Análisis del remake de The Last of Us Parte I, ¿merece la pena?

Os traemos nuestro análisis del remake de The Last of Us Parte I, ¿merece la pena esta nueva versión? Os lo contamos.

0

Muchas voces se alzaron cuando se anunció The Last of Us Parte I opinando que un remake del juego era totalmente innecesario, más si tenemos en cuenta que ya existía una remasterización previa. Sin embargo, desde Naughty Dog han considerado que, tras el lanzamiento de The Last of Us Parte II, era necesaria una unificación que nos hiciera ver ambas entregas como una unidad compacta.

Y ahora que ya ha llegado, es momento de revivir las aventuras de Joel y Ellie de nuevo. Sin embargo, ¿merece la pena esta nueva revisión del juego de 2013? Os lo cuento en el siguiente análisis.

Análisis de The Last of Us Parte I

No quiero demorarme demasiado en la pregunta de si este remake era necesario o no. En el mejor de los sentidos, considero que no. Y lo digo en el mejor de los sentidos: alagando a la obra original que ya gozaba de una calidad estupenda de base. Dicho esto, sí tiene sentido que Neil Druckmann haya considerado dar un lavado de cara a la primera parte. De esta manera ha obtenido un producto mucho más uniforme y cohesionado entre sus partes.

Las mejoras gráficas son notables, más allá de debates de remodelaciones faciales. Vamos a ser sinceros, un superviviente del apocalipsis justamente tiene un aspecto más similar al que vemos en esta Parte I que en la original. En ese sentido, sigue la línea de Parte II y eso no significa que haya perdido la esencia. Al revés, ahora los entornos parecen tener más vida que nunca por cómo luce la vegetación y el nivel de detallismo de cada una de las zonas que exploraremos.

Los enemigos son más aterradores si cabe, aunque no más listos. En ese sentido, no he percibido una IA más inteligente. Ellie puede seguir haciendo de las suyas y pasearse por delante de quién quiera que estos muy listos no es que acaben siendo. Y en el caso de que lo fueran, bueno, siempre podemos usar los clásicos de botella y ladrillo para despistar.

Como ocurría en la entrega original, encontramos dos modos a la hora de jugar: El Modo Fidelidad y el de Rendimiento. El primero ofrece los 4K nativos y 30 frames por segundo y el de Rendimiento ofrece la resolución a 1440p y 60 fps. También existe un tercer modo, el Modo Tasa de Fotogramas Desbloqueada, para aquellos que tengan una tele con VRR y HFR, siendo una de las mejores opciones.

Una historia redonda

Análisis de The Last of Us Parte I
Análisis de The Last of Us Parte I

Creo que lo que realmente hace grande a esta entrega no solo es poder volver a ese debate moral que te plantea The Last of Us con una historia teñida de grises y escenas que a día de hoy se siguen cuestionando, sino ver que, pese a todos los cambios, ofrece la misma sensación que la primera vez que cogimos el mando y manejamos a Sara. Es más, tener toda la información de base hace que temblemos justamente porque sabemos lo que va a pasar.

Revivir la historia de Joel y Ellie sabiendo todos los acontecimientos que vivimos más adelante, después de ver a una Ellie adulta y manejarla, de plantearnos dilemas morales que sabemos las consecuencias que tienen, es lo que va a permitir que el jugador vuelva a permanecer enganchado desde principio a fin. La narrativa de The Last of Us está construida de una forma tan sublime que funciona a la hora de levantar emociones. También, incluso, para el jugador que ya ha pasado por ahí.

Por otra parte, no sé si es porque en 2013 este juego vino a revolucionar el panorama y ahora estamos mucho más acostumbrados a la fórmula. Sin embargo, se me ha hecho corto el juego. Y entendedme, las 15 no nos las quita nadie, pero la primera vez que recorrí esta aventura el ritmo me parecía mucho más lento de lo que he percibido ahora. Y no hablo del nuevo modo Speedrun en el que podemos ponernos a la carrera y contar los tiempos que tardamos en superar cada zona. No, cuando quise darme cuenta estaba en los compases finales de la aventura. Es más, me quedé con la sensación que tan solo la Parte II iba a aliviar. Y para adentrarme en ella hay que estar dispuesta a sufrir y lo digo, de nuevo, en el mejor de los sentidos.

Entonces, es cierto que The Last of Us Parte I es un lavado de cara. Un lavado de cara que permite jugar a la aventura de PS3 con la tecnología de hoy en día. De esta manera, para quien vaya a jugar por primera vez, la sensación que va a tener es la de empezar y terminar una sola obra. De la jugabilidad no se ha tocado nada. Así pues, todo lo que recordamos y sabemos se mantiene ahí, con una IA a mi parecer nada disimulada en cuanto a sus flaquezas como os contaba. Sin embargo, podemos percibirla más fluida, sobre todo con la reducción de los tiempos de carga. Lo servido por lo comido.

Análisis de The Last of Us Parte I | Conclusiones

Análisis de The Last of Us Parte I
Análisis de The Last of Us Parte I

Considero que los fans de The Last of Us Parte I van a disfrutar de esta entrega. ¿Cómo? Pues volviendo a una historia que rara vez pasa de moda y ha sido igualada en cuanto a construcción. Todas las mejoras se agradecen y en ningún caso restan. Sin embargo, la mejor parte se la van a llevar aquellos que no han jugado a título original encontrando en este lanzamiento una puerta de entrada mucho más agradecida que la original. The Last of Us sigue siendo una obra de calidades inmensas. Con este remake ahora pule sus pequeñas costuras a través de los detalles y ofrece un producto mucho más redondo y consecuente.

  • El lavado de cara a través de los detalles.
  • La IA.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Subscribe
Notify of
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments