Análisis de Potion Permit

Hoy toca el análisis de Potion Permit, un RPG bonito y entretenido que ha llamado la atención desde su lanzamiento.

0

¡Hola gente! Para este análisis de Potion Permit he contado con la ayuda de mi compañero Marcos, jefazo de FEX, quien ha probado la clave que nos dieron para Nintendo Switch. Yo me encargué de la clave de Steam, que será en la que se base la mayor parte del análisis. Tened en cuenta que es un videojuego multiplataformas, así que también está disponible para PlayStation 4/5 y Xbox One y Xbox Series X/S.

Potion Permit es un videojuego de rol o RPG desarrollado por la gente de MassHive Media y editado por PQube. Ya os avisamos que no tiene fin, es un auténtico «come-horas» al que acudir cuando nos apetezca un momento de tranquilidad. En este juego seremos el nuevo curandero de Moonbury.

Si os ha llamado la atención, os avisamos de que Meridiem Games ha publicado una edición física y que PQube dispone de una edición limitada. Podéis consultar toda la información al respecto mediante este enlace.

Análisis de Potion Permit: un perfecto RPG para jugar tranquilos | La historia es una excusa para trabajar

Análisis de Potion Permit

Como comentaba hace un momento, nuestro personaje es el nuevo curandero de la localidad de Moonbury. No obstante, que no os engañe su estilo pixel-art tan bonito, pues la primera toma de contacto es bastante ruda. Llegamos a un pueblo donde nadie nos recibe con los brazos abiertos, es más, la actitud es sumamente hostil ante la desconfianza que genera nuestra procedencia de la ciudad. Como consecuencia, habrá que ganarse la confianza de la gente a través de tareas y encargos.

Ahora bien, estos encargos no llegarán hasta que tengas confianza con ellos. ¿Cómo ganamos entonces esa confianza? Pues como nuevo curandero del pueblo, cuidándoles cuando enfermen. Nuestra misión principal será explorar y recolectar los recursos necesarios para hacer pociones y mejunjes con los que sanarles. Para ello, tendremos la antigua clínica (casi en ruinas) y caldero (también ruinoso) que podremos ir mejorando gracias al dinero que ganemos y los recursos que tengamos.

A partir de esta premisa, iremos desarrollando nuestras relaciones personales con todos los habitantes del pueblo. Cada uno nos encargará con el tiempo más tareas, trabajos a tiempo parcial y encargos mientras que no descuidamos nuestras obligaciones en la clínica. De esta manera, poco a poco, nos irán acogiendo como uno más de Moonbury. Sin embargo, el sistema en sí no parece que dé mucha recompensas por fortalecer los lazos.

La jugabilidad en PC y Switch

Análisis de Potion Permit

El juego es bastante agradable en cuanto a la dificultad, basando toda la jugabilidad en la exploración y en pequeños rompecabezas. Por ejemplo, las pócimas tendremos que hacerlas resolviendo un puzle con formas del Tetris. Cada ingrediente tendrá una forma y tendremos que buscar los justos para completar el rompecabezas sin superar la cantidad tope. Del mismo modo, los trabajos temporales, los diagnósticos y las curas también se basan en mini-juegos que debemos superar con éxito para conseguir la mayor satisfacción. Funcionan bastante bien y no se hacen pesados pese a la repetición.

En cuanto a la exploración, el mapa me ha parecido más grande de lo que pensaba en un inicio. Se divide en diferentes zonas, las cuales van complicándose y añadiendo nuevas amenazas a las que hay que enfrentar (con mayores recompensas). Tranquilidad, no son difíciles, pero sí nos obliga a mejorar nuestro equipo cada cierto tiempo. Por cierto, los caladeros de pesca también se dividen por dificultad (a mayor, mejores recompensas) y tipos de cebos. Su mini-juego es bastante muy chulo y consigue reflejar muy bien la tensión de la cuerda cuando pican los peces. Obligándonos a tener paciencia y saber cuándo tirar sin precipitarnos y prestando atención a las señales que nos da el pez.

Apartado técnico

Análisis Potion Permit

El apartado técnico destaca por una apuesta artística en pixel-art bastante bonita y colorida. El pueblo de Moonbury luce bastante cuco y hay una buena variedad de animalitos que están genial. Lo que convierte a Potion Permit en un indie muy cuidado desde esta perspectiva. En la versión de Steam, los tiempos de carga además, no dan problemas ni hay caídas preocupantes.

Ahora bien, la versión de Switch que ha probado Marcos ha dejado algún que otro «pero» más grave. A veces, cuando se realiza el viaje rápido puede aparecer algún fallo que afecta al mapa, obligando a cambiar el destino. En principio con cambiar el destino cuando pase es suficiente, no debería haber riesgo de perdida de partida o «crasheo» del mapa. Aun así, coincido con él, los controles en mando y en la portátil de Nintendo le sienta genial al juego. Es un tipo de juego que atrae para jugar en el sofá o en la cama, relajados haciendo tareas sin mucha preocupación. Pese a los pequeños fallos técnicos que pueden aparecer, la versión de Nintendo es la que mejor le sienta.

Análisis de Potion Permit | Valoración final

Potion Permit es un juego notable. Un indie muy bonito que nos da lo que promete: un juego sin mucha complejidad donde tenemos que explorar y recolectar para cuidar de la gente. Hacer las tareas, conseguir dinero, mejorar las instalaciones y relaciones personales. Un juego casual al que acudir cuando se quieran quemar algunas horas (porque es un auténtico «come-horas») de forma entretenida. Especialmente por la cantidad de trabajo que te mandan y que te obliga a estar continuamente haciendo cosas. Por ello, la nota es:

  • Los mini-juegos son entretenidos.
  • La exploración y encargos hace que estemos todo el rato haciendo cosas.
  • Muy bonito artísticamente.
  • Fallos técnicos en la versión de Nintendo Switch.
  • Las relaciones no tienen impacto en la jugabilidad.
  • Un inicio del juego demasiado lento.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Subscribe
Notify of
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments