cultural. Un día la chica conoce a Yūsuke, un joven que se trasladó a Iwaki tras tener que abandonar su hogar tras el terremoto, y ambos conectarán de inmediato. 

Hakubo, la magia del primer amor

Hakubo anime imagen destacada
Hakubo, reseña anime

Como bien aparece en la reseña, esta película corta es una obra que gira en torno al primer amor. Sachi es una chica que no muestra ningún interés en el amor en un primer momento. Sus compañeras del club de música hablan de chicos, tema del que nuestra protagonista pasa absolutamente. Incluso diría que tampoco está muy interesada en sus amistades. Hasta que un día se percata de que siempre coincide con un chico en el autobús que capta su atención.

Este chico, Yūsuke, también se fija en ella, y la historia de ambos comienza cuando él le pregunta por una zona para dibujar. Desde ese momento, establecen una conexión siendo dos completos extraños. Pese a que es una película con una duración muy corta, vemos perfectamente los sentimientos de ambos personajes. Cuando están inseguros, o incluso cuando muestran timidez. Sin embargo, he de decir algo que me ha decepcionado un poco respecto a este tema. No he notado un motivo detrás que muestre una evolución en su relación, por qué se han enamorado o sus motivaciones personales.

También quiero destacar que, para potenciar esa conexión entre la protagonista y el espectador, ha estado acertado que ella misma haga de narradora de sus sentimientos.

La expresividad de la música y la pintura 

A lo largo de esta obra, vemos dos artes bien diferenciadas en los dos protagonistas: la música y la pintura. Sachi Koyama, que toca el violín en su instituto y Yūsuke, cuya pasión es dibujar. De esta forma, diría que estas dos habilidades de los protagonistas se acaban convirtiendo en los mejores recursos de la película.

En primer lugar, el filme tiene una banda sonora preciosa, siendo principalmente temas de música clásica. Tanto en el festival de Sachi, como cuando toca junto a Yūsuke, la película muestra unas piezas musicales con mucho sentimiento y sensibilidad. Por otra parte, en lo relacionado con la pintura, nos muestran una gama de colores increíble, tanto a través de los dibujos de Yūsuke como los aspectos artísticos, de los que hablaremos más adelante. En general, ambas crean una armonía técnica admirable.

Colores crepusculares

Porque no hay nada más bonito que un atardecer, en Hakubo nos muestran una gama de colores increíbles que bañan el cielo durante este momento del día. A nuestra protagonista le encanta disfrutar a solas de un maravilloso atardecer mientas espera en la parada del autobús, aspecto del que hace partícipe al espectador.

Tonos anaranjados, mezclados con azules e incluso verdes, crean un conjunto de colores muy agradable visualmente hablando. De esta forma, como hemos empezado a decir antes, Yūsuke refleja esos colores en sus pinturas, aportando así un mayor potencial técnico a la obra.

Ahora bien, he notado un poco de desequilibrio entre personajes y fondos. No quiero decir con esto que los diseños no sean buenos, sino que los paisajes son tan bonitos que hacen de menos al estilo de los personajes.

Conclusiones

Pese a ser el típico romance de instituto, Hakubo ha resultado ser una película agradable. Su duración no llega a una hora, pero reconozco que la historia no da más de sí. El argumento no tiene muchos artificios, y los personajes son bastante típicos, sin personalidades especialmente marcadas. No he notado un ritmo muy acelerado de la película, pero tampoco lento, con lo que me ha parecido que la historia tampoco tiene mucho que contar.

Lo que sí quería destacar de nuevo es que pese a tener un argumento sencillo, los aspectos artísticos de banda sonora y pintura son sublimes. Quizá diría que son los puntos que hacen especial a la obra. En general, se trata de una película para pasar un buen rato, en la que disfrutar de una historia de amor adolescente que no te hace pensar mucho.

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here