Análisis de ‘Story of Seasons: Friends of Mineral Town’

Un paseo por una granja nacida en 2003

0

¡Hola, muy buenas amantes de los videojuegos! Regresamos con un nuevo análisis. En esta ocasión hablaremos sobre Story of Seasons: Friends of Mineral Town, o lo que es lo mismo, el remake de aquel lanzamiento de 2003 —cuasi homónimo— del cual nunca pudimos disfrutar en Europa. Ya sea en PC o Nintendo Switch, nos sumergiremos en una odisea urbanística en donde nuestro papel será el de siempre: restaurar la vieja granja del abuelo. Así pues, por fin podremos disfrutar de uno de los mejores juegos de la franquicia Story of Seasons con todo su contenido.

Story of Seasons: Friends of Mineral Town

Análisis de Story Of Seasons Friends of Mineral Town
Análisis de Story of Seasons: Friends of Mineral Town

Siendo breve, la historia de SoS (FoMT) tiene pocos aspectos que podamos comentar. La idea, en realidad, es la de siempre: cuidar una antigua granja que, por diversos motivos, heredamos. El origen no varía ni en lo más mínimo, aunque deja una anécdota: si rechazamos la proposición de encargarnos de la granja, el juego termina y saltan los créditos; a otra cosa, mariposa. Volviendo al tema que nos acontece, si bien es cierto que habría preferido que en este remake se profundizase algo más en la historia, tampoco es algo que me haya molestado demasiado. A fin de cuentas, es algo habitual dentro de los farming simulator. La trama es, como poco, secundaria.

Como en cualquier buen simulador de vida, lo importante somos nosotros. Lo interesante es que en Friends of Mineral Town no solo podremos elegir entre dos avatares femeninos y dos masculinos, sino que podremos casarnos con quien queramos dentro del espectro de candidatos. ¿Qué quiero decir con esto? Muy sencillo: también hay matrimonios homosexuales. Puede parecer una tontería, pero es un gran paso dentro de una franquicia que —históricamente— siempre ha sido algo arcaica a ese respecto. En lo relativo a la trama general, pues no hay mucho que decir. Todo se reduce a eventos y festividades. Los primeros quedan protagonizados por los habitantes del pueblo de forma individualizada o en pequeños grupos.

Los primeros exigen ciertos requisitos, pero son fáciles de sacar. Aportan, más que otra cosa, contexto sobre la vida cotidiana de nuestros vecinos. Por su parte, las festividades están marcadas en el calendario y van desde carreras de caballos hasta comidas multitudinarias. No hay mucho más. Vive tu vida, disfruta de tu granja y deja que el tiempo pase mientras te haces de oro con tus cultivos. ¡Ah! Por cierto. SoS (FoMT) busca ser un juego tranquilo, así que no habrá pagos de ningún tipo para mantenerte en tu día a día.

Haz crecer tu granja

Teniendo en cuenta que es un remake de un juego de 2003, resulta lógico que sus mecánicas no innoven demasiado. La granja se resume a quitar las malas hierbas y despejar el suelo de desperfectos ya sea con nuestra hacha, nuestra hoz o nuestro martillo. Dispondremos de una azada para arar el suelo y una regadera para echar agua, distintos tipos de semillas que funcionan por temporada (en invierno no), unos pocos árboles y… ya. Ara el suelo, siembra, riega durante varios días, cosecha, vende y repite. No hay mucho más. La experiencia se completa con las mascotas —podremos montar a caballo o jugar con nuestro perro— y los animales de crianza.

Tendremos desde gallinas hasta alpacas pasando por vacas de fresa o conejos de angora. Algunos darán productos los cuales vender desde el día uno, mientras otros tendrán que crecer. De igual forma, todos se regirán por un sistema de cariño que determinará la calidad de la lana, la leche o los huevos. Por cierto, el caballo a veces tiene algún que otro error de espacio al recorrer las calles y querer bajar, pues es demasiado grande. Dejando a un lado los detalles, no hay mucho más en realidad. Es, como suele decir, más de lo mismo de siempre, pero he ahí la cuestión. Es lógico, ya que es un remake.

¿Habría preferido algo más de profundidad? Sí. Aunque no está mal eso de poder ampliar tu hogar (además de pagar por la reforma, tendrás que conseguir los recursos), tener hijos o ampliar los establos para tener más animales, se extraña una mayor variedad de… todo. Por poner un ejemplo, no hay sistema de regadío, sino duendes que te ayudan si les caes bien. También tendremos distintos muebles para la casa, como una mejor tele, una estantería donde guardar tus objetos o un horno. Algunos son meramente decorativos, mientras que otros tantos sí que ofrecen ventajas reales in game.

Una estética kawaii

Análisis de Story Of Seasons Friends of Mineral Town
Análisis de Story of Seasons: Friends of Mineral Town

¿Se puede definir kawaii con verdadera precisión? Lo dudo, pero engloba una idea estética que, hasta cierto punto, todos somos capaces de comprender. Con todo, Story of Seasons: Friends of Mineral Town es eso: un juego kawaii. Bonito. Gracioso. Simpático. Es complicado de explicar, pero busca despertar la ternura del jugador a través de un gráfico sencillo, pero efectivo. No se puede alabar su acabado, pero es cierto que posee cierto encanto. En lo personal, por ejemplo, no me ha terminado de convencer, pero también es verdad que depende del gusto de cada uno. Los modelados, en líneas generales, no están mal y no encontramos ni picos de sierra ni grandes desperfectos. En realidad, está bastante bien hecho, pero no me ha terminado de convencer. Siendo objetivos, la visual está bastante bien.

No se puede decir de lo mismo de la banda sonora, que pasa sin pena ni gloria. Apenas destaca. Acompaña, es cierto, pero yo he terminado jugando mientras tenía alguna serie de fondo, pues no me perdía nada en realidad. En lo relativo a la calidad de la traducción, creo que es muy notable. Desconozco la terminología original, mas parece que ha sido bien adaptado. La comprensión lectora es adecuada y no abusa de términos complicados. Además, emplea diálogos más bien cortos, así que no llega a ser pesado en ningún momento.

Es eso: simple. Como también son simples, para lo bueno y lo malo, las relaciones. Básicamente, la idea es hablar todos los días con los habitantes del pueblo. O al menos con los que queramos entablar amistad… o algo más. Podrás darles regalos o presenciar sus eventos. Llegado cierto punto, podrás declararte, aunque te pueden rechazar. Todo depende de la relación que tengas con esa persona. Al tiempo, y si tienes los requisitos necesarios, podrás casarte y tener hijos.

Análisis de Story of Seasons: Friends of Mineral Town, conclusiones

Análisis de Story of Seasons Friends of Mineral Town conclusiones
Análisis de Story of Seasons: Friends of Mineral Town

Story of Seasons: Friends of Mineral Town es un juego muy normalito. No hace nada demasiado llamativo, pero tampoco tiene grandes errores. No tiene demasiada profundidad, pero sirve como juego para estar de tranquis. Dentro del género de los simuladores de granja, destaca por ofrecer una experiencia mucho más amable para y con el jugador. No tendrás que preocuparte por llegar a fin de mes ni de quedarte sin dinero, pues siempre hay maneras de repuntar. No hay forma de quedarse atascado; hay varias mecánicas con las cuales remontar tu economía si has calculado mal. Para bien o para mal, no quiere que te estreses de ninguna forma.

Si buscas algo muy relajado, es para ti. Si, por otro lado, prefieres algo más complejo dentro del género, será mejor que des media vuelta. En mi caso, me ha entretenido bastante. De hecho, me he pasado alguna que otra tarde totalmente enganchado a la consola sin ser demasiado consciente del paso de las horas.

Análisis de Story Of Seasons Friends of Mineral Town

Análisis de Story of Seasons: Friends of Mineral Town. Clave de juego para Nintendo Switch cedida por Decibel-PR.

[Total: 2   Promedio: 3/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here