‘El gordo y el flaco (Stan & Ollie)’: review sin spoilers

0
Compartir

El gordo y el flaco (Stan y Ollie) llegó a nuestras salas de cine el pasado 15 de Marzo. En esta casa ya la hemos visto y a continuación os damos más detalles.

Sinopsis

La historia de uno de los dúos cómicos más famosos de la historia del cine. El estadounidense Oliver Hardy (John C. Reilly) y el británico Stan Laurel (Steve Coogan), más conocidos como El Gordo y el Flaco, protagonizaron un triunfante tour de despedida a principios de los años 1950, en un momento en el que sus carreras estaban de capa caída. Lejos ya de su etapa dorada e ignorados por el público, la pareja se embarca en un tour por Gran Bretaña e Irlanda. Con el apoyo de sus mujeres, Lucille (Shirley Henderson) e Ida (Nina Arianda), y gracias al amor por su trabajo y por sus años de colaboración, Stan y Ollie logran superar un exigente calendario y se aseguran un lugar en el corazón de su público.

Una dupla entrañable

¿Qué define una amistad? ¿Es el tiempo que pasamos juntos, la complicidad que tenemos? ¿Es verdad eso de que el roce hace el cariño? Aún sin la existencia de una fórmula matemática que nos sugiera la solución a nuestro problema, sí es cierto que cuantas más vivencias compartimos con una persona, mayor es el vínculo que se establece entre ambas. Una unión prácticamente indestructible.

Es importante echar la vista atrás para saber hasta qué punto acontecimientos del pasado han dirimido lo que somos hoy. En el mundo del cine, eso conllevaría pararse en todo aquello que ha hecho avanzar la industria y que la ha posicionado como un referente en el ámbito del entretenimiento. Algo que también ha sido posible gracias a la comedia de Stan Laurel y Oliver Hardy, una de las parejas más icónicas de la historia.

Así, y con la insistente capacidad de Hollywood por hacer retrospectiva, El gordo y el flaco (Stan & Ollie) (Jon S. Baird, 2018) nos invita a presenciar el ocaso del tándem formado por Stan Laurel y Oliver Hardy. Una cinta que aborda de manera entrañable la relación entre ambos cómicos y que se postula como una agradable comedia.

El gordo y el flaco (Stan & Ollie)

El gordo y el flaco (Stan & Ollie): comedia a través del drama

Aunque de primeras podría parecer que estamos ante una comedia al uso, el film cuenta un relato que tiene más momentos tristes que alegres. Porque Jon S. Baird acierta en enfocar la relación de los cómicos en su tramo final, prescindiendo de las mieles del primer amor y abordando los problemas que aparecen en el día a día, más aún cuando el desenlace está cerca.

Ese enfoque, impregnado de una afabilidad y ternura inusitadas, hacen de la cinta un pasatiempo totalmente recomendable. Además cuenta con otros dos puntos a destacar: la elegante puesta en escena (cada plano es una estampa del Hollywood clásico) y su astucia a la hora de contar con un metraje ajustado (apenas 90 minutos) que imprime un gran ritmo a la cinta.

Obviamente, y como habréis adivinado, la película se hace más grande gracias a las enormes interpretaciones de unos inpirados Steve Coogan y John C. Reilly. Su química en pantalla es incuestionable, derrochando carisma y mostrando al espectador los hombres tras el show. Una técnica que los humaniza y permite sentir sus inquietudes y debilidades con total naturalidad.

Veredicto

No sólo son comedias aquellas que buscan la carcajada fácil, sino también las que con su estilo consiguen hacernos partícipes de realidades más tácitas. El gordo y el flaco (Stan & Olie) no pretende que te mueras de risa en el asiento, sino que espera que el espectador conviva con un dúo cómico que marcó una época y, como tal, lo consigue.

[Total:2    Promedio:5/5]

Deja un comentario