Crítica: Ajin (Semihumano) (2016)

0

Como ya sabéis, la temporada de anime de invierno acabó hace ya varias semanas, pero recientemente pudimos ver el final de uno de los animes que más dio que hablar durante los meses de invierno —en parte porque tampoco hubo muchos estrenos interesante, para qué negarlo— por su trama central y el uso de su animación. Sin más damos paso a esta crítica del anime Ajin de la compañía Polygon Pictures.

TítuloAjin (Semihumano)

Género: Acción, terror, misterio, seinen, sobrenatural

Compañía: Polygon Pictures

Formato: Serie de TV. 13 episodios (24 min.)

Fecha: 2016

Sinopsis

Un adolescente descubre que es un Ajin y huye antes de que experimenten con él. Pero cuando otro Ajin decide plantarles cara, deberá decidir de qué lado está.

Valoración personal

Como ya adelantamos al principio de esta entrada, los estrenos de invierno de este año flojearon bastante y de las decenas de series que pudimos ver solo unas pocas consiguieron quedar en la mente de los espectadores  —Boku dake ga Inai MachiShouwa Genroku Rakugo Shinjuu—. Ajin se postulaba como una de las grandes apuestas, pues su tema central era bastante interesante: desde hace varias décadas se descubrió un tipo de humano que no puede morir, Ajin o semihumano, desde entonces su número ha ido creciendo y su existencia supone una amenaza para el resto de los seres humanos.

De entrada vemos que premisa es interesante, aunque también algo típico: surge una amenaza para la raza humana que posee unos extraños poderes y que suponen un riesgo para la población. Esta misma idea de personajes «diferentes» con extrañas habilidades que se esconden del resto de la sociedad se ha visto en infinidad de ocasiones, pero, como siempre, no es el concepto en sí, sino la forma de llevarlo lo que permite que una obra trascienda o no. En el caso de Ajin nos encontramos ante una constante duda sobre su calidad. Más adelante explicaremos por qué.

Ajin tiene un problema fundamental: es muy corta. Sus 13 capítulos —medida quasi impuesta actualmente para los animes televisivos— saben a demasiado poco para todo lo que plantea Ajin, y aunque en el futuro se confirme una segunda temporada, esta «primera parte» se siente en general poco compacta, no acaba de funcionar. El resto de cuestiones sobre la serie son algo más subjetivas, como es el caso de su animación por ordenador o sus personajes.

Con Ajin parece que han intentado normalizar el uso de la animación por ordenador —en teoría más barato y práctico que el método de animación tradicional— para el movimiento de los personajes. Lo cierto es que aunque ya hemos visto este método en otras series como  Ronja de Studio Ghibli, en este caso aunque al principio resulte raro, el ojo consigue acostumbrarse. Los IBM, fantasma que un semihumano puede utilizar, son los que realmente se ven beneficiados por esta técnica de animación: su acabado, el uso de la profundidad… Todo ello construye una sensación fantasmagórica en torno a estos extraños seres muy acertada; en cambio, con el resto de personajes, los movimientos faciales y corporales son algo toscos y no acaban de parecer del todo naturales —quizás con el tiempo acabe perfeccionándose.

Los personajes en Ajin realmente cumplen, aunque al final no son más que meros esbozos y no personajes bien construidos: tenemos a un protagonista inteligente y astuto, su amigo de la infancia fiel, un antagonista mentiroso y manipulador;  Ajin nos presenta a un grupo de personajes que, dentro de su historia central, tiene sentido y dentro de sus limitaciones, funciona. El problema reside en que su corta duración impide conocer más de ellos y llegar a conectar con ellos. La historia también se resiente, ya que el capítulo final acaba con un cliffhanger bastante sosillo —a pesar de que parecía que iba a ser bastante intenso—.

Ajin tampoco es una mala serie: tiene momentos dramáticos y momentos de tensión como algunas persecuciones bien logradas y que consiguen angustiar al espectador. Los IBM, como ya mencionamos anteriormente, aunque en estos episodios salen relativamente poco, están bien animados y su banda sonora tiene personalidad: algunos temas son reconocibles —lo cual, aunque no lo parezca, no es tan común en el mundo del anime— y tiene un tema inicial muy bueno —de hecho, en esta web lo catalogamos como el mejor de su temporada—.

¿Es Ajin entonces tan buena serie? ¿Merece la pena? Realmente no es algo que se puede responder de forma categórica. Si eres fan del anime quizás resulte interesante su visionado por su historia y por su animación, pero más allá de algún momento puntual, Ajin (Semihumano) acaba resultado una serie muy normal, que podría —y puede— dar mucho de sí.

Esta crítica es, como todas las críticas, totalmente personal y subjetiva, por lo que si tienes una opinión diferente o quieres compartir lo que sea con nosotros acerca de esta serie estaremos encantados de leeros en al caja de comentarios. ¡Muchas gracias por leernos y nos vemos en la próxima crítica!

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 20 Promedio: 2.9)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here